ATA reclama ayudas directas y advierte que “no son un regalo sino la única salvación para muchos autónomos”

La vicepresidente económica, Nadia Calviño, reconoce que estas ayudas llegarán “cuanto antes” y que el plan del Gobierno necesita “una adecuación”

Autónomos y empresas están contras las cuerdas sin ayudas
Autónomos y empresas están contras las cuerdas sin ayudasCristina Bejarano La Razón

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha dejado claro que las ayudas directas que debe poner en marcha el Estado “no son ningún regalo, sino la única salvación de muchos autónomos”. A través de las redes sociales, Amor ha apuntado que estas ayudas son en realidad indemnizaciones o compensaciones de pérdidas, “como han hecho otros países de la Unión Europea” a los autónomos y empresas a los que se les ha limitado la actividad e incluso se les ha cerrado sus negocios.

Además, ha advertido de que el Gobierno debe poner en marcha un plan que de verdad sirva para reflotar a las empresas que más lo necesitan. “Cuidado en poner tiritas a hemorragias”, ha alertado Amor, que Europa ya ha creado ese modelo, “que es un ejemplo, que se ha demostrado que funciona y que debe implantarse en España”. Recuerda el presidente de ATA que todos los países de la UE han dado algún tipo de ayuda directa a los sectores más afectados por la pandemia, con mayor o menor cuantía, algo que solo se ha hecho en España a nivel regional o local y de forma muy puntual. “¿Por qué no compensan con el 70% de lo facturado en el primer trimestre de 2020 a autónomos y empresas al estilo de las medidas de Alemania?”, se ha preguntado Amor.

Precisamente hoy, la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha asegurado que las nuevas ayudas directas a las empresas llegarán “cuanto antes” porque el propósito es garantizar su solvencia, aunque no ha dado plazos para ello. No obstante, la ministra ha defendido la estrategia de ayuda al tejido productivo puesta en marcha por el Gobierno, pese a admitir que se necesita “una adecuación”. Según ha dicho, una vez que la Comisión Europea ha modificado ya el marco de ayudas públicas, el Ejecutivo ya está en disposición de ampliar el suyo con apoyo financiero directo a las empresas y con mayor cobertura temporal. “Ahora hay que ver qué medidas adicionales pueden reforzar la solvencia de las empresas”, ha afirmado, para señalar a continuación que se está llevando a cabo un trabajo “muy complejo” técnicamente con el propósito de que “la acción del Estado sea determinante, eficaz” y garantice “un impacto significativo”.

Hay que recordar que los trabajadores autónomos contrataron casi 70.000 asalariados menos en 2020 por la marcha negativo de los negocios por cuenta propia, según un informe publicado la semana pasada por ATA. En concreto, uno de cada cinco empleos perdidos el año pasado los ocupaban asalariados de un autónomo persona física -los que están dados de alta en la Seguridad Social como autónomos con su DNI, en contraposición a los autónomos societarios, que se dan de alta con algún tipo de sociedad-. Los propios autónomos con trabajadores a su cargo redujeron su afiliación en 26.243 personas, lo que supone un descenso del 6,1%.