Ibercaja da el paso definitivo para su salida a bolsa

La Fundación de la entidad reducirá su participación por debajo del 50% para cumplir con la Ley de Fundaciones Bancarias

Imagen de una sucursal de Ibercaja
Imagen de una sucursal de Ibercaja

Ya es oficial. Ibercaja Banco ha dado definitivamente el esperado paso hacia su cotización en bolsa tras comunicarlo oficialmente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Además, la Fundación Ibercaja, su accionista mayoritario, reducirá su participación por debajo del 50% -desde el 88,04%- en cumplimiento de la Ley de Fundaciones Bancarias, aunque espera seguir reteniendo el control de la entidad. Para ello, destinará parte de los ingresos obtenidos en la oferta a la constitución de un fondo de reserva en la Fundación para potenciales necesidades de recapitalización del banco, “en caso de que sea necesario”, explicaron en su comunicado. Una vez completada la operación y asumiendo que la opción de sobreasignación sea ejercitada en su totalidad, la Fundación Ibercaja poseerá un 46,09% de las acciones.

El banco hará una oferta pública inicial de acciones ordinarias a inversores cualificados como paso previo para convertirse en una sociedad cotizada en la Bolsa española, que “acelerará la transformación en curso en las áreas comercial, operativa y financiera que ya ha estado experimentando a través de la disminución del nivel de riesgo de su balance, la mejora de su solvencia, su proceso de transformación digital y la revitalización de su dinamismo comercial”. Además, los actuales gestores esperan que la oferta para la salida a Bolsa amplíe la base accionarial del banco mediante la incorporación de “inversores institucionales y una base diversificada de accionistas, mejorando así el acceso del banco a los mercados de capitales (incluso para instrumentos de deuda) facilitándole así la obtención de financiación adicional para su futuro crecimiento”.

Con esta operación, la entidad también quiere favorecer las tres transformaciones que dice tener en marcha: la comercial, la operativa y la financiera. “Estamos ante una operación de salida a Bolsa histórica para Ibercaja Banco, que fortalece la confianza que todos tenemos en la proyección de futuro del banco, para dar continuidad así a los 145 años de trayectoria ejemplar que nos precede”, defendió su presidente, José Luis Aguirre, que se mostró convencido de que “es la mejor opción disponible para impulsar la competitividad de nuestro proyecto corporativo y, a la par, cumplir la Ley de Fundaciones Bancarias”.

El banco cuenta con 58.200 millones de euros en activos totales -según los últimos datos disponibles a 30 de septiembre de 2021-, alzándose como el noveno banco español por tamaño en términos de activos totales y una cuota de mercado del 2,4% en préstamos a particulares y entidades no financieras, y con una cuota de mercado en términos de préstamos hipotecarios a particulares que asciende a un 3,6%. En términos de rentabilidad, el banco busca alcanzar en el medio plazo un ROTE de aproximadamente el 9% -7,21% si no se incluye la aportación al Fondo de Garantía de Depósitos que se llevó a cabo el último trimestre de 2021-, y un ratio de costes recurrentes sobre ingresos de aproximadamente el 55% (64,13% hasta el pasado mes de septiembre. Ibercaja también aspira a distribuir un dividendo en efectivo de aproximadamente el 50% del beneficio en el medio plazo.

Ibercaja concederá a JP Morgan, en calidad de agente de estabilización, una opción de sobreasignación para adquirir, en nombre de los Managers, acciones por hasta el 10% del tamaño de la oferta. BofA Securities Europe y UBS Europe actúan como ‘joint bookrunners’ y Alantra Capital Markets, Stifel Europe Bank AG y Société Générale lo harán como ‘co-lead managers’. Por su parte, Rothschild Co España será el asesor financiero independiente del banco en la oferta, mientras que Linklaters será asesor legal del Banco y Uría Menéndez Abogados y Davis Polk & Wardwell LLP asesores legales de los ‘managers’.

El banco se creó en 2011 tras la segregación y traspaso a Ibercaja Banco del negocio financiero de la extinta Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, hoy transformada en la Fundación Ibercaja. En 2013 absorbió Banco Caja3, formada a raíz de la segregación y posterior fusión del negocio financiero de tres antiguas cajas: Caja de Ahorros de la Inmaculada (hoy Fundación Inmaculada de Aragón), Caja Badajoz (ahora Fundación Caja Badajoz) y Caja de Ahorros Círculo de Burgos (Fundación Círculo de Burgos). Esas fundaciones son ahora accionistas minoritarios.