La patronal catalana defiende la subida de sueldos para hacer frente al aumento de la inflación

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, aparca sus diferencias con la CEOE para que la reforma laboral se apruebe sin que se modifique “ni una coma” en su tramitación

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

El aumento desbocado de la inflación constituye en la actualidad una gran amenaza económica, la cuál tendrá un efecto directo en una pérdida de poder adquisitivo generalizada, así como en el salario de la ciudadanía.

Tal es la problemática, que el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha defendido el acordar un incremento salarial para los próximos dos o tres años, con el objetivo de que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo ante esta situación.

Sánchez Llibre, en una entrevista en La 2-Ràdio 4, ha dicho que “hay que ser realistas, objetivos y responsables” y que se deben tomar medidas que hagan frente al incremento de la inflación, que se disparó hasta el 6,5 % en diciembre, siendo el máximo nivel en 30 años.

Por lo tanto, en este sentido, opina que “sería interesante” poder conseguir un acuerdo entre empresarios y sindicatos “para concertar el incremento salarial para los próximos dos o tres años”. A pesar de que no ha especificado de cuánto debería ser dicho aumento, lo que quieren evitar es la pérdida de capacidad adquisitiva de los trabajadores.

“No solo se tiene que subir el salario mínimo, sino todos los salarios”, ha afirmado el presidente de Foment y además ha defendido que estos “han de ser competitivos y la gente se tiene que ganar la vida”.

Asimismo, Sánchez Llibre, ha explicado que no comparte la decisión del PP de llevar a los tribunales y a Bruselas el reparto de los fondos europeos por parte del Ejecutivo, al considerar que los está asignando “a dedo”.

El empresario ha pedido que se actúe con “eficiencia y celeridad” para que lleguen a todas las empresas, grandes, medianas y pequeñas. “No tendríamos perdón de Dios si España desaprovechara esta gran cantidad de recursos, que han de ser básicos para la recuperación económica”, ha subrayado Sánchez Llibre.

Foment defiende aprobar la reforma sin cambios

Por otro lado, el presidente de Foment del Treball, ha asegurado que trabajará para que la reforma laboral pactada por el Gobierno y los agentes sociales y económicos se apruebe sin cambios, pese a reconocer las “diferencias” mantenidas con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) por este acuerdo.

Sánchez Llibre ha explicado que Foment trasladó a la CEOE sus “discrepancias” con la aprobación de la reforma laboral, al considerar que supone “perder una oportunidad para modernizar la legislación laboral y adaptarla a la economía del siglo XXI”.

Asimismo opina que la reforma debería haber profundizado en flexibilidad, potenciado la seguridad en la contratación indefinida e incorporado medidas para reducir el desempleo juvenil. El presidente de Foment también defiende que la temporalidad es necesaria en sectores como el campo o el turismo.

“Hubo discrepancias, puntos de vista diferentes, pero dicho esto, hicimos una abstención responsable y a partir de aquí todos vamos en la misma dirección”, ha subrayado el empresario catalán.

Por lo tanto, Sánchez Llibre ha insistido en que comparte y respeta la decisión de la CEOE, por lo que trabaja, manteniendo reuniones con todos los grupos parlamentarios, para que la reforma laboral se apruebe sin que se modifique “ni una coma” en su tramitación.

“Nunca he dado un paso que fuera en dirección contraria al acuerdo global de la CEOE”, ha señalado el presidente de Foment, que cree que las diferencias entre los miembros de la patronal española “enriquecen la cohesión interna” de la entidad, más aún en una reforma de esta envergadura, donde la posibilidad de que haya unanimidad total es “imposible”.