Los empresarios piden seguridad jurídica, diálogo social, planes de contigencia y una fiscalidad adaptaba en la era post-covid

Los presidentes de las grandes compañías reclaman mayor protagonisno del sector privado en la recuperación económica. Defienden sus ideas en la gran cumbre empresarial organizada por la CEOE

“Las empresas españolas liderando el futuro”. Con este lema ha dado comienzo la gran cumbre empresarial de las principales compañías españolas, que tiene como objetivo defender el protagonismo del sector privado en la era post-covid y en el proceso de recuperación económica tras la crisis provocada por la pandemia. Presidentes y consejeros delegados de las grandes empresas españolas ya han presentado sus propuestas: Pablo Isla, de Inditex; Juan Roig, de Mercadona; Ana Botín, de Banco Santander; Carlos Torres, de BBVA; Jordi Gual, Caixabank; José Ignacio Goirigolzarri, de Bankia; Josep Oliu, de Banco Sabadell; José Bogas, de Endesa; Ignacio Sánchez Galán, de Iberdrola; Antonio Brufau, de Repsol; Francisco Reynés, Naturgy y José Manuel Entrecanales, de Acciona, entre otros.

Inditex: Pablo Isla

El presidente de Inditex, Pablo Isla, ha defendido que “no hay soluciones mágicas, ni fáciles” para afrontar esta crisis y ha pedido “no revertir las reformas eficaces”, al tiempo que ha subrayado que el plan de recuperación es “muy complejo y con muchas variables”, por lo que ha pedido responsabilidad y diálogo social. “El plan de recuperación es muy complejo y con muchas variables y exigirá mucha disciplina, constancia, rigor, imaginación, audacia y madurez, un comportamiento de muchísima responsabilidad por parte del Gobierno, partidos políticos, empresarios, sindicatos y de todos los ciudadanos”, ha afirmado en su intervención, en la que ha señalado que se trata de una crisis de “una complejidad muy grande”, caracterizada por su “severidad, temporalidad y globalidad”. Además de la búsqueda de consensos “lo más amplios posibles”, Isla ha considerado necesario que, en muchos ámbitos, “lo que se haga, salga del diálogo social”.

Isla ha considerado clave generar “certidumbre y seguridad jurídica” a empresas e inversores nacionales e internacionales. “Cuando no hay seguridad jurídica la inversión se retrae, la seguridad jurídica es clave para planificar inversiones a largo plazo y generar empleo. Este es nuestro gran objetivo”, ha señalado. Asimismo, ha afirmado que es necesario “huir de dogmatismos e ideas preconcebidas” en las medidas para salir de la crisis. “Tan importante como las medidas que se tomen es no desmontar lo que está funcionando. No hay que revertir las reformas eficaces, la economía española lo que necesita es ser mas flexible y competitiva, no hay que introducir rigideces que sean negativas para la creación de empleo”, ha subrayado. En materia de fiscalidad, el presidente de Inditex ha señalado que hay que procurar llevar a cabo un debate sobre cómo generar más crecimiento económico y en consecuencia mayor recaudación “mucho más que subidas de tipos impositivos”.

Mercadona: Juan Roig

Por su parte, el presidente de Mercadona, Juan Roig, ha advertido de que tras la crisis empieza otra “muy dura económicamente”, por lo que “habrá que estar preparados” y ha reclamado seguridad jurídica y que “se faciliten y empujen” las inversiones finalistas. “Estoy convencido de que si hay empresarios y emprendedores honestos hay empresa, si hay empresas que generan beneficios y empleo, habrá riqueza, y si hay riqueza habrá mucho bienestar”, ha resaltado en su intervención en la cumbre empresarial de la CEOE. Para ello, el presidente de Mercadona ha considerado necesario eliminar las trabas burocráticas, facilitar y empujar las inversiones finalistas, tener seguridad jurídica y que la sociedad vea en los empresarios y empresas, “sean del tamaño que sean”, a “generadores de riqueza y bienestar”.

Roig aprovechó para anunciar un plan de inversiones en su compañía. "Vamos a seguir invirtiendo 1.700 millones este año en España en la brutal transformación de la empresa que estábamos desarrollando antes de la llegada del Covid-19″, ha afirmado. Al margen de esta inversión, Roig ha mostrado su compromiso con otras inversiones como las obras del pabellón Arena del Valencia Basket, que comenzarán en las próximas semanas y donde destinará 220 millones de euros, o el apoyo a emprendedores a través de Marina de Empresas de Valencia.

Banco Santander: Ana Botín

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha considerado que crear políticas consensuadas que permitan a las empresas invertir y generar empleo, apoyar la temporada turística para afrontar con mejor forma el otoño y contar con un plan de ayuda de compra de vivienda para jóvenes son las principales líneas de actuación para hacer frente a la situación generada por el coronavirus. Para la presidenta de Banco Santander, la prioridad del Gobierno, de la iniciativa privada y de los agentes sociales debe ser mantener y generar empleo, evitando su destrucción permanente.

