Así puedes reconocer si el precio de una casa es adecuado para comprarla como inversión

Cada vez son más los particulares y pequeños ahorradores que están estudiando la posibilidad de invertir en el mercado inmobiliario

Comprar una casa a modo de inversión es una decisión de riesgo, por lo que debe tomarse después de haber realizado un buen estudio
Comprar una casa a modo de inversión es una decisión de riesgo, por lo que debe tomarse después de haber realizado un buen estudio FOTO: Jesús G. Feria La Razón

Con la caída del precio de la vivienda, las dudas sobre el futuro de las pensiones y la escasa rentabilidad que actualmente ofrecen los bancos y la bolsa, son cada vez más las personas que están apostando por invertir en el mercado inmobiliario. No obstante, adquirir una vivienda para rentabilizarla a través del alquiler no es una decisión que deba tomarse a la ligera, pues no será una tarea sencilla y se debe manejar toda la información disponible para lograr el objetivo buscado.

La red Alfa inmobiliaria, que cuenta con más de 100 agencias franquiciadas en España y 108 a nivel internacional, ofrece una serie de recomendaciones que buscan ayudarle a identificar, con criterios profesionales, si una vivienda concreta tiene el precio adecuado para adquirir con el objetivo de alquilarla.

La primera de ellas hace referencia a analizar la rentabilidad bruta. Para ello, la forma más habitual de hacerlo es multiplicar por 12 meses el precio del alquiler de una vivienda. Se puede buscar el precio de otras propiedades similares de la zona, consultar a algún vecino o portero del barrio, o a través de Internet. Eso sí, se debe tener en cuenta que cualquiera de estas fuentes le dará los precios de salida, no los precios reales a los que finalmente se alquila una propiedad. Para llegar a una cifra realista, sobre este precio obtenido habría que descontar entre un 10 y un 15%. Al número resultante de esta operación, se le tienen que descontar todos los gastos que una propiedad conlleva: comunidad, suministros, reparaciones, seguros del hogar, IBIs, protección de propietarios… Así como los meses en los que la vivienda esté vacía. De esta forma se puede valorar su rentabilidad bruta.

Pero hay otra forma más útil, sencilla y profesional que le ayudarán a tomar una decisión con criterios mucho más objetivos y profesionales, y es el “método de valoración PER”, un método que relaciona el número de veces que el precio de la vivienda contiene al precio que aportará el alquiler. Por ejemplo, si una casa tiene un valor de 250.000 euros y su alquiler es de 6.800 euros anuales, quiere decir que tardará casi 37 años en recuperar la inversión realizada, un periodo de tiempo demasiado prolongado si tenemos en cuenta que, en España, este índice se sitúa desde 2010 en 25,6 años, con Madrid y Barcelona a la cabeza, con un PER del 27. Pedro Duque, directivo de Alfa Inmobiliaria, apunta lo siguiente: “Como orientación, podemos decir que, según los últimos datos del Banco de España, de marzo de 2021 el alquiler de una vivienda en España ha tenido una rentabilidad a 12 meses del 3,68%. Si comparamos esta cifra con la rentabilidad bruta anual de los depósitos bancarios, la adquisición para destinar al alquiler resulta bastante atractiva. Más aun teniendo en cuenta que las rentas de los alquileres se actualizan según el IPC, y el dinero no”.