Los pensionistas se quedan sin paguilla de enero: así serán las pagas extra de este año

La paga de una pensión media alcanzaría los 1.027,13 euros, mientras que la pensión de jubilación media se incrementaría hasta los 1.180,79 euros

Pensionistas
PensionistasJesús DigesEFE

La revalorización del 0,9% de las pensiones supondrá un incremento de las pagas ordinarias y extraordinarias de los pensionistas. Las pagas extras son un complemento económico, que permiten a los jubilados disfrutar de un complemento a sus ingresos mensuales. La mayoría de las pensiones de jubilación que abona la Seguridad Social se cobran en mensualidades naturales vencidas, divididas en catorce pagas, una por cada mes del año más dos retribuciones extraordinarias en junio y noviembre, lo que se conoce como pagas extras, que este año mantendrán la misma subida que en el caso de las pagas ordinarias. Aunque existe una excepción: las pensiones de incapacidad permanente derivadas de accidente laboral o por enfermedad profesional no cuentan con pagas extraordinarias, ya que la pensión se percibe en doce mensualidades ordinarias, con las pagas extras prorrateadas. Logran una paga mensual un poco más elevada, pero no cuentan con esa paga extra en verano y en Navidad.

Además de estas pagas extra, muchos pensionistas han recibido en algunas ocasiones durante el primer mes del año la llamada coloquialmente “paguilla de la cuesta de enero”, un abono extraordinario relacionado con la revalorización del IPC y la actualización de las pensiones. Pero este año, no se abonará. La caída a valores negativos del IPC -los precios descendieron un -0,5% a causa de la pandemia en 2020- ha provocado que no exista pérdida de poder adquisitivo, por lo que la Seguridad Social no está obligada a compensar y no habrá “paguilla”. El año pasado se aplicó una revalorización del 1,6% y el IPC cerró el ejercicio en el 1,9%, por lo que el Ejecutivo se vio forzado a compensar esa desviación de tres décimas, que supuso una inyección de 386 millones de euros en las cuentas de los pensionistas. Fuentes ministeriales apuntan que esta compensación desaparecerá con la nueva reforma de la pensiones que está en marcha, que ligará oficialmente la revalorización de las pensiones al IPC, siguiendo las recomendaciones del Pacto de Toledo.

Según la subida del sistema de las pensiones públicas contemplada en los Presupuestos Generales del Estado, las pensiones se elevarán un 0,9% las de carácter contributivo y un 1,8% las no contributivas. Esta revalorización supondrá un incremento medio de 9,16 euros. Por tanto, y ateniéndonos a la pensión media de la última nómina, la de diciembre, esta alcanzaría los 1.027,13 euros, mientras que la pensión de jubilación media se incrementaría hasta los 1.180,79 euros. En cuanto a las pagas extra, el incremento mantendría el mismo porcentaje, aunque la subida en el caso de las pagas extra subiría un poco, 10,53 euros en el caso de la jubilación media.

Según las tablas recogidas por el Ministerio de Seguridad Social, las subidas serán las siguientes:

1. Pagas contributivas. 851 euros al mes en 14 pagas para los para los jubilados de 65 años con cónyuge a su cargo (frente a los 843,4 euros al mes actuales); 797,9 euros al mes (790,7 euros actualmente) para los jubilados con menos de 65 años y con cónyuge a cargo; 689,7 euros al mes (frente a los 683,5 euros actualmente) para los jubilados que no tienen cónyuge, dentro de la unidad económica unipersonal; 654,6 euros mensuales (frente a los 648,7 euros actuales) para los mayores de 65 años que tienen cónyuge, pero no está a su cargo; 645,3 euros mensuales (639,5 euros ahora) para los que no tienen cónyuge y jubilados menores de 65 años; 609,9 euros mensuales (604,4 euros actualmente) para los menores de 65 años que tengan cónyuge, pero no a su cargo. La pensión máxima será de 2.707 euros al mes, con una cuantía máxima anual que no puede sobrepasar los 37.904,86 euros.

2. Pensiones no contributivas. Las de incapacidad, viudedad u orfandad experimentarán una subida del 1,8%. Las pensiones mínimas de viudedad subirán entre 4,7 y 7,2 euros mensuales; la pensión mínima contributiva de gran invalidez se incrementa hasta los 1.276,5 euros mensuales si se tiene cónyuge a cargo. Si no se tiene un cónyuge a cargo, ascenderá hasta los 1.034,6 euros. En el caso de las pensiones por incapacidad absoluta o total, será 851 euros mensuales o de 689,7 euros, según tendrán personas a cargo o no. Las pensiones de orfandad ascienden a 210,8 euros mensuales por beneficiario. Si es menor de 18 años y tiene una discapacidad igual o superior al 65% la prestación asciende cuatro euros, a 414,7 euros. Hay que recordar que las pensiones de incapacidad permanente derivadas de accidente laboral o por enfermedad profesional tienen las pagas extras prorrateadas.