El campo se harta y anuncia movilizaciones en Navidad contra el Gobierno por la subida “inasumible” de los costes

Se unirán a los paros de los transportistas en plena campaña navideña

El campo no puede más y ha decidido iniciar protestas y movilizaciones ante la falta de respuesta del Gobierno a sus reivindicaciones. Las tres principales organizaciones agrarias (Asaja, COAG y UPA) han confirmado oficialmente que se unirán a los transportistas en diciembre ante los problemas que atraviesa el campo, como el aumento de los costes de producción y la falta de rentabilidad agraria. Exigen al Gobierno que se articulen “medidas fiscales, económicas y políticas para proteger la producción” de alimentos en España.

Las protestas se celebrarán en distintos puntos del territorio nacional y no se descarta una gran manifestación en Madrid con el objetivo de denunciar que la supervivencia de los productores y del medio rural español está en peligro “por una confluencia de motivos”, según un comunicado conjunto de las organizaciones. Las asociaciones han presentado un #SOSrural con un calendario de protestas cuyas fechas no se han concretado, aunque han adelantado que coincidirán con el paro de los transportistas, previsto del 20 al 22 de diciembre.

Agricultores y ganaderos han explicado a LA RAZÓN que las causas por las que se han visto forzados a tomar “esta decisión tan drástica” han sido por la falta de respuesta del Gobierno al “desmesurado” incremento de los costes de producción “a niveles nunca vistos”, después de que la energía eléctrica se haya encarecido un 270% en el último año y el gasóleo agrario que usan los tractores, un 73%. A esto hay que unir las subidas continuas de suministros esenciales, como los piensos para el ganado, de un 30%; los abonos, un 48%; los plásticos para invernaderos, un 46%; el agua, un 33%; o las semillas, un 20%.

Según denuncian los productores, los distribuidores están cargando esta subida de forma directa a los consumidores en el precio final de los alimentos, mientras que en el campo siguen sin cubrir sus costes y “vendiendo a pérdidas”, por lo que han reclamado un reparto “más justo” del valor de los alimentos en la cadena alimentaria.

Asimismo, exigen que el Gobierno “dé la cara” y les convoque a una reunión urgente con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y un apoyo “firme” de las administraciones a todos los niveles, con la puesta en marcha de un plan que “salve” al sector primario y la articulación de medidas fiscales, económicas y políticas que protejan la producción de alimentos.