Calviño reconoce que la evolución económica no es buena y revisará a la baja la previsión de crecimiento

“El duro impacto de la tercera ola nos obligará a revisar a la baja las previsiones económicas”

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño
La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia CalviñoEUROPA PRESS/E. Parra. POOL

“Marzo ha puesto fin a un trimestre muy duro, con un impacto de la tercera ola más duro que el de la segunda, con unos datos de paro no muy positivos, lo que seguramente nos obligará, como al resto de organismos internacional, a una revisión a la baja de las previsiones económicas”. Con esta contundencia y claridad la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha reconocido que el pasado trimestre cerró con unos malos datos de empleo el empleo y económicos, por lo que no descarta revisar a la baja las previsiones.

A un día de que se conozcan los datos de paro registrado de marzo, la ministra reconoce ya que el tercer mes del año “no ha sido positivo” para el mercado laboral pese a que fue “de menos a más” en lo que respecta a las afiliaciones a la Seguridad Social y a la reincorporación de trabajadores en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). En declaraciones a RNE, ha asegurado que marzo pone fin a un trimestre “muy duro”, en el que el impacto de la tercera ola del Covid sobre la economía ha sido mayor que el de la segunda ola, a lo que hay que añadir fenómenos meteorológicos como el de la tormenta Filomena, que no ayudaron al consumo.

En este sentido, la vicepresidenta ha indicado que estos factores llevarían “más bien” a una revisión a la baja de las previsiones económicas del Gobierno para este año, aunque ha precisado que “en el otro lado de la balanza” hay otros indicadores positivos, como la recuperación mundial y programas de estímulos como el de Estados Unidos, que impactarán favorablemente sobre España, especialmente en la segunda parte del año. “Donde hay unanimidad es en considerar que España será una de las economías que más crezcan en 2021 y que el crecimiento será intenso sobre todo en la segunda parte del año”, ha destacado Calviño, que ha recordado la dificultad que entraña hacer previsiones en momentos de incertidumbre como los actuales.

Calviño ha señalado que todos los organismos internacionales están integrando en sus previsiones económicas, “y lo mismo tendrá que hacer el Gobierno” español, dos factores fundamentales: la evolución de la pandemia, en la que se están teniendo ya noticias positivas en los países más avanzados en vacunación, y los programas de estímulo que se están aprobando en algunos países, que contribuirán a impulsar el comercio internacional y que ayudarán a una económica abierta como la española.

Por otra parte, Calviño, se ha mostrado dispuesta a ampliar los sectores que pueden beneficiarse de las ayudas directas a autónomos y empresas para el pago de deudas, ahora restringidas a las actividades más afectadas por la pandemia. “Estamos dispuestos y abiertos a que en el trámite parlamentario” de la normativa de las ayudas se puedan “ajustar” los parámetros de concesión o “dar mayor margen de actuación a las comunidades autónomas” en su gestión. La vicepresidenta ha defendido que las ayudas persiguen evitar problemas de solvencia en las empresas más afectadas por la pandemia, para lo que se han definido criterios “objetivos” como la evolución de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), aunque estos pueden ajustarse.