Aún quedan unos 6,5 millones de personas paradas, casi la mitad por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). “Debemos ser capaces de crear una oportunidad para este colectivo y que consiga un puesto de trabajo digno”, ha indicado Botín. “Cualquier iniciativa política publica debe someterse a examen. ¿Va a ayudar al tejido empresarial y a crear empleo? Si la respuesta no es rotunda, hay que replantearla”, ha subrayado, al tiempo que ha añadido que las políticas deben ser de Estado, en las que todos estén de acuerdo y que permitan avanzar hacia un pacto de reforma de los mercados.

BBVA: Carlos Torres

El presidente de BBVA, Carlos Torres, urgió a acelerar la reactivación de la economía y a garantizar un “marco de confianza fiscal y regulatorio”, con el que se “multiplicarán los recursos públicos” porque “se atraerá inversión privada a ese futuro DDSS (Digital, de Datos, Social, Sostenible)”. Torres apuesta por “fomentar la inversión privada de empresas globales, grandes, y también de las medianas, y de las pequeñas, y de los startups, y de los autónomos” porque son las “que crean riqueza, generan puestos de trabajo” y “lideran el futuro”, defendió durante su intervención en la cumbre empresarial organizada por CEOE. Con un déficit fiscal que este año se prevé que ronde el 12% y una deuda pública sobre PIB por encima del 115%, el banquero indicó que se deberá “profundizar en el saneamiento” de las cuentas, “revisando el gasto, reduciendo el déficit estructural” y “aportando certidumbre sobre el compromiso con la estabilidad presupuestaria. Dar confianza es la mejor manera de aumentar la efectividad de los estímulos fiscales, facilitar la financiación de nuestra economía, fomentar y potenciar la inversión”, abundó.

También indicó que debe potenciarse la certidumbre fiscal sobre “las reglas de juego”, mejorando la competitividad y la flexibilidad de los distintos mercados, con “los incentivos adecuados” y una fiscalidad “eficiente” que favorezca el crecimiento se ayudará a la economía fomentando la inversión. Asimismo, urgió “la reactivación” de la economía “para evitar un daño que puede ser irreversible”, sin bajar la guardia ya que el virus puede permanecer muchos meses o años. “Tenemos que aprender a convivir con él, mantener la epidemia a raya al tiempo que recuperamos la normalidad económica”, explicó.

CaixaBank: Jordi Gual

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, apuesta por un “Tesoro único europeo”, como el que posee Estados Unidos, para hacer frente a la crisis generada por el coronavirus, y ha calificado de “pequeño embrión de unión fiscal” al paquete presupuestario puesto encima de la mesa por parte de la Comisión Europea. No obstante, ha alabado el paquete de gran tamaño presentado por la Comisión Europea y que está pendiente de obtener el visto bueno del Consejo. “Si a Alemania le va bien, a España también. Y si a España le va bien, a Alemania igualmente le irá bien”. Por esta razón, cree que resulta crucial que no existan países que gocen de alguna ventaja que les de una mayor capacidad. En este sentido, Gual ha pedido a España que administre “muy bien estas ayudas” durante los próximos trimestres y que consiga que se dirijan por “efectividad” hacia los sectores más afectados por la pandemia.

A su vez, ha reclamado “un cambio en el modelo de los negocios, inyecciones de capital y relanzamientos de la inversión en todo el país”, además de un “gran acuerdo” que contribuya a lograr una España más productiva y con una economía sostenible, enfatizando en la capacidad de crear puestos de trabajo, ya que los niveles actuales de desempleo son “inaceptables”. Gual también ha advertido de la importancia de crear un modelo capaz de aguantar eventos inesperados, que cada vez serán más habituales. “Tenemos que crear un sistema más robusto y resiliente desde el punto de vista operativo y financiero”, ha dicho. “Necesitamos ser capaces de abordar situaciones de crisis, con una capacidad más previsora, y para eso se requiere también de que la Administración tenga unas finanzas más en orden”.

Bankia: José Ignacio Goirigolzarri

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha abogado por reforzar la educación como mejor fórmula para favorecer la empleabilidad y alertó sobre lo “contraproducente” que sería lastrar con nuevas cargas a la banca, ahora que está volcada en ayudar a la reactivación económica con apoyos a familias y empresas. “Es contraproducente que se pidan esfuerzos adicionales al sector, más impuestos o requerimientos de diverso tipo”, ha avisado. “El desarrollo del país depende de que el sector esa rentable”, explicó el banquero, subrayando que si no lo es “será un problema para todos” porque si las entidades se encuentran infracapitalizadas “no podrán cumplir con su objetivo que no es otro que financiar empresas y familias y apoyar la recuperación económica del país”.

