Los sindicatos amenazan a Escrivá con una huelga en la Seguridad Social por su mala gestión

Denuncian el bloqueo administrativo del Ministerio, su falta de diálogo y la transformación de los servicios públicos en una “Administración hostil”

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante una rueda de prensa en la sede ministerial
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante una rueda de prensa en la sede ministerialRicardo Rubio Europa Press

Bajan revueltas las aguas en el Ministerio de Seguridad Social. Los sindicatos mayoritarios en la Administración Pública (CSIF, CC OO y UGT) anuncian movilizaciones en contra de la gestión realizada hasta ahora por José Luis Escrivá, al frente de este departamento, al que acusan de haber provocado el caos en los servicios que presta este Ministerio, “hasta ahora ejemplares”, para convertirlos en “inaccesibles y hostiles”. Así lo denuncian en un comunicado las tres organizaciones sindicales, que anuncian diversas actuaciones de protesta contra Escrivá, que culminará con una convocatoria de huelga si, finalmente, el Gobierno “no da una respuesta satisfactoria y cumple los acuerdos alcanzados y da a la ciudadanía el servicio al que tienen derecho en las condiciones que se necesitan para ello”, defienden. Así se lo indicaron al secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, en el Consejo General del INSS celebrado el pasado 21 de junio.

En su durísimo comunicado, CSIF, UGT y CCOO cargan contra la gestión realizada hasta ahora por Escrivá, al que acusan de “inaccesibilidad”, ya que “llevamos más de un año solicitando una entrevista, solicitud de la que no hemos recibido respuesta en todo este tiempo”. El grueso de sus acusaciones se centran en que el ministro “ha transformado la Administración de la Seguridad Social, hasta ahora amable y respetuosa con la ciudadanía y felicitada por los usuarios e incluso por las Cortes, en una Administración hostil, con vigilantes de seguridad en las puertas con instrucciones concretas para la no accesibilidad a los centros de trabajo”.

Además, quieren hacer constar que sus decisiones siempre se toman de forma unilateral y sin contar en ningún caso con trabajadores y sindicatos, y sin realizar estudios previos que analicen si sus decisiones pueden llevarse a cabo o no. “Escrivá impone medios de comunicación y de gestión telemáticos sin considerar si la ciudadanía dispone de ellos o los sabe manejar”. Los sindicatos le recuerdan que muchos de los servicios no están disponibles ni son accesibles, tanto de forma presencial como virtual. Según recoge el informe presentado por los sindicatos en el Consejo General del INSS -sobre un sondeo realizado en todo el Estado-, queda constatada “la imposibilidad de obtener una cita previa en la mayoría de las ciudades, tanto para atención telefónica, certificado digital, solicitud de pensiones o Ingreso Mínimo Vital”.

Según ha reconocido la propia Administración, uno de sus servicios atendió el pasado trimestre a “143.130 llamadas frente a 1.920.312 que no se pudieran atender por falta de capacidad operativa”. Asimismo, acusan los sindicatos al ministro de no haber dado solución “a la pérdida de la cuarta parte de las muy envejecidas plantillas, el incremento de la carga de trabajo con el Ingreso Mínimo Vital y el desorden de la organización de los puestos de trabajo que no se corresponde con el servicio que se ha de prestar”.

Las entidades de los trabajadores han realizado un sondeo al personal de la Seguridad Social sobre la movilización, que “está teniendo una respuesta masiva y favorable a los actos de protesta”.