Bruselas avala que Air Nostrum reciba 9 millones de euros

Este dinero intenta paliar las pérdidas durante la pandemia. Tendrá forma de subvención y llegará antes del final de año según un calendario de desembolsos que todavía debe establecerse

Avión de Air Nostrum
Avión de Air NostrumLa Razón

La Comisión Europea ha dado luz verde a que la compañía Air Nostrum reciba 9 millones de euros de dinero público español para compensar los daños sufridos por las restricciones impuestas por el coronavirus. Según ha explicado el ejecutivo comunitario mediante un comunicado, esta cantidad representa parte de las pérdidas netas registradas por la empresa entre el periodo del 29 de marzo al 23 de mayo de 2020, cuando su flota tuvo que quedarse en tierra debido a las limitaciones impuestas para frenar la expansión del virus. Según esta comunicado de la Comisión Europea, “Air Nostrum desempeña un papel importante en la conectividad internacional española” y también resulta “crucial” para la conectividad regional, en particular en la comunidad autónoma valenciana. Esta ayuda tendrá forma de subvención que llegará antes del final de año según un calendario de desembolsos que todavía debe establecerse.

Para avalar esta ayuda pública, la Comisión Europea ha examinado que esta medida respeta la legislación europea que permite auxiliar a las empresas dañadas por una situación excepcional, como el coronavirus. Asimismo, Bruselas considera que esta medida es “proporcionada” y que la compensación no resulta excesiva a los daños causados, ya que se limitan a paliar los efectos de la pandemia.

La Comisión Europea se ha visto obligada a flexibilizar su política de competencia para permitir que los Estados miembros abran el grifo del dinero público a la hora de auxiliar a los sectores más dañados por el impacto del coronavirus. Bruselas decidió no poner en marcha un marco específico para las aerolíneas debido a la diversidad de ruta y modelos de negocios entre los Veintisiete, pero sí ha avalado que los diferentes países pongan en marcha esquemas de ayudas, siempre y cuando no distorsionen la competencia en el mercado único.