Moody’s asegura que los créditos ICO aprobados no bastarán para cubrir la demanda

La agencia de calificación advierte de que sin avales los bancos disminuirán los préstamos y avisa de que el Gobierno ha financiado menos que otros países europeos

Placa en la sede corporativa de Moody's

Moody’s lo tiene claro: los 100.000 millones aprobados por el Gobierno en créditos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) no bastarán para cubrir la demanda y dotar de suficiente liquidez a empresas y autónomos debido a la “gran demanda”, y porque el volumen real de préstamos concedidos está muy por debajo del total desbloqueado, aunque la agencia de calificación espera que la confirmación de las concesiones crezca rápidamente a medida que los bancos procesen todas las solicitudes pendientes. Sin embargo, ve probable que se agote la dotación antes del 30 de septiembre, fecha límite para solicitar estos créditos. Además, sus previsiones apuntan a que el programa crediticio que ha activado el Gobierno español es “relativamente más pequeño” que otros similares implementados en países europeos con economías de primer nivel, como Alemania, Francia o Italia, por lo que augura que la fuerte demanda agotará los recursos “disponibles a menos que se amplíe el plan”.

De momento, el Ejecutivo de Pedro Sánchez no ha sido claro, y aunque ha manifestado públicamente que “implementará los mecanismos necesarios para garantizar la liquidez de las empresas”, todavía no ha explicado cómo se garantizarán esos nuevo fondos, si se hará a través de una ampliación de las líneas ICO o si apostará por “otros mecanismos de financiación alternativos”. Por ello, la agencia advierte que es probable que “los bancos reduzcan su apetito por prestar” a empresas “sin el programa de garantía u otro equivalente”. Si finalmente se agotara el crédito disponible antes del 30 de septiembre, se podrían generar problemas de liquidez y poner en jaque la continuidad de muchas empresas, sobre todo pymes y autónomos. El Ejecutivo todavía tiene un margen de 15.400 millones para poner en circulación, al haber activado ya el 85% de lo prometido, 84.500 millones de euros.

Moody’s avisa también de que el parón crediticio por falta de soporte estatal mientras continúa el parón económico, afectaría a la “salud financiera” de las empresas, que “sigue siendo incierta”. Esto podría generar “tensiones de liquidez entre los prestatarios corporativos", afectando particularmente a las pymes y a los autónomos “más vulnerables”. La agencia de calificación reconoce que el programa de las líneas ICO ha proporcionado “importantes beneficios a la economía española, al dar “soporte y protección” al tejido productivo y al empleo, al tiempo que ha sido positivo para el perfil crediticio de los bancos, reduciendo “el consumo de capital en los nuevos préstamos corporativos y respaldando la actividad comercial en el segmento de empresas”. Sin embargo, recuerda al Gobierno que el soporte prestatario debería extenderse el tiempo y con el volumen que fueran necesarios, como se ha hecho en otros países europeos.