Fernando García Manso, presidente de Plus Ultra: «El Gobierno no nos ha ayudado a conseguir el rescate»

«La SEPI tendrá un observador en nuestro consejo. No se trata de que nos den el dinero y desaparezcan siete años»

Fernando García Manso, presidente de Plus Ultra Líneas Aéreas
Fernando García Manso, presidente de Plus Ultra Líneas AéreasPlus Ultra Líneas AéreasPlus Ultra Líneas Aéreas

Tras una dilatada carrera en los sectores del transportes y las telecomunicaciones, Fernando García Manso asumió las riendas de Plus Ultra Líneas Aéreas en septiembre de 2017. La compañía afronta ahora su momento más delicado no sólo por el coronavirus sino también por su controvertido rescate. García Manso, mediante un cuestionario, niega a LA RAZÓN cualquier intermediación del Gobierno para lograr la ayuda y defiende que son “un jugador relevante” en la conexión aérea con Latinoamérica.

-Tras su rescate, ha habido mucha controversia sobre el accionariado de Plus Ultra. ¿Me podría explicar con exactitud cuál es su composición y que porcentaje ostentan los empresarios venezolanos o hispano-venezolanos que forman parte del mismo?

-La compañía tiene 23 accionistas. Los mayores porcentajes del accionariado recaen en las compañías españolas Snip Aviation (45,33%) y Fly Spain (11,47%). El resto del accionariado se reparte entre diferentes empresas e inversores privados en porcentajes que oscilan entre el 0,11% y el 9,46%. Todos son españoles o hispano-venezolanos a excepción de tres accionistas extracomunitarios.

-¿Le consta que estos empresarios hayan sido investigados por supuestos delitos de blanqueo de capitales en España o EE UU?

-No

-¿Sabe si estos empresarios han tenido algún tipo de vinculación con el régimen de Nicolás Maduro?

-Plus Ultra Líneas Aéreas niega rotundamente que la empresa, sus accionistas o consejeros mantengan o hayan mantenido una vinculación contractual o personal con el Gobierno venezolano. Los accionistas y consejeros de la empresa no han formado parte de ese gobierno ni de ningún ente público en ese país; han ejercido su profesión o actividad en el sector privado. Somos una compañía absolutamente apolítica, sin vinculación ideológica ni de otra índole con los gobiernos de los países a los que volamos. No tenemos ningún contacto con el gobierno venezolano con respecto a nuestra situación empresarial. Somos una empresa española, nuestra sede central está en Madrid y pagamos nuestros impuestos en España.

-¿Han recibido algún tipo de ayuda para operar en una posición de ventaja en este país sobre Iberia o Air Europa?

-No. Desde que se cerró el espacio aéreo en marzo de 2020, Iberia ha realizado 6 vuelos y Air Europa 8. Además, actualmente Iberia ofrece en su página web un vuelo a Caracas el 24 de abril y Air Europa también ofrece en su página web un vuelo a Caracas el 13 de mayo. Ciertos medios publicaron que la Embajada española en Venezuela había dejado sin efecto unos vuelos de estas compañías que estaban concedidos porque así se lo debieron de pedir Iberia y Air Europa. No nos consta que se hayan denegado a ninguna compañía los vuelos. Creo que hay mucha confusión sobre este asunto.

-¿Contactaron con el Ministerio de Transportes para que les ayudara con el rescate?

-No. Todas las gestiones las hemos hecho directamente con la SEPI, siguiendo los cauces normales y aportando puntualmente toda la información que se nos ha requerido. Hemos contado con la consultora PwC para elaborar el “Corporate Review” en el que se comprobaba si todos los puntos requeridos por la SEPI quedaban cumplimentados en el plan presentado por la aerolínea.

-La compañía necesitó en 2017 de la ayuda de un préstamo de Panacorp para seguir adelante. ¿Qué derechos le otorga este crédito a Panacorp?

-Los de cualquier acreedor financiero cuyo derecho es recuperar el capital prestado y cobrar los respectivos intereses y están claramente establecidos en el contrato.

-Al margen de este préstamo, ¿tiene Camilo Ibrahim Issa algún otro préstamo, participación o empresas vinculadas directa o indirectamente con Plus Ultra?

-No. Tampoco ostenta ningún cargo en la estructura de gobierno corporativo de la compañía.

-Tras el revuelo originado por la presencia en su accionariado de empresarios venezolanos, ¿se plantean su salida?

-En absoluto. Nos parece que algunos de los accionistas de la compañía están sufriendo un trato injusto y difamatorio por el mero hecho de ser hispano-venezolanos. Se trata de empresarios que han decidido invertir parte de su patrimonio en España, generando empleo y contribuyendo al desarrollo de la economía del país. Se les debe el mayor respeto por nuestra parte.

-Según aseguran, cumplen todos los requisitos para recibir el rescate de la Sepi. ¿Una ayuda de 53 millones es desproporcionada para una compañía que facturó 62 en 2019, tal y como aseguran algunos?

