Coronavirus

Los funcionarios denuncian el regreso precipitado a sus puestos y trabas al teletrabajo

La Administración General del Estado evita regular la jornada laboral desde los domicilios y muchas comunidades autónomas y ayuntamientos fuerzan la reincorporación de sus empleados

Colombia incrementa controles para viajeros por el coronavirus
La administración de Justicia ha comenzado la reincorporación su plantillaCarlos OrtegaEFE

La progresiva vuelta a la normalidad tras el estricto confinamiento de los últimos meses no implica que el mandato del Estado para potenciar y dar prioridad al teletrabajo haya expirado. Sin embargo, tanto desde la Administración General del Estado (AGE), donde hasta se está intentado forzar que sigan las oposiciones en curso de forma presencial pese a que eso comporta traslados entre provincias en distintas fases, según ha podido saber LA RAZÓN, cuando se podrían hacer telemáticamente, hasta los gobiernos autonómicos y ayuntamientos se está tratando de reincorporar a marchas forzadas a los empleados públicos a sus puestos de trabajo habituales.

Así lo ha denunciado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csif), que ya ha emprendido acciones jurídicas en Murcia y Castilla-La Mancha. La Administración General del Estado aún no han convocado al grupo de trabajo encargado de la regulación del teletrabajo, mientras que en el resto de administraciones se están poniendo trabas e incongruencias en la aplicación de las órdenes, remarca el sindicato. Los funcionarios advierten de que estas órdenes para la reincorporación chocan con las previsiones normativas vigentes, que plantean a empresas y administracioneas públicas que fomenten el teletrabajo durante esta crisis sanitaria.

El Real Decreto Ley 8/2020 del Gobierno establece el carácter preferente del teletrabajo mientras se lleva a cabo la desescalada hacia la nueva normalidad impuesta por el coronavirus. La vuelta a los centros de trabajo en distintas CC AA y entidades locales, en muchos casos improvisada y sin negociación previa, puede suponer un grave riesgo para las plantillas y para el proceso de desescalada porque la pandemia aún no ha desaparecido.

Además, en Madrid Csif anuncia medidas legales por la incorporación de personal no docente a los centros educativos sin adoptar acciones preventivas y organizativas. Advertimos de que la Comunidad de Madrid aún no está preparada epidemiológicamente para asumir la apertura de sus centros y que mientras esté en Fase 1 de la desescalada no se puede producir la vuelta de los alumnos de 2º de Bachillerato ni de quienes precisen clases de refuerzo, a partir de hoy lunes.

En la Comunidad Valenciana, la Generalitat no está facilitando tampoco el teletrabajo y está tratando de reincorporar al personal. Así, en su instrucción de reincorporación solo se permite teletrabajar a quienes tienen permiso por conciliación -y en muchos casos incluso ni se respeta- y los trabajadores con patologías previas también deben volver al trabajo presencial, sin que se esté produciendo una adaptación de sus puestos. Esta situación se reproduce en muchas regiones donde se está alentando a los empleados públicos desde las jefaturas a regresar a sus centros de trabajo sin ofrecer la posibilidad de teletrabajar.