El directivo reconoció que la crisis “tendrá un enorme impacto en la rentabilidad de la banca”, ya que depende del comportamiento de las economías, y esta presión se añade a la que vienen ejerciendo los tipos negativos desde el año 2016. “Y no va a mejorar” a corto plazo, admitió, indicando que resulta, por tanto, de “vital” importancia gestionarlo bien y no añadir cargas impositivas o de otro tipo. Goirigolzarri recordó que precisamente la crisis anterior fue “tremendamente frustrante” al no poderse atender dichas necesidades ya que la banca “no tenía capital ni liquidez”, aunque ahora ha reconocido que el sector español “cuenta con músculo financiero para estar muy cerca” de familias y empresas y esto le está permitiendo ofrecer liquidez, moratorias, anticipos, etc; gracias también a las medidas adoptadas por el BCE y los avales del ICO.

Sabadell: Josep Oliu

El presidente del Sabadell, Josep Oliu, conminó este lunes a “sustituir las reglas de limitación” de la actividad “por reforzar las responsabilidades” y la educación de la ciudadanía frente a los comportamientos que se deben tener frente a la pandemia. El banquero cree que la respuesta de las autoridades “ha sido muy correcta”, y progresiva, como ocurre con fenómenos así inesperados, pero mostró su preocupación en la reactivación económica, que debe contar con unas reglas claras. “Lo que más necesitamos es un marco de actuación estable y previsible en todos los niveles”, incluyendo el sanitario y las condiciones que “se van a imponer a las empresas para imponer la normalidad”. A su juicio una de las lecciones aprendidas en la pandemia y que debe seguir es que “la colaboración entre lo público y lo privado, lo público y la banca, la banca y las empresas da unos frutos absolutamente positivos y ganadores”. La ausencia de colaboración, de los niveles de confianza que se habían producido en anteriores crisis se tiene que quedar atrás”, remarcó.

Para Oliu, en este nuevo contexto, el país necesita un marco de actuación “estable" que permita relanzar la actividad productiva, por lo que las entidades financieras están centradas ahora en apoyar a las empresas “financieramente sólidas”, bien porque tienen una estructura sólida, cuentan con capacidad de innovación o forman parte de lo que se considera la sociedad del futuro. Pero también a los sectores especialmente tocados como el ocio, el turismo, la cultura, el transporte, el comercio minorista o el automóvil. “Estos sectores quizá tienen que buscar nuevas fórmulas mediante las cuales puedan estar en plena normalidad cuanto antes”.

Endesa: José Bogas

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, anunció que acelerará e incrementará en un 30% sus planes inversores a 2022, hasta unos 7.500 millones de euros, si se dan las “condiciones regulatorias” para ello. En su intervención afirmó que una aceleración del 30% en la ejecución del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) en el 2021 y 2022 supondría un incremento anual del PIB de más de 5.000 millones de euros adicionales y una creación de más 67.000 empleos anuales adicionales. Así, consideró que la respuesta del sector eléctrico a la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 “pasa por adelantar las inversiones” del PNIEC. Con este plan de aceleración de inversiones, la compañía llegaría a generar más de 12.000 empleos directos e indirectos y de cerca de 27.000 empleos inducidos en España durante cada uno de los años 2021 y 2022, dijo el consejero delegado de la eléctrica.

Bogas subrayó que medio ambiente y economía “son complementarios”, por lo que advirtió de que “no habrá desarrollo económico si no es sostenible”. El directivo también advirtió de la necesidad de “no subir impuestos por su efecto negativo” en el tejido empresarial y de “no revertir” las reformas estructurales acometidas durante la anterior crisis y que han funcionado. Asimismo incidió en la obligación de continuar “las inversiones en transición energética para favorecer la progresiva descarbonización y fomentar las energías renovables y la eficiencia energética”, así como incentivar la digitalización, que ha sido “un factor esencial” durante la crisis.

Iberdrola: Ignacio Galán

En el mismo sentido se manifestó el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, que ha pedido también “acelerar” a 2025 la ‘hoja de ruta’ para la próxima década que representa el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) del Gobierno para el despliegue de capacidad de renovables, ya que supondría una inversión de más de 32.000 millones de euros y generaría 90.000 empleos, “especialmente en los ámbitos rurales”. Galán advirtió de que esta medida tendría “un efecto inmediato en la economía”, ya que aumentaría la competitividad, reduciría la dependencia energética exterior, mejorando la balanza de pagos y reduciría las emisiones, todo ello, “sin suponer presión en las cuentas públicas”. Así, puso en valor el papel “clave” de electrificación para la recuperación económica, dado que el sector eléctrico es uno de los que “mayor efecto arrastre ejerce”. “Por cada empleo interno generado, se generen 12 en sectores como la construcción, la fabricación de bienes de equipo, los servicios de ingeniería o instalación o la máquina herramienta”, añadió.

