El Gobierno fuerza la salida de Abril-Martorell como presidente de Indra

El mandato del Ejecutivo vencía ahora y la SEPI, con el 18% de su capital, ha tomado la decisión de “imprimir un nuevo rumbo a la compañía”

Economía.- Abril-Martorell señala que Indra acelerará su transformación para responder al escenario creado por el Covid
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, en una junta de accionistas de la compañía INDRA 25/06/2020 INDRA

Relevo al frente de Indra. El Gobierno parece no haber quedado satisfecho con la gestión de su actual presidente, Fernando Abril-Martorell, y ha tomado la decisión de relevarle en el cargo. Según ha informado la compañía en un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV), “el principal accionista ha trasladado a la compañía su voluntad de promover un relevo en la presidencia, ostentada por Fernando Abril-Martorell Hernández, cuyo mandato finaliza este año”. El principal accionista de Indra, con el 18,7% de su capital, es la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), el ente público dependiente del Ministerio de Hacienda y que, entre otras responsabilidades, gestiona el Fondo de Ayuda a la Solvencia de Empresas Estratégicas que ha salvado a Air Europa, Duro Felguera y la aerolínea Plus Ultra.

Según ha explicado la empresa en el comunicado, la SEPI ha trasladado a la dirección de la compañía el “deseo de dar inicio a una nueva etapa en la presidencia de la compañía”. “En la compañía se abre una nueva etapa llena de oportunidades en sectores clave para el país que por su alto contenido tecnológico pueden contribuir en primera línea a la reactivación económica”, han asegurado desde SEPI. Y, para aprovechar estas oportunidades, Abril-Martorell no es el hombre idóneo para el Ejecutivo.

Gestión

Abril-Martorell, licenciado en Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas, accedió al cargo después de que en 2015 la SEPI también solicitara el relevo del que entonces era presidente de la tecnológica, Javier Monzón. Su gestión durante la pandemia no fue vista con buenos ojos por el Ejecutivo debido a que trató de aplicar una reestructuración laboral para redimensionar la fuerza laboral de la compañía. Tras las protestas sindicales, el grupo suavizó el ajuste y pactó medidas menos drásticas y de carácter temporal.

Indra alcanzó un beneficio neto en el primer trimestre del año de 22,3 millones de euros, un 255,3% más que en el mismo periodo del ejercicio pasado, cuando su resultado fue de 6,3 millones, con lo que ha retornado así a niveles previos a la pandemia. Tras la publicación de estos resultados, las acciones de la compañía recuperaron el nivel de los 8 euros. Sin embargo ayer, tras conocerse la decisión del Ejecutivo de no renovar a Abril-Martorell, los títulos de la firma tecnológica cerraron con una caída del 7,96%, hasta los 7,52 euros, convirtiéndose en el peor valor de la sesión.

Junto a la SEPI, sus principales accionistas son la Corporación Financiera Alba (10,5%), Fielity (9,8%), Norges Bank (3,8%), el fondo T. Rowe Price (3,1%) y Banco Santander (3%).