El beneficio de Iberdrola alcanza los 3.611 millones de euros, un 4,2% más

La energética dispara su esfuerzo inversor un 13% hasta los 9.246 millones

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán
El presidente de Iberdrola, Ignacio GalánJOSE JORDANIberdrola

Iberdrola registró un beneficio neto de 3.610,7 millones de euros en 2020, un 4,2% más que los 3.406 millones obtenidos en 2019, pese a la caída de la energía distribuida en España, con una disminución del 5,5% con respecto a 2019, por las medidas de confinamiento. Según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la mejora del beneficio se explica por el esfuerzo inversor, que batió récords, y por la evolución operativa.

De hecho, el crecimiento del beneficio sería del 10% si se excluye el impacto de la Covid-19, que fue de 238 millones de euros durante el ejercicio. En 2021, la compañía estima alcanzar un beneficio neto de entre 3.700 y 3.800 millones de euros.

En concreto, las inversiones alcanzaron los 9.246 millones de euros en 2020 y fueron un 13% superiores a las del ejercicio anterior. El 91% de este volumen se destinó al desarrollo de nuevos proyectos renovables y redes eléctricas para acelerar la recuperación, en línea con la estrategia del grupo.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) subyacente fue de 10.715 millones de euros en 2020 (+8%), si se excluye el impacto de 218 millones de la COVID-19 y el efecto del tipo de cambio, que ha sido de 487 millones de euros.

El crecimiento en los resultados permite a Iberdrola proponer una retribución al accionista con cargo a 2020 de 0,42 euros por acción, un 5% más que en 2019.

Evolución de la demanda eléctrica

Respecto a la evolución de la demanda y la producción eléctrica del periodo en las principales zonas de actividad de la compañía, cabe señalar que el balance energético del sistema peninsular en 2020 se caracterizó por el aumento de la producción hidroeléctrica (+26%), solar (+39%) y eólica (+1%) respecto al mismo periodo del año anterior frente a una disminución del carbón (-55%) y de los ciclos combinados (-25%). La nuclear se mantiene estable. La demanda disminuyó un 5,1% respecto al año anterior, y en términos ajustados por laboralidad y temperatura cae también un 5,1% siendo el efecto de la Covid 19 la causa principal. A cierre de año, Iberdrola cuenta con una capacidad renovable instalada en España de 17.411 MW (+5,4%).

En Reino Unido, la demanda eléctrica disminuyó un 5,3% en el año 2020 frente al mismo periodo del año 2019. Por su parte, la demanda de gas convencional aumentó un 1,9%. • En las áreas de gestión de Avangrid, en la costa Este de los Estados Unidos, la demanda eléctrica cayó también un 1,1% respecto a 2019, mientras que la demanda de gas lo ha hizo un 7,9%. La demanda eléctrica en las zonas de gestión de Neoenergia en Brasil descendió un 1,5%.