Baterías y coches eléctricos, los proyectos para reemplazar a Nissan en Barcelona

La opción de un “hub” de electromovilidad también se abre paso entre las opciones

Nissan cierra la planta de Barcelona para reducir costes, según avanza Nikkei
Planta de Nissan en la Zona Franca de BarcelonaAlejandro GarcíaEFE

La Comisión de Trabajo para la reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona ha recibido ya “varios proyectos” relacionados con tres ámbitos: plantas de producción de baterías, ensamblaje de vehículos eléctricos y un “hub” de electromovilidad. En un comunicado, esta comisión, en la que participan tanto el Ministerio de Industria como la Generalitat, no da detalles ni del número ni de la identidad de las empresas que aspiran a ocupar los terrenos que Nissan dejará libres al cerrar sus plantas catalanas y se limita a apuntar que se trabaja en estos “tres grandes escenarios de industrialización”. En el caso de las plantas de baterías, serían para “abastecer al mercado europeo de vehículos eléctricos”, mientras que el “hub” de electromovilidad estaría integrado por varias empresas. Fuentes de esta comisión han asegurado a Efe que entre los proyectos recibidos hasta ahora hay algunos de entidad, aunque han evitado revelar el nombre de las empresas implicadas.

A principios de septiembre trascendió el interés de la multinacional surcoreana LG por instalar en Barcelona una fábrica de baterías para coches eléctricos, y en los últimos meses también se ha especulado con el interés de Schneider Electric, también por fabricar baterías eléctricas. Se trata de la tercera reunión de esta mesa de reindustrialización, de la que también forman parte los sindicatos SIGEN-USOC, CC OO, UGT y CGT, así como la propia Nissan.

Las administraciones “continúan de forma activa identificando potenciales alternativas adicionales que encajen con la de las características de las plantas”, añade el comunicado. El secretario general de Industria del Gobierno, Raül Blanco, ha informado durante la reunión de que se continúa trabajando en la contratación de una empresa externa para dar asesoramiento técnico a los trabajos de la comisión, y el plazo de presentación acaba el próximo 10 de diciembre, aunque se prevé resolver la licitación antes de que acabe el año.

Por su parte, el delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, Pere Navarro, ha expresado la “total disponibilidad” de la institución que dirige para facilitar la mejor opción, dando prioridad a los proyectos industriales. Y es que el Consorcio es propietario de los terrenos del principal centro de trabajo que la compañía automovilística tiene en Cataluña, la planta de la Zona Franca.

En la comisión han participado, junto a Raül Blanco, la directora general de Industria de la Generalitat de Catalunya, Matilde Villarroya; el subdelegado del Gobierno en Cataluña, Carles Prieto; el responsable de las Operaciones Industriales de Nissan en España, Frank Torres; y miembros de las cuatro organizaciones sindicales con representación en los comités de empresa de los centros de Nissan en Barcelona.

Tal como pactaron Nissan y los sindicatos, la planta de la Zona Franca estará activa hasta diciembre de 2021, con el fin de dar tiempo a una posible reindustrialización que permita salvar el mayor número de puestos de trabajo posible. Está previsto que esta comisión vuelva a reunirse el próximo 14 de enero.