La crisis trae el primer superávit comercial en cuatro años

Las ventas de la industria remontan un 18,5% el pasado mes de mayo

Huelva.- La refinería La Rábida de Cepsa certifica su sistema de seguridad y salud en el trabajo
Refinería La Rábida (Huelva) de Cepsa CEPSA. (Foto de ARCHIVO) 03/04/2019 CEPSA.

El desplome de la economía ofrece datos paradójicos, como el primer superávit comercial desde julio de 2016 como consecuencia de la más lenta recuperación del ritmo importador sobre el de las exportaciones. Pero además, la industria ha ofrecido también una cal y otra de arena. Así, la cifra de negocios de la industria cayó un 33,1% el pasado mes de mayo respecto al mismo mes de 2019, moderando el desplome que registró en abril, cuando la paralización casi total del sector llevó a un retroceso histórico de las ventas superior al 40%. Con la caída de mayo, la facturación de la industria encadena tres meses consecutivos de tasas interanuales negativas.

Sin embargo, con la recuperación progresiva de la actividad, el sector logró elevar sus ventas un 18,5% respecto al mes de abril, (dato corregido de efectos estacionales y de calendario), en contraste con el fuerte retroceso del 28,5% del mes anterior, según datos difundidos este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las actividades que más incrementaron sus ventas en el mes fueron la fabricación de vehículos, que las multiplicó por cuatro (+316,1%); la industria del cuero y calzado (+147%) y la fabricación de muebles, que casi las duplicó (+97%).

Por sectores, todos presentaron tasas mensuales positivas, destacando los bienes de consumo duradero, que elevaron sus ventas un 110,5% respecto a abril, y los bienes de equipo, que facturaron un 66% más. Por su parte, las ventas de energía avanzaron un 27,7% en mayo; las de los bienes intermedios crecieron un 14,4% y las de los bienes de consumo no duradero subieron un 2,5%.

De acuerdo con los datos del INE, la industria facturó un 33,1% menos en mayo, tasa 7,4 puntos superior a la de abril. Corregido el efecto calendario y la estacionalidad, la cifra de negocios de la industria también bajó un 29,3% interanual en el quinto mes del año, frente al retroceso del 40,8% de abril, que fue el mayor de la serie. En términos interanuales, todas las actividades recortaron su facturación en relación a mayo de 2019 a excepción de la fabricación de bicicletas, que elevó su cifra de negocios un 23,3% gracias a que al comienzo de la desescalada se autorizó el ejercicio físico. Por su parte, los mayores retrocesos interanuales en las ventas se dieron en coquerías y refino de petróleo (-64,3%), fabricación de artículos de joyería, bisutería y de instrumentos musicales (-62,2%), confección de prendas de vestir (-60,3%) y fabricación de automóviles (-50,7%).

Caída de las exportaciones

Las exportaciones españolas de mercancías cayeron un 34,4 % en mayo con respecto al mismo mes de 2019, después de haber sufrido en abril un desplome del 39,3 %, el mayor de la serie histórica que arranca en 1995, debido a los efectos de la pandemia de la COVID-19. Según los datos de la balanza comercial publicada este viernes por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, las exportaciones españolas sumaron en mayo 17.515 millones de euros, un 34,4 % menos, mientras que las importaciones se redujeron un 39,6 %, hasta los 17.390 millones. Así, España logró en mayo un superávit comercial por primera vez desde julio de 2016, por valor de 124,4 millones de euros, el tercero mayor de la serie histórica.

La tasa de cobertura (porcentaje de las importaciones que pueden pagarse con las exportaciones) se situó en el 100,7 %, ocho puntos por encima de la de mayo de 2019. La caída de las exportaciones en mayo fue generalizada para todos los sectores y tuvo especial intensidad en los productos energéticos, donde se redujeron un 62,1 %; el automóvil, un 58,6 %; manufacturas de consumo, un 48,2 %, y bienes de equipo, un 39,5 %.

También las importaciones descendieron en todos los sectores, sobre todo las de productos energéticos (70,3 %), el sector del automóvil (68,9 %) y semimanufacturas no químicas (38,1 %). Las exportaciones dirigidas a la Unión Europea bajaron un 31,3 % y las destinadas a la zona euro, un 30,8 %, con importantes descensos en las ventas a socios como Italia (39,1 %), Alemania (33,6 %), Portugal (31,5 %) o Francia (25,7 %).

Las exportaciones a terceros países cedieron un 39 %, con una disminución del 33,3 % en las ventas al Reino Unido. Las fuertes caídas en las exportaciones en los meses de abril y mayo, ligadas al confinamiento y el cierre de la actividad por la pandemia, han afectado a los datos del conjunto del año. Así, en los cinco primeros meses de 2020 las exportaciones de mercancías se situaron en 101.462 millones, un 17,2 % menos que en el mismo periodo del año anterior y el dato más bajo desde 2014. Industria subraya que la caída de las exportaciones españolas en el periodo enero-mayo es inferior a la anotada por Francia (22,1 %), pero superior a la media de la zona euro (13,9 %).

También las importaciones sufrieron un importante descenso en este periodo, del 18,5 %, hasta situarse en 110.517 millones de euros, el dato más bajo desde 2014.

De esta manera, el déficit comercial registrado en los cinco primeros meses del año fue de 9.055 millones de euros, un 31,3 % inferior al de un año antes, con una tasa de cobertura del 91,8 %, un punto y medio superior.

El saldo no energético arrojó un déficit de 1.861 millones (un 37,4 % menos) mientras que el energético se situó en 7.194 millones, un 29,5 % menos.