Repsol presenta Shyne, el megaconsorcio del hidrógeno verde con inversiones de más de 3.200 millones

La energética lidera un grupo de socios de referencia y entidades científicas, sociales y educativas que crearán el mayor proyecto de energía verde de España y una referencia en Europa

Proyecto de hidrógeno renovable de Repsol
Proyecto de hidrógeno renovable de Repsol FOTO: REPSOL REPSOL

La apuesta de Repsol por el hidrógeno verde ya es una realidad. La compañía energética presentó hoy oficialmente el consorcio Spanish Hydrogen Network (Shyne). Su objetivo: impulsar el hidrógeno renovable en España junto a varios socios de referencia -Enagás, Alsa, Grupo Celsa, Bosch, Scania, Talgo, Scania, Iberia, Navantia, Sidenor, Pymar, SEPI o Tubacex, entre otras- copromotores de esta iniciativa, que cuenta también con la participación de otras 26 entidades como socios colaboradores de los proyectos -entre ellas, la Asociación Española de Hidrógeno (AEH2), el Centro Nacional de Experimentación de Tecnologías de Hidrógeno y Pilas de Combustible (CNH2), la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio, el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG), la Fundación para el Desarrollo de la Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón (FHa), la Fundación Instituto de Investigación de la Energía de Cataluña (IREC), Tecnalia y Cidetec, así como las universidades de Castilla-La Mancha y Alicante-.

Shyne se convertirá así en “el mayor consorcio de hidrógeno renovable en España” y tendrá como meta “fomentar una descarbonización rápida y efectiva a través de este vector energético, que se postula como una de las claves de la transición energética”, informó la compañía. Los proyectos que se agrupan en el consorcio supondrán una inversión acumulada de 3.230 millones de euros, lo que permitirá “poner en marcha distintas iniciativas de producción, distribución y uso de hidrógeno renovable en el sector industrial, en el transporte y en otras aplicaciones”. Se trata de un proyecto que en su conjunto espera generar más de 13.000 empleos. En total, Shyne reunirá a 22 empresas y 11 asociaciones, centros tecnológicos y universidades bajo el liderazgo de Repsol, aspirando a ser “un proyecto de referencia en Europa, vertebrador de nuevas oportunidades en toda la cadena de valor”.

El acto de presentación ha contado con la presencia de la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, y el secretario general de Industria y Pyme, Raúl Blanco, junto al consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, que calificó Shyne como una iniciativa “muy motivadora” que va a “permitir unir capacidades, juntar fuerzas y contribuir con más sinergias” a alcanzar el objetivo de la descarbonización en país. Además, el directivo destacó la capacidad vertebradora del proyecto, con presencia en una decena de comunidades autónomas del país, y de permitir a España aprovechar su capacidad tecnológica e industrial “para ser líder a nivel europeo” en el desarrollo del hidrógeno verde, generando también más de 13.000 empleos, “la mayor parte industriales, que son más estables, mejor pagados y más resilientes”, añadió. El objetivo es alcanzar “la neutralidad climática”, por el que no hay sólo un camino, “hay muchas vías, y el hidrógeno renovable aparece como una vía clara, la mejor solución en un futuro para el transporte pesado y la industria”.

Repsol toma así la delantera en la carrera por el hidrógeno verde, que se ha convertido en un caballo de batalla en el panorama energético español, con los principales grupo del sector inmersos en liderar su desarrollo, que se ha convertido para España en un pilar básico dentro del proyecto país. De hecho, el Gobierno lanzó una hoja de ruta con el objetivo de ser líder en esta tecnología que establece, entre otros, el objetivo de alcanzar 4 GW de capacidad de producción en 2030, un 10% del total de la UE. Y es que la cantidad y la calidad de los recursos renovables le otorgan a España una ventaja competitiva en el desarrollo del hidrógeno renovable, con el objetivo de convertirse en un hub internacional de esta tecnología.

Tal es el papel prioritario que le ha concedido el Gobierno que será el elemento del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para impulsar las energías ‘verdes’ que recibe más apoyo, con un total de los 1.555 millones de euros, que se estiman que movilizarán otros 2.800 millones de capital privado. Sumará así 4.355 millones de euros, algo más de un cuarto de los 16.300 millones que el Ejecutivo pretende movilizar con este PERTE para las renovables.

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, consideró que el proyecto representa una “iniciativa muy singular y necesaria en este momento tan importante” en la carrera por el impulso al hidrógeno renovable, considerado “estratégico” y una “oportunidad que no se puede perder” para ser “líderes”, dijo. “El hidrógeno renovable es un proyecto país y una pieza fundamental en el puzzle para completar la descarbonización”, destacó Aagesen, subrayando que el objetivo es que España sea capaz de “innovar y diseñar” en esta tecnología, “estando desde el principio” de su desarrollo. “Estamos en una década de gran carrera por el liderazgo tecnológico y España y sus empresas quieren estar en esa carrera”, destacó.

En la mesa redonda celebrada, el presidente de Alsa, Jorge Cosmen, destacó que “dentro de este proceso de transición hacia flotas cero emisiones que desde Alsa queremos liderar, este mes tenemos previsto incorporar el primer autobús de propulsado por hidrógeno a una de nuestras operaciones de forma estable y permanente”, mientras que el presidente de Talgo, Carlos Palacio, apuntó que “la tecnología del hidrógeno aplicada a los trenes Talgo se encuentra en la fase de montaje en un tren laboratorio y realizaremos pruebas en vía a partir de marzo de este año”.

Por su parte, la directora de estrategia y nuevo negocio del Grupo Bosch para España y Portugal, Emma Nogueira afirmó que el acuerdo “es de especial interés tanto para Bosch como empresa como para España como país”, mientras que el Consejero Delegado de Grupo Celsa, Francesc Rubiralta, señaló que su grupo trabaja “para alcanzar un nivel cero de emisiones netas de carbono en nuestra actividad” y formar parte de este proyecto les “da una oportunidad para ello”.

Por otro lado, el consejero delegado de Enagás, Marcelino Oreja, apuntó que “para impulsar realmente el despliegue del hidrógeno renovable en este momento inicial es fundamental la colaboración entre empresas, instituciones y administraciones”. La directora de Comunicación y Marketing de Scania Ibérica, Sonia García, subrayó que “este acuerdo supone una prueba más del compromiso de Scania por impulsar el cambio hacia un transporte sostenible desde diferentes frentes tecnológicos”.

El proyecto nace con unos objetivos ambiciosos de desarrollo de la producción de hidrógeno renovable, con unas metas para instalar 500 megavatios (MW) en 2025 y dos gigavatios (GW) en 2030, lo que supone la mitad de las aspiraciones marcadas en la Hoja de Ruta del Hidrógeno del Gobierno de España. Además, aspira a generar un ecosistema que conecte las grandes iniciativas regionales en torno al hidrógeno que ya se están poniendo en marcha, como el Corredor Vasco del Hidrógeno (BH2C), el Valle del Hidrógeno de Cataluña y el Valle del Hidrógeno de la Región de Murcia. Asimismo, prevé la creación de dos nuevos hub de innovación, cuyo objetivo será el desarrollo de tecnologías competitivas que se encuentran aún en desarrollo, como la fotoelectrocatálisis.