¿Dónde quieres vivir y trabajar?: la tecnología de Indra facilita el equilibrio campo-ciudad

El confinamiento ha demostrado que el trabajo en remoto es posible y que la digitalización es la llave para lograr unas ciudades más sostenibles y territorios más «inteligentes»

El gran éxodo hacia las ciudades comenzó hace ya un siglo y se estima que el 70% de la población mundial vivirá en centros urbanos en 2050. En España no somos ajenos a este problema y, hasta ahora, la denominada «España vaciada» ha seguido creciendo cada año. Sin embargo, el confinamiento impuesto por la crisis del coronavirus y el auge del trabajo en remoto ha mostrado que quizá esto sea reversible.

Aunque la gran mayoría de la población seguirá trabajando en las ciudades, los últimos acontecimientos nos muestran que es posible encontrar un equilibrio en el binomio campo-ciudad que favorezca la sostenibilidad, dotando a cada espacio con la tecnología necesaria que permita ofrecer la mejor calidad de vida y a la vez reducir el impacto medioambiental.

En este sentido, Alberto Bernal, director de Smart Cities de Minsait, una compañía de Indra, explica que es necesario afrontar el reto de la despoblación rural con tecnología «que responda a las necesidades específicas de los distintos territorios y promueva la productividad y el progreso».

En primer lugar, para que la vida lejos del entorno urbano sea atractiva, es necesario que ofrezca las mismas oportunidades y beneficios a los ciudadanos. Minsait está evolucionando sus soluciones para ciudades inteligentes para dar respuesta a factores clave del bienestar en estos territorios como la teleasistencia en salud o la movilidad a demanda hasta alcanzar ámbitos como el turismo rural, la agricultura, la ganadería y la pesca inteligente.

«Se persigue, entre otras cosas, recuperar la población y atraer nuevas empresas, utilizando la tecnología para prestar servicios públicos de manera más accesible, eficiente y sostenible», señala el director de Smart Cities de Minsait.

Desde cualquier lugar

En cuanto al trabajo, los meses de confinamiento nos han mostrado que, en muchas ocasiones, se puede realizar perfectamente en remoto, desde cualquier lugar. Aunque el teletrabajo se ha extendido de forma imparable, desde Minsait consideran que no es suficiente. Por ello, la compañía de Indra combina tecnología y digitalización, para poder operar desde cualquier ubicación como si nos encontráramos en la oficina, con soluciones de Inteligencia Colaborativa que facilitan a empresas e instituciones un modelo de gestión del negocio en formato digital que perdure. Todo ello, además, con la máxima seguridad, ya que Indra es una de las empresas más reconocidas en ciberseguridad, más aún tras la compra de SIA, una compañía especializada en este nicho de negocio.

En la propia Indra, tan solo 48 horas después de que se decretase el Estado de Alarma, todos los profesionales que podían disfrutar del trabajo en remoto, más del 90% de la plantilla en España –el equivalente a cerca de 30.000 personas–, estaban trabajando en su domicilio y la mayor parte de ellos continúan haciéndolo a día de hoy.

Y es que, según la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, «cualquier impacto ambiental positivo después de esta aborrecible pandemia debe comenzar por el cambio en nuestros hábitos de producción y consumo hacia modelos más limpios y sostenibles». Andersen señala la importancia de los nuevos planes de inversiones que surgirán tras la crisis en ámbitos como «energía renovable, edificios inteligentes, transporte público limpio, entre otros», en los que Indra y Minsait ya cuentan con toda una batería de soluciones.

Por ejemplo, las capacidades tecnológicas de Minsait ayudan a gestionar de manera eficiente el 8% de la capacidad de energía renovable del mundo y gestionan eficientemente un volumen de energía renovable equivalente a 2,2 veces la capacidad necesaria para abastecer a un país como España.

Ciudades más inteligentes y sostenibles
En cuanto a los núcleos urbanos, las plataformas Onesait Government Cities de Minsait, para la gestión de ciudades y territorios inteligentes, e In-Mova-Space de Indra, para la gestión sostenible de la movilidad y las infraestructuras de transporte, conforman la oferta más completa a nivel global para afrontar de manera eficiente los retos urbanos venideros.
Gracias a la plataforma de Minsait ya se ha conseguido disminuir más del 35% el consumo de agua para riego o el 45% del consumo energético de alumbrado y edificios públicos, a través del uso de sensores y del análisis de información en tiempo real. Igualmente, las edificaciones, grandes contaminantes de las ciudades, son analizadas y mejoradas por Minsait, que ayuda a conseguir ahorros de hasta un 40% en los costes energéticos y la huella de carbono.
Para dar respuesta a las nuevas necesidades nacidas en la era poscovid, Minsait ha rediseñado, además, su oferta de Smart Cities. Su suite Onesait Government Cities ha incorporado la solución Resilience Manager, que incluye soluciones de coordinación sanitaria, soluciones para un modelo de colaboración público-privada digital, soluciones para la reactivación de la economía y el empleo y soluciones de adecuación de los servicios ante un posible confinamiento.
Por su parte, las soluciones de smart mobility de Indra contribuyen a reducir la huella de carbono y a mejorar la calidad del aire, al optimizar la gestión del tráfico y del transporte, promover el uso del transporte público, mejorar la fluidez del tráfico, optimizar rutas y reducir los atascos. Los nuevos modelos de movilidad avanzada fomentan el uso del transporte público y de vehículos de alta ocupación y bajas emisiones, por ejemplo, mediante carriles dotados con dispositivos que detectan automáticamente, en tiempo real, de forma no intrusiva y con una alta fiabilidad el tipo de vehículo que circula por una vía, así como los ocupantes delanteros y traseros.
Berta Barrero, directora del Mercado de Transportes de Indra, considera que la crisis del Covid puede suponer "una oportunidad para lograr verdaderas plataformas de transporte multimodal, que integren el transporte público, privado, colectivo e individual, y para conseguir, mediante aplicaciones de inteligencia artificial, big data y automatización, salvaguardar la explotación segura de la movilidad, pero además hacerla sostenible, económica, social y medioambientalmente”.