Fórmula Greene: cuánto dinero debo tener ahorrado a los 20, los 30, los 40, los 50…

Este método tiene en cuenta la edad y el salario anual del trabajador

Tener unos gastos elevados durante algunos meses, no podría realizarse en muchos casos sin un ahorro previo
Tener unos gastos elevados durante algunos meses, no podría realizarse en muchos casos sin un ahorro previo FOTO: La Razón Pixabay

Navidades y enero son las épocas por excelencia en las que las familias tienen un desembolso adicional de dinero y el gasto se dispara, ya sea por la compra de regalos, las esperadas rebajas o incluso la materialización de los propósitos de año nuevo.

No obstante, tener unos gastos elevados durante estos meses, en los que en ocasiones se llega al despilfarro de dinero, no podría realizarse en muchos casos sin un ahorro previo. Por lo tanto, ahorrar es fundamental y es una obsesión más o menos común a todos los mortales, ya que de esta manera pueden afrontar gastos e imprevistos de última hora.

En este sentido, la capacidad de ahorro de una persona puede ser completamente diferente a la de la otra, dado que influyen tanto los ingresos como los gastos, además del estilo de vida y aficiones del sujeto en cuestión.

Pero, ¿qué métodos se pueden seguir para realizar un gasto responsable del dinero? Uno de ellos es el conocido como “Fórmula Greene”, acuñada por la analista financiera Kimmie Greene y la cual tiene en cuenta dos variables concretas: la edad del trabajador y el salario al año de este. Si se combinan ambas, el método consiste en calcular cuál es la cuantía de sueldo anual de este trabajador que este debe ahorrar en función de la edad que tenga.

Pero esta fórmula de Kimmie Greene no es rígida, por lo que puede ser que el trabajador en alguna de las etapas de su vida tenga menos ingresos de los esperados, así como en otros momentos, por lo general en edades más adultas, cuente con salarios superiores.

La “Fórmula Greene” consiste en “retar” al trabajador a cumplir una serie de hitos en función de su edad, por lo que cuando llegue a determinados momentos de su vida este ha de tener ahorrado ciertos niveles de su salario anual.

  • Con 20 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al 25% de su salario anual actual.
  • Con 30 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al 100% de su salario anual actual.
  • Con 35 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al doble de su salario anual actual.
  • Con 40 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al triple de su salario anual actual.
  • Con 45 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al cuádruple de su salario anual actual.
  • Con 50 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al quíntuple de su salario anual actual.
  • Con 55 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al séxtuple de su salario anual actual.
  • Con 60 años el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder al séptuple de su salario anual actual.
  • Con 65 años, cuando llegue la edad de jubilación, el dinero ahorrado del trabajador debe corresponder a una cantidad igual a ocho veces superior su sueldo anual actual.

La “Fórmula Greene” para las jubilaciones anticipadas

No obstante, en el caso de que el trabajador quiera acogerse a alguna jubilación anticipada, este no podrá cumplir los niveles de ahorro marcados y esto supondrá un problema, ya que en paralelo sufrirá unos recortes en la pensión de jubilación que dependerán del anticipo con que lleve a cabo esa jubilación.

Para ello, Kimmie Greene recomienda, que además de los objetivos de ahorro, el trabajador debe tomar medidas algo más drásticas para seguir ajustándose a los hitos mencionados previamente. Trasladar la residencia a una ciudad más asequible, renunciar a actividades de ocio o retrasar la idea de formar una familia serán los sacrificios que tendrán que tomar si quieren mantener los niveles de ahorro establecidos por la “Fórmula Greene”.