El PSOE cede a la presión de Iglesias y confirma la regulación del mercado del alquiler

Se aprueba una proposición no de ley de Podemos para impedir subidas abusivas mediante el control de precios. Se da luz verde tras el acuerdo tripartito entre ERC, Bildu y la formación morada

Pablo Iglesias saluda en el Congreso a varios diputados de BilduJESUS G. FERIALa Razón

El enésimo tira y afloja entre PSOE y Podemos ha vuelto a caer del lado del líder de Podemos. La Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Congreso ha aprobado este miércoles, con el apoyo del PSOE, ERC y Bildu, una proposición no de ley de Podemos que insta al Gobierno a regular el mercado del alquiler para impedir subidas abusivas mediante el control de precios. La iniciativa, que ha salido adelante con los votos en contra del PP, Cs, Vox y Junts per Catalunya, pide que el Ejecutivo establezca mecanismos legales para que las comunidades autónomas y los ayuntamientos puedan regular los precios de renta abusivos en determinadas zonas con un mercado de vivienda tensionado.

El socio de Gobierno del PSOE registró esta semana una enmienda a los Presupuestos Generales junto con ERC y EH-Bildu para frenar todo desahucio sin alternativa habitacional hasta el 31 de diciembre de 2022, así como todo corte de suministro básico, como electricidad, gas natural o agua. Con esta enmienda, que se hizo a espaldas de los ministros socialistas, estas formaciones buscan -según defienden- asegurar que no se produce ningún tipo de lanzamiento durante el estado de alarma, si bien prolonga durante dos años esta medida, a la espera de la entrada en vigor de la nueva Ley de vivienda.

El texto aprobado hoy señala que los ayuntamientos que así lo consideren podrán declarar, temporal y excepcionalmente, una zona urbana de mercado tensionado cuando se haya producido un incremento abusivo de las rentas de alquiler de vivienda habitual, que obstaculice a sus habitantes el acceso y el disfrute de una vivienda a un precio asequible y, con ello, el ejercicio del derecho constitucional a una vivienda. Recoge asimismo que se habilitará a las comunidades para la elaboración de un índice de precios de alquiler de referencia, de acuerdo a una metodología objetiva y sujetos a revisión periódica, para controlar los precios abusivos en dichas áreas.

La proposición no de ley insta también al Gobierno a poner en marcha otros mecanismos de control de rentas adicionales que tengan en cuenta la posibilidad de actividades monopolísticas que dificulten la bajada de los precios abusivos de los alquileres. “Si bajan los salarios y suben los alquileres, alguna mano negra, algún fondo de inversión, alguna Blackstone va a estar ahí para impedir la bajada de precios abusivos”, ha afirmado la diputada de Podemos y autora de la iniciativa Pilar Garrido.

El texto aboga por aprobar una ley estatal de vivienda que respete las competencias de las comunidades, blinde la función social de la propiedad de vivienda y regule obligaciones para los grandes tenedores con el fin de que estos se corresponsabilicen junto con las administraciones competentes en materia de vivienda en configurar un mercado de alquiler con precios asequibles. La iniciativa sigue la senda del acuerdo al que llegaron el pasado octubre los dos socios de gobierno, PSOE y Podemos, por el cual el titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, se ha comprometido a llevar al Consejo de Ministros a principios de febrero la ley de vivienda que establecerá los mecanismos para el control de precios, pero todo apunta a que Iglesias sigue marcando buena parte de la agenda del Gobierno.