Asimismo, instó “a no perder” el tren del desarrollo de nuevas tecnologías como la del hidrógeno verde, ya que descarbonizar el 25% del hidrógeno industrial implicaría inversiones de más de 4.000 millones de euros y la creación de 11.000 empleos en una nueva industria nacional. Para todo ello, llamó a tomar de “forma urgente” las medidas necesarias para acelerar esta transformación, pasando por la reorientación de la fiscalidad a partir del principio de “quien contamina paga”, así como por la “revisión del modelo de mercado eléctrico”. Además, Galán, que ratificó el plan de Iberdrola de acelerar este año sus inversiones a la cifra récord de 10.000 millones de euros.

Repsol: Antonio Brufau

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha pedido “ser rápidos” para salir de la crisis, centrándose en aquellas medidas que “tengan un efecto inmediato en la recuperación económica y en el empleo”, y ha instado a “apostar por la industria” y por la “neutralidad” tecnológica" para abordar la transición energética. También ha llamado al apoyo a sectores como la industria, “pequeña, mediana o grande”, pero también al turismo y a la construcción. En este sentido, ha insistido en la necesidad de un plan para reactivar el automóvil, pero que incluya a todos los vehículos, no solamente a los eléctricos, que “lamentablemente se fabrican fuera de nuestras fronteras. El plan debe incluir a los convencionales o híbridos de gama media o baja, los que más utilizan los españoles y los que más se construyen en España”.

Asimismo, ha considerado un error guiarse por la “premisa falsa” de que hay que elegir unas tecnologías en detrimento de otras, ya que la descarbonización es un “reto planetario” en el que serán necesarias “todas las tecnologías que puedan aportar su granito a la reducción de emisiones”. De esta manera, pidió aplicar “una óptica de neutralidad” a la hora de afrontar la descarbonización, ya que “somos incapaces de predecir cuáles serán más exitosas”. Además, Brufau indicó que Repsol cree en “un futuro multienergía y sostenible”, para lo que lanzó su apuesta por fomentar las energías renovables de todo tipo, “a riesgo del inversor”, así como por la generación distribuida, a través del autoconsumo. Finalmente, alertó respecto a las decisiones de países como China, con la puesta en marcha de nuevas centrales de carbón, o Alemania, que han decidido alargar la vida útil de las que ya tienen, a pesar de ‘vender’ una política ‘verde’.

Naturgy: Francisco Reynés

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha considerado que la ‘hoja de ruta’ del Gobierno español para la transición energética puede ser “un buen catalizador de un nivel de inversión” para el impulso de la economía, aunque ha subrayado la necesidad de contar con un marco normativo y una regulación “fiables” y una fiscalidad “atractiva”. Ha señalado que debe existir un marco normativo que “permita saber” cómo van a ser las relaciones laborales, con “mecanismos de flexibilidad para permitir adaptar las necesidades de las compañías, a veces estacionales”. También abogó por mejorar la calidad de las infraestructuras, sobre todo de distribución y transporte, por fomentar la eficiencia energética en ese camino hacia la descarbonización de la economía y por abordar “un plan renove energético” para el sector turístico, además de pedir un clima de colaboración y “concordia social e institucional” para afrontar el reto de la actual crisis.

Acciona: José Manuel Entrecanales

El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, ha pedido convertir los negocios relacionados con la sostenibilidad en el “vector de crecimiento más importante de la economía” para superar la actual crisis. “No podemos aplazar la lucha contra la crisis climática bajo la falsa premisa de que la crisis sanitaria es prioritaria, porque ambas son igual de letales y las medidas necesarias para paliarlas son exactamente las mismas”, aseguró Entrecanales. En este sentido, llamó así a poner en marcha planes y medidas relacionadas con la regeneración energética de los edificios, el transporte limpio y las infraestructuras sostenibles.

Entrecanales considera que la UE está en el camino de atacar simultáneamente las dos crisis, la climática y la sanitaria, en virtud de su Pacto Verde y el plan de recuperación Próxima Generación. Por ello, mostró su convencimiento de que “España puede ser parte de ese liderazgo con la aplicación decidida de medidas como la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, ambas actualmente en trámite”. Para lograrlo, consideró que “los recursos públicos no son suficientes” y es preciso “articular un marco de colaboración pública-privada” y contar así con la inversión y los recursos de las empresas. “No hay duda de que es imprescindible la participación del sector privado, tanto nacional como internacional, para salir adelante en la gran crisis que nos acecha, tanto por el enorme esfuerzo inversor necesario cómo por la gran contribución empresarial a la financiación de lo público”, argumentó para, en este punto, “romper una lanza” en “defensa de las grandes empresas” y de su “indiscutible contribución social”.