¿Cuánto puedo ahorrar en mi hipoteca cambiando de banco?

Los hipotecados que firmaron un crédito para la compra de su casa entre 2010 y 2015 están pagando de media un tipo de interés que dobla e incluso triplica los precios actuales

Elegir entre una hipoteca u otra no tiene por qué ser algo definitivo. Tras encontrar la vivienda idónea el siguiente paso es solicitar un crédito hipotecario, pero los tiempos cambian y también lo hace la situación económica de los hipotecados. La economía de las familias atraviesa uno de sus momentos más difíciles desde la crisis de 2008 debido a los efectos económicos del Covid-19. Entre las fórmulas de ahorro de las que disponen las familias, reducir la cantidad que se paga mensualmente por su vivienda puede suponer un gran alivio. Los hipotecados que firmaron un crédito para la compra de su casa entre 2010 y 2015 están pagando de media un tipo de interés que dobla e incluso triplica los precios actuales, explica el comparador Helpmycash. En concreto, el 46% de los hipotecados reconoce haber aceptado un interés de hasta el 3% para comprar su casa y uno de cada diez usuarios consultados está afrontando un interés que llega al 4%. No obstante, las hipotecas que se conceden en España actualmente tienen intereses bajos y accesibles, tanto a tipo variable como a tipo fijo.

El interés medio de las hipotecas registrado por el Banco de España alcanza el 1,81% (datos de enero de 2020), uno de los valores más bajos desde que se tienen registros, señala Helpmycash. Los clientes que ya tienen una hipoteca contratada no están atados a su banco de por vida y pueden ahorrar hasta 40.000 en intereses eligiendo una nueva entidad.

¿Cuánto puedo ahorrar?

Hacer una subrogación de la hipoteca, es decir, llevarse el préstamo hipotecario firmado de una entidad a otra, beneficia al 65% de los encuestados por el comparador. El ahorro para este porcentaje de los clientes puede rondar 1.200 euros al año. Este cambio, además de permitir bajar el tipo de interés, también ofrece la posibilidad de cambiarlo de variable a fijo, o viceversa, así como acortar o alargar el plazo de amortización. Por otro lado, la subrogación también es útil para reducir la vinculación con el banco, eliminando la contratación de otros producto, como seguros innecesarios, y suprimir las comisiones.

Los resultados de la encuesta realizada por el comprador concluyen que, con un período de amortización pendiente de entre 25 y 30 años, los clientes podrían librarse de pagar hasta 30.000 euros al cambiar la hipoteca de banco. En cambio, los consumidores con un plazo pendiente de entre 15 y 20 años conseguirían ahorrar, de media, unos 10.000 euros. Por otro lado, si el tipo de interés de la hipoteca es muy alto, por ejemplo, superior al 4%, el ahorro está prácticamente asegurado y puede ascender hasta los 40.000 euros. Para conocer la cantidad en cada caso concreto, HelpMyCash ha diseñado una calculadora de subrogación con la que saber si le conviene o no cambiar de banco. Para obtener el ahorro estimado, tan solo hay que introducir el tipo de interés de la hipoteca actual, el capital pendiente y los años que faltan para liquidar la deuda

¿Cuándo es el mejor momento?

El momento más conveniente para hacer una subrogación y rebajar el tipo de interés será en la primera mitad del plazo de devolución del crédito, según el comparador. Aún así, Helpmycash recomienda que, antes de iniciar este operación, el cliente intente negociar con su banco un cambio de condiciones si no está contento con las actuales. Hay que tener en cuenta que cambiar la hipoteca de banco tendrá unos costes de penalización, los gastos de subrogación suelen rondar entre el 0% y el 1% del saldo pendiente. Además, el cliente no puede pedir más dinero ni cambiar ni añadir titulares, e incluso puede que su actual banco no acepte el cambio si no ha pagado al menos tres años de hipoteca.