El INE certifica que entre abril y junio no hubo embargos de vivienda habitual

El resultado es consecuencia de la moratoria aprobada por el Gobierno para proteger a los más vulnerables de la Covid-19

Ni un embargo. Entre abril y junio no se inició ningún procedimiento de ejecución hipotecaria sobre viviendas habituales en propiedad de personas físicas, según ha certificado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). La razón de ello no es que por primera vez se estén pagando de forma puntual todas las hipotecas sino que tanto el Gobierno como la banca han facilitado a los colectivos más vulnerables aplazamientos para superar la crisis económica surgida tras la sanitaria provocada por el coronavirus.

A finales de marzo, el Gobierno aprobó un paquete de medidas extraordinarias conducentes a procurar la moratoria de la deuda hipotecaria para la adquisición de la vivienda habitual. De esta moratoria se pueden beneficiar aquellas personas que hayan perdido su empleo por la crisis del Covid-19 o empresarios y autónomos cuyos ingresos hayan caído un 40% y que cumplan una serie de requisitos como no superar el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM) el mes anterior a la moratoria o que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, supere el 35% de los ingresos netos de la familia en su conjunto.

Aunque a priori se trataba de una medida de amplio espectro, la realidad es que su alcance ha sido muy limitado y ha sido la intercesión del propio sistema financiero la que está permitiendo a muchas familias no ahogarse a final de mes con su hipoteca. A comienzos de abril, las entidades de crédito integradas en la Asociación Española de Banca (AEB) y la CECA (cajas de ahorros) acordaron poner en marcha el aplazamiento de hasta doce meses en la amortización del capital para aquellas personas afectadas económicamente por la situación generada por el COVID-19 con una hipoteca sobre primera vivienda que así lo soliciten.

En total, a comienzos de junio, entre las moratorias aprobadas por el Gobierno y las concedidas por las entidades financieras como medida complementaria, los bancos habían accedido a aliviar el pago de 469.170 préstamos hipotecarios al cierre de mayo, según datos facilitados por el Banco de España.

En total, el número de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en los registros de la propiedad en el segundo trimestre de 2020 para viviendas de personas físicas ascendió a 1.140, un 113% más que el trimestre anterior y un 75% más en términos anuales. Todas ellas eran no habituales, según las cifras del INE.