Declaración de la Renta 2020: ¿cuánto ahorrará en impuestos por las aportaciones que ha hecho a su plan de pensiones?

La aportación máxima deducible es de 8.000 para esta campaña y de 2.000 euros para la próxima. Esto implica que el ahorro fiscal de hasta 3.600 euros se reducirá a tan solo 900 euros

Imagen de una persona usando su móvil y ordenador
Imagen de una persona usando su móvil y ordenadorChris Smith www.OutofChicago.comGetty Images/Flickr RF

Los planes de pensiones son una herramienta de ahorro enfocada a reservar un colchón para la jubilación, por ello el acceso a este dinero es restringido. Hacer aportaciones anuales requiere un esfuerzo económico que no todos están dispuestos a hacer, de ahí que cuenten con incentivos fiscales que repercuten en la declaración de la Renta.

¿Cuánto puedo aportar a mi plan de pensiones?

Uno de los beneficios más atractivos de los planes de pensiones es su fiscalidad, que permite reducir la base imponible del IRPF. La ley permite aportar a estos planes un máximo de 8.000 euros anuales, de los cuales el contribuyente se podrá deducir los 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas, la cantidad que sea más baja. Esta cantidad se descuenta directamente de la base imponible del IRPF. Lo que sobrepase ese límite no desgrava, pero esas cantidades extra pueden ser trasladar a los cinco siguientes ejercicios fiscales, según explica el Instituto BBVA de Pensiones.

Además, existen otros límites para determinados casos concretos. Si su cónyuge cuenta con un plan de pensiones y sus rendimientos netos del trabajo y/o actividades económicas son inferiores a 8.000 euros anuales, podrán realizar aportaciones en favor del mismo con un límite de 2.500 euros que también podrá desgravar en su declaración de la Renta. Por otro lado, los titulares de un plan de pensiones con una minusvalía igual o superior al 65% gozan de un límite máximo de desgravación hasta los 24.250 euros y las personas en grado de parentesco con el titular de un plan de pensiones que tenga discapacidad, podrán aportar a su favor hasta 10.000 euros.

¿Cómo se calcula el ahorro de impuestos?

El efecto reductor sobre la base imponible es equivalente a haber cobrado menos dinero en su trabajo, por lo tanto el pago de impuestos es más reducido en la declaración de la Renta. Para calcular cuántos impuestos se puede ahorrar con estas aportaciones, basta con aplicar el tipo marginal que le corresponde a nuestra base imponible sobre la cantidad que haya aportado a su plan de pensiones en 2020. Para ello, lo primero que debe conocer son los distintos tramos de IRPF. Son los siguientes:

1º Con ingresos hasta 12.450 euros, la retención es del 19%.

2º Entre 12.450 euros hasta 20.200 euros, se retiene el 24%.

3º Entre 20.200 euros y 35.200 euros, pagará el 30% de IRPF.

4º De 35.200 euros a 60.000 euros, se retiene el 37%.

5º Por encima de los 60.000 euros, la retención es del 45%.

En 2022, cuando haya que presentar la declaración correspondiente a 2021, entrará en juego un nuevo tramo. Se gravará con el 45% de 60.000 a 300.000 euros y a todos los ingresos que superen los 300.000 euros se les impondrá un tipo del 47%. Además del nuevo tramo de IRPF, los titulares de un plan de pensiones deben tener en cuenta que a partir de este 2021 la aportación máxima con derecho a desgravación se ha reducido de 8.000 euros a 2.000 euros, por lo que el ahorro fiscal será mucho menor en la próxima declaración de la Renta. El límite de aportaciones al plan de pensiones del cónyuge también se reduce de 2.500 euros a 1.000 euros.

¿Cuánto puedo ahorrar? Ejemplos prácticos

En la declaración de la Renta 2020, un partícipe de un plan de pensiones que haya ganado 45.000 euros tendrá un tipo marginal del 37%. Por lo tanto, si aportó el máximo de 8.000 euros con derecho a desgravación, tendrá un ahorro fiscal de 2.960 euros (el 37% de 8.000 euros). Por el contrario, si una persona aporta la misma cantidad anterior al plan de pensiones (8.000 euros), pero su base imponible es de 65.000 euros, podrá desgravarse el máximo de 3.600 euros (el 45% de 8.000 euros). Esto implica que con la misma aportación, obtienen mayor ahorro de impuestos el contribuyente que tenga una mayor base imponible.

En 2022, cuando haya que presentar la declaración de la Renta de 2021, estas cifras serán muy inferiores. Como la aportación anual máxima con derecho a desgravación ya es de únicamente 2.000 euros, un contribuyente que haya aportado ese importe y cuya base imposible sea de 45.000 euros, solo podrá ahorrar 740 euros en impuestos (el 37% de 2.000 euros). Mientras que un contribuyente cuya base imponible sea de 65.000 euros y que haya aportado igualmente 2.000 euros a su plan de pensiones podrá ahorrar 900 euros.