El centro de recambios de Nissan en Barcelona esquiva el cierre

110 empleados se salvarán de los despidos, frente a los otros 2.900 trabajadores que perderán su puesto. La compañía iniciará la negociación de cierre el 30 de junio

La producción de Nissan en Barcelona está sentenciada, pero la compañía finalmente ha decidido “indultar” al centro de recambios de El Prat, que emplea a unas 110 personas. Junto a la planta de Zona Franca también echarán el cierre Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac. La clausura definitiva de las instalaciones se podría producir durante el próximo mes de diciembre y se engloba dentro de un plan de ajustes mediante el que la compañía japonesa reducirá su capacidad de producción en el mundo en 1,2 millones de unidades. Nissan empezará el periodo de consultas para negociar el cierre de estas factorías el próximo 30 de junio. Así lo ha anunciado la empresa en un comunicado, en el que explica que ha informado tanto al Comité Europeo como a los comités de Nissan en Barcelona. “De acuerdo con la legislación, la compañía comenzará dentro de una semana, el próximo día 30, el proceso de consulta con el comité designado por los comités de empresa locales”, señala el documento.

Nissan da, de esta forma, una semana de plazo a los sindicatos para elegir a sus representantes, después de celebrar varias reuniones desde el anuncio de cierre, el pasado 28 de mayo. Este anuncio se produjo después de semanas de rumores de cierre de la instalación catalana, cuya plantilla está en huelga desde el pasado 4 de mayo, y supone una medida que se enmarca en el nuevo plan estratégico de la empresa, que se prevé que contemple una reducción de su fuerza de trabajo global de alrededor de 20.000 personas, el 15% del total.

El presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, atribuyó la decisión de cerrar Barcelona al exceso de capacidad de producción del grupo por la caída del mercado de furgonetas, ante las medidas de movilidad adoptadas en muchas ciudades; así como al cese de la producción de Mercedes Clase-X en la planta de Nissan en mayo de este año. La empresa comunicó así su decisión de poner fin a su presencia en Cataluña, donde opera una planta de producción de vehículos en Barcelona, así como una instalación de prensado en Montcada i Reixac (Barcelona), un centro de logística y otro de desarrollo en El Prat de Llobregat (Barcelona).

“El anuncio no cambia nada”

“La voluntad de Nissan es establecer un diálogo abierto con todas las partes, con el fin de establecer una mesa de negociación en la que encontrar puntos de acuerdo que permitan avanzar en este proceso”, ha señalado la corporación. Sin embargo, los sindicatos de los trabajadores han advertido a la compañía que no se sentarán a negociar nada más que la continuidad de esas tres plantas, en las que trabajan unas 2.900 personas y emplean indirectamente a otras 30.000. Fuentes sindicales consultadas por Ep han sostenido que con el anuncio de mantener la planta de recambios en El Prat de Llobregat (Barcelona) no cambia nada, ya que ya sabían que esta no iba a tener la misma afectación que las plantas de la Zona Franca de Barcelona, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca (Barcelona). También han criticado que les falta mucha información y que no se puede abrir un proceso de consultas porque no tienen toda la información que están demandando: “Ellos siguen en su línea, están pasando por un mero trámite legal sin dar opciones”.