-La facturación en 2019 fue de más de 94 millones de euros. El buen trabajo realizado por la nueva junta directiva ha conseguido un crecimiento vertiginoso, convirtiéndonos en la aerolínea española que más creció en 2019 con un incremento del 47% frente al ejercicio anterior. Crecimiento que, además, en los dos primeros meses de 2020 ha sido de más del 180%, lo que indica la increíble progresión que estábamos registrando y el enorme potencial de Plus Ultra Líneas Aéreas. La cantidad que hemos recibido es la mínima imprescindible para que la compañía pueda superar con garantías el impacto que está produciendo la pandemia de Covid 19 en las operaciones de la aerolínea y, proporcionalmente, no difiere mucho de las ayudas públicas recibidas por otras empresas del sector.

-¿Qué planes tienen para devolver la ayuda? ¿Cuántos años calcula que tardarán en reembolsarla?

-Una pandemia mundial es un acontecimiento insólito que nadie habíamos experimentado hasta ahora. Prever como va a evolucionar y cuando va a acabar esta situación es muy complicado. La evolución de la campaña de vacunación, a pesar de sufrir algunos pequeños contratiempos, nos hace ser muy optimistas de cara a que se pueda empezar a reactivar paulatinamente la actividad este verano. Es evidente que la pandemia ha afectado significativamente a nuestras cuentas y por eso pedimos este rescate, pero creemos que la cantidad solicitada va a ser suficiente para poder cumplir con nuestro plan de viabilidad y no creemos que vayamos a necesitar financiación adicional.

-¿Habrá algún miembro en representación de la SEPI en su consejo de administración para controlar el uso de los fondos?

-Sí, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales tendrá un observador dentro del consejo de administración. Los préstamos prevén , por supuesto, mecanismos de control y monitorización continua de la marcha de la compañía y del cumplimiento de las obligaciones que se asumen con la financiación. No se trata de que nos den la financiación y desaparezcan hasta dentro de 7 años.

-¿Entiende que se ponga en duda su carácter estratégico por la baja cuota de mercado que tienen, por debajo del 0,1% en 2019?

-Plus Ultra Líneas Aéreas tiene, de media, más de un 21% de cuota de mercado en las rutas que opera, (llegando a alcanzar picos del 80% en algunas rutas) cuota de mercado que venía creciendo exponencialmente durante los años anteriores a la pandemia. Pero, más allá de eso, las empresas aeronáuticas, independientemente de su tamaño o cuota de mercado, tienen derecho a acceder a las ayudas en igualdad de condiciones. Las reglas del juego son muy claras e iguales para todos. Según las normas de la SEPI, una empresa puede optar a las ayudas si es estratégica y será considerada estratégica entre otros motivos por: “…su contribución al buen funcionamiento de los mercados…” y “…la importancia sistémica o estratégica del sector de actividad o de la empresa…”. Nadie cuestiona que la industria del transporte aéreo -en un país donde el turismo representa más de un 12 % del PIB- es un sector estratégico de nuestra economía. Pero hay otro punto que nos parece fundamental: cuando finalice la integración de Air Europa en Iberia, la única alternativa al operador dominante que tendrán los ciudadanos para conseguir vuelos a precios competitivos desde España hacia Latinoamérica será Plus Ultra. Si desaparecemos, se formaría en esas rutas un monopolio que perjudicaría a los millones de pasajeros que cada año vuelan entre Latinoamérica y España. Nuestra presencia en el mercado beneficia a los consumidores que pueden viajar a más destinos, con más frecuencias y con mejores tarifas gracias a la presión que supone sobre los precios que haya en esas rutas un operador alternativo. Por tanto, también cumplimos con el requisito establecido por la SEPI para poder optar a las ayudas de sede el punto de vista estratégico: “contribuir al buen funcionamiento de los mercados”.

-¿Cómo se puede ser fundamental para el hub de Barajas con sólo cuatro aviones en la flota y una cuota tan reducida?

-Durante el ejercicio 2019 la compañía transportó más de 180.000 pasajeros a los diferentes destinos en los que opera y se tenía previsto para el ejercicio 2020 el transporte de 250.000 pasajeros. Unas previsiones que se vieron interrumpidas por la pandemia por Covid-19. Además, esperamos recuperar mucha de nuestra actividad a partir del próximo verano. Para entonces, prevemos tener operativas cinco rutas con dos o más frecuencias semanales de Madrid a Lima, Caracas, Quito y Guayaquil, así como de Tenerife a Caracas, siendo este el único servicio Transatlántico desde las islas. Posteriormente, esperamos añadir rutas desde Madrid a Bogotá, Cali, Cartagena, La Habana y República Dominicana. Adicionalmente, estamos estudiando la apertura de rutas adicionales que hasta que no tengamos cerradas no estamos en condiciones de anunciar. Un estudio de la Fundación Ortega y Gasset en 2017 dice textualmente que “La conectividad aérea entre España y Latinoamérica es crucial para el desarrollo económico de España y el liderazgo de Madrid como puerta de entrada de Latinoamérica en Europa está seriamente amenazado”. En este contexto, Plus Ultra Líneas Aéreas juega un papel estratégico importante para cubrir la carencia que España tiene en este nicho de mercado, en el que somos un jugador relevante.