45 años cotizando no valen para una pensión completa en la jubilación anticipada

Luis Ortiga envía a Pedro Sánchez una carta abierta para que acabe con el injusto recorte a los jubilados que se ven obligados a jubilarse con largas carreras de cotización

Luis Ortiga
Luis OrtigaMiquel Gonzalez MIQUEL GONZALEZ / SHOOTING

«Mi nombre es Luis Ortiga. Soy un jubilado de forma anticipada, a los 61 años de edad. Fui despedido de mi trabajo por causas económicas y organizativas. Tuve que pasar por el desempleo durante dos años, antes de tener que acogerme a la jubilación anticipada. A pesar de haber cotizado a la Seguridad Social por más de 45 años, el cálculo de mi pensión se ha visto afectado en un 24%. No, no, señor presidente, no un 24% de premio por los años cotizados de más sobre los 37 años y 3 meses exigidos actualmente en la Ley, sino de penalización y, además, a perpetuidad (hasta mi fallecimiento)».

Así de clara, contundente y sangrante comienza la carta abierta que este jubilado, que se retiró anticipadamente por culpa de la crisis, le ha enviado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que quiere poner en su conocimiento la triste situación de miles de trabajadores que se han visto forzados a poner fin a su carrera profesional, con un inesperado «premio» por parte de la Seguridad Social de un duro varapalo a su prestación.

Ante este desamparo que sufre se ha unido a la asociación Asjubi40 –que desde hace años reclama justicia para estos trabajadores– para que no se olvide su situación y la de 540.000 españoles y se cambie esta injusta legislación laboral, para evitar que en el futuro las nuevas generaciones de jubilados sufran la misma sangría en sus carnes y se revierta esta injusticia.

El objetivo es que se eliminen los coeficientes reductores cuando se hayan trabajado 40 años o más, que sea con carácter retroactivo –no piden recuperar el dinero perdido hasta ahora, sino que no pierdan más– y que se normalice para futuros pensionistas. «Me siento absolutamente maltratado y decepcionado. Después de 45 años cotizando era lo menos que me podía esperar», explica a LA RAZÓN Ortiga, que se retuerce en su asiento cuando escucha al ministro Escrivá defender el sentido de solidaridad que deben tener los trabajadores con el sistema de pensiones.

«Oigo hablar al ministro sobre la solidaridad contributiva y no doy crédito. ¿Y con nosotros? Pues bien, yo se lo digo. Creo que 45 años de contribución y solidaridad con el sistema deberían ser suficientes para que al menos no nos recortaran la pensión».

Desde el Ministerio saben ya de esta situación y afirman que tienen en marcha un estudio para tomar una decisión sobre este colectivo. Pero el empeño de José Luis Escrivá en poner trabas a la jubilación anticipada, con penalizaciones de hasta un 8% anual, augura poco éxito en sus aspiraciones.

Ortiga tiene muy claro qué le diría a Escrivá si tuviera la oportunidad de hablar con él cara a cara: «Que acabe ya con este trato discriminatorio hacia unos trabajadores que hemos estado más de 40 años contribuyendo al bienestar social de todos los españoles y no nos merecemos que nos traten de esta manera. Que cumpla con el principio de contributividad indicado en el Pacto de Toledo y que no dé la espalda a los 15 gobiernos autonómicos que nos apoyan. Todos los que estamos en la misma situación no pedimos más que los demás, solo lo que creo que nos hemos ganado: el derecho a una pensión digna». No entiende este jubilado que sus 45 años de carrera laboral «le parezca poco». «Que se pregunte cómo se siente una persona después de cuatro décadas trabajando y cotizando, y hacen esta indignidad», sentencia.