Telefónica vende las torres de su filial Telxius por 7.700 millones a American Tower

La operación permitirá a la operadora reducir su deuda en 4.600 millones

La filial de Telefónica especializada en la gestión de torres de telecomunicaciones Telxius Telecom (empresa en la que participan, directa o indirectamente, el fondo británico KKR y Pontegadea, sociedad a través de la que canaliza sus inversiones el fundador de Inditex, Amancio Ortega) ha firmado un acuerdo con la sociedad American Tower Corporation (ATC) para la venta de su división de torres de telecomunicaciones en Europa (España y Alemania) y en Latinoamérica (Brasil, Perú, Chile y Argentina), por un importe de 7.700 millones de euros, pagaderos en efectivo, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV).

El citado acuerdo establece la venta de un número de, aproximadamente, 30.722 emplazamientos de torres de telecomunicaciones y comprende dos transacciones separadas e independientes (de una parte, el negocio de Europa y, de otra parte, el negocio de Latinoamérica), fijándose los respectivos cierres una vez se hayan obtenido las correspondientes autorizaciones regulatorias. Entre otros aspectos, el mencionado acuerdo de venta contempla un compromiso de empleo por parte de ATC.

Por otra parte, las operadoras del Grupo Telefónica mantendrán los actuales contratos de arrendamientos de las torres suscritos con las sociedades vendidas filiales de Telxius Telecom, por lo que dichas operadoras seguirán prestando sus servicios en términos similares a los actuales. Las condiciones de renovación no incluyen ninguna cláusula “all or nothing” adicional.

Datos económicos

El negocio de torres de Telxius generó un beneficio bruto (OIBDAaL) estimado durante los últimos doce meses de aproximadamente 190 millones de euros. Si dicha cifra se ajusta considerando el impacto total del portfolio alemán adquirido por Telxius en junio de 2020, el múltiplo implícito sobre OIBDAaL pro forma sería de 30,5 veces. Telefónica calcula que la plusvalía atribuible ascenderá, aproximadamente, a 3.500 millones de euros. Una vez completada la operación, la deuda financiera neta del Grupo Telefónica se reducirá aproximadamente en 4.600 millones de euros y el ratio de apalancamiento (deuda neta/OIBDAaL) en aproximadamente 0,3 veces. La deuda ha sido una de las espadas de Damocles que han amenazado el “rating” de la compañía, por lo que su reducción ha sido una de las prioridades del equipo directivo que encabeza José María Álvzarez-Pallete. Por eso, el bocado que le va a dar a su pasivo la multinacional española ha sido, entre otros, uno de los motivos que han llevado a los inversores a aplaudir con fuerza la operación. Sus títulos han llegado a dispararse en la sesión de hoy casi 9%. En concreto, sus acciones cotizaban en torno a las 11.00 horas en los 3,92 euros, lo que supone un 8,97% más que los 3,599 euros en los que concluyó la jornada bursátil del martes.

Telefónica ha explicado que la venta se encuadra en su estrategia, que contempla, entre otros objetivos, una política activa de gestión de cartera de sus negocios y activos, basada en la creación de valor y acelerando, al mismo tiempo, la reducción de deuda orgánica. “Se trata de una operación que tiene sentido estratégico dentro de nuestra hoja de ruta. American Towers era nuestro segundo proveedor tras Telxius”, ha resaltado Álvarez-Pallete, quien ha añadido que tras esta “gran operación” el grupo seguirá centrado en sus objetivos “más ambiciosos”: la integración de O2 con Virgin en el Reino Unido, la compra de los activos móviles de Oi en Brasil y la reducción de la deuda.