DIA reduce pérdidas y aumenta su facturación

La cadena recorta sus números rojos hasta los 58 millones y aumenta un 2% sus ventas

Imagen de uno de los supermercados del Grupo DIA

DIA ha confirmado en el tercer trimestre las muestras de mejora que ya avanzó en el segundo, cuando la capilaridad de su red de tiendas en España -la más extensa del país con cerca de 4.000- le permitió crecer durante las semanas de confinamiento. La cadena de supermercados controlada por el magnate ruso Mijail Fridman registró en el tercer trimestres unas pérdidas de 58 millones de euros, frente a los 86 que perdió un año atrás, según ha informado la compañía. El grupo ha logrado entre julio y septiembre incrementar sus ventas un 2,5%, hasta los 1.679 millones, gracias a los “esfuerzos de transformación” que está llevando a cabo y a pesar de la reducción del número de tiendas y el efecto divisa. De hecho, en ventas comparables, su facturación se incrementó un 6,3% impulsado, según la compañía, por el aumento del 25,3% del tamaño medio de la cesta, que le permitió compensar con creces la disminución del 15,1% en el número de tickets.

Entre las medidas de transformación que ha impulsado el grupo se encuentran la optimización de su surtido, política que tendrá implantada en 1.200 tiendas de España para finales de año, centrándose fundamentalmente en la oferta de productos frescos como fruta y verdura. Además, en el marco de su nueva estrategia comercial, la compañía lanzará nuevos productos de marca propia y la comida ya preparada en España y Brasil en el marco de su nuevo oferta comercial que, según la compañía, “combina calidad, relación calidad/precio y envases más atractivos”. DIA también ha continuado con su expansión continuada de los servicios de venta online y el envío express en los cuatro países en los que está presente -España, Portugal, Argentina y Brasil- para satisfacer las nuevas tendencias de compra de los clientes. En España, su servicio de envío express abarca el 90% de los hogares de las ciudades con más de 50.000 habitantes. En cuanto a las franquicias ha introducido un modelo mejorado y basado en incentivos implantado en más de 700 localizaciones de España y 150 en Portugal. También ha puesto en el foco en la eficiencia de costes.

La compañía tenía a finales de septiembre una deuda de 1.250 millones de euros, con un descenso de 72 millones frente a diciembre de 2019 gracias, según ha explicado, a la mejora del flujo de efectivo procedente de las operaciones, el control de la inversión y la mejora del capital circulante. Su liquidez asciende a 439 millones (en diciembre de 2019 era de 421 millones), de la cual un 94,4% es en forma de efectivo y equivalentes al efectivo.