El secreto del futuro laboral: el aprendizaje continuo

Los expertos invitados al I Foro de Empleabilidad celebrado por LA RAZÓN trataron el necesario valor humano en las empresas y la importancia del crecimiento de la Formación Profesional

Crecer a nivel profesional, aumentar los conocimientos y alcanzar nuevas metas son algunas de las motivaciones que los trabajadores tienen a la hora de sentirse realizados en su ámbito laboral. La necesidad de no estancarse en un puesto, independientemente del sector, es un hecho presente, y solo puede lograrse gracias a la continua adquisición de conocimientos. El ciclo de vida donde los estudios finalizaban en la veintena ha quedado atrás: el futuro es aprendizaje.

LA RAZÓN organizó la mañana del pasado martes, 18 de mayo, el I Foro de Empleabilidad. Una reunión, celebrada en la propia sede del periódico, moderada por la periodista Rocío Ruíz, que abrió el director Francisco Marhuenda y que contó con las palabras de la viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Rocío Albert.

“Si queremos que la economía crezca es necesario el matrimonio entre las empresas, universidades y formación profesional para hacer empleabilidad”, presentaba el acto Francisco Marhuenda. Un hecho que parece haber puesto en concordancia las opiniones de los siete ponentes protagonistas. Rosa Visiedo, rectora de la Universidad CEU San Pablo; Borja Álvarez, Corporate Comercial Leader de Eurofirms; Dácil Suárez, subdirectora de personas y organización de Repsol en el complejo industrial de Puertollano; Nacho Alonso, general manager del centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares; Amparo Boria, directora de Talent Acquisition de Accenture; Pablo Rivas, CEO y fundador de Global Alumni e Iñigo Unanue, director de personas y organización de Agbar en Andalucia y responsable del despliegue territorial de FP Dual en España.

La viceconsejera Rocío Albert quiso dar importancia a la preocupación principal de los jóvenes, dividiendo su discurso en dos: la formación universitaria y la no universitaria. De esta manera, destacaba la necesidad de que las personas continúen formándose a lo largo de su vida, y no solo de manera puntual: «La formación continua es algo absolutamente necesario, no hay fin de semana que la formación no esté presente», aseguraba, pidiendo a las empresas una puesta en marcha para ayudar a la formación de sus trabajadores. Esta afirmación fue compartida por el resto de los ponentes y dio el pistoletazo de salida a una charla de conocimientos empresariales y de empleo. Dácil Suárez reafirmó la importancia de la formación continua confirmando la necesidad de «formar los profesionales que queremos y el futuro que queremos». Así, Rocío Albert no dudó en reconocer la valía profesional que existe en el país para poner fin a su discurso: «En España hay mucho talento y solo hay que fomentarlo», concluía.

Formación continua

Amazon es una de las empresas volcadas con la idea de formar y reciclar a sus trabajadores, por ello, cuentan con un curso especial que les proporciona la oportunidad de aumentar sus habilidades: el Programa Career Choice, una puesta en marca que Nacho Alonso presentó: «No hace falta tener una gran experiencia previa, son programas de hasta dos años y no te atan a la compañía», avanzaba el General Manager. Así, esta oportunidad da a los trabajadores una amplia posibilidad de rotación interna, cambio y mejora.

Dácil Suárez, de Repsol, reconocía la diferencia entre continentes a la hora de reclutar: «No es lo mismo buscar talento en España que en otro país». Así, la ponente dividía dos líneas básicas de talento utilizando dos palabras anglosajonas: el «reskilling» y el «upskilling». ¿En qué consisten? Mientras el «reskilling» es el reciclaje profesional, manteniendo el fondo de cada persona, se adapta a las nuevas tecnologías, y el «upskilling» ayuda a encontrar nuevas habilidades. Confirma así que en Repsol «existe mucho talento», pero eso no quita que sus trabajadores tengan que actualizarse y adaptarlo a las nuevas necesidades de la compañía a través de estos métodos.

Amparo Boria de Accenture marcó así las claves para llevar a cabo este tipo de formación en su compañía: «Es una captación complicada donde buscamos posibilidades, capacidad, flexibilidad y aprendizaje continuo, tener vocación y ansia de seguir aprendiendo. Buscamos profesionales que tengan la capacidad de adaptarse y digitalizarse».

Echando la vista a los años más tempranos, ¿cómo plantea la universidad la relación estudios yempleabilidad? Rosa Visiedo garantiza en los pasillos de la CEU San Pablo ayudar a sus alumnos a «construir su proyecto vital» preparándoles, en todos los ámbitos, a enfrentarse al futuro laboral y mostrándoles esa necesidad de no frenar sus estudios tras conseguir un trabajo estable. Así, esta universidad organiza formaciones que enseñan a los estudiante a enfrentarse al empleo, desde cómo hacer un currículum hasta cómo responder a una entrevista, pasando por foros que les inspiren y aconsejen.

Por ello, con los hechos más recientes puede apreciarse una disolución de la brecha entre el trabajo y la formación. Para ser competitivo y crecer en una compañía, es ya un deber ampliar los conocimientos y adaptarlos a los avances de la sociedad. Un progreso recientemente marcado por la digitalización que ha llegado para quedarse.

El gran papel de la digitalización tuvo su lugar durante la ponencia. Global Alumni reconoce la forma en la que se adentra en su plan de estudios: «Formamos en formato presencial y digital, a nivel mundial, y empleamos a profesionales, directivos y CEO con una gran vocación», aseguraba Pablo Rivas, viendo necesario el bilingüismo analógico-digital en todas las compañías, donde «todos los trabajadores sepan defenderse en ambos ámbitos». Así, desde Accenture, Amparo Boria resaltaba su gran y reciente empleabilidad: «Tenemos cerca de 15.000 empleados y más de 3.000 contratados en el último año». Unos datos que se traducen a un claro caso de éxito en empleabilidad.

Por su parte, Borja Álvarez, de Eurofirms, ponía en manifiesto el avance positivo que está viviendo la industria en el país: «Alegra ver que se están dando pasos para atender a la oferta y demanda», aseguraba, mostrando la importancia de «acompañar a los profesionales a que continúen evolucionando» con esa formación continua, adaptada a cada compañía e impulsada por una formación profesional previa. Nacho Alonso, de Amazon, quiso mentar a la gestión de equipos: «Puedes tener un grupo de 20 personas en un mismo sitio o siete repartidas por el mundo, pero hay que adaptarse a lo que se nos está viniendo».

Valor humano

El valor humano también fue uno de los temas principales del foro. No solo importa saber hacer las labores, sino la humanidad con la que se hacen. Rosa Visiedo, rectora de la Universidad CEU San Pablo, reivindicó los valores como fuente de empleabilidad: «La lealtad, la capacidad de esfuerzo y el sacrificio son valores que ayudan también a perfilar a las personas que buscan un empleo», contribuyendo así a la generación y mejorando la adquisición de ese tipo de competencias frente a otros candidatos.

Pablo Rivas, de Global Alumni, realzó dos conceptos ligados a la humanidad de la sociedad que les permita encontrar a candidatos con valores personales, más allá de su profesionalidad: mentalidad y actitud. «Si tenemos actitud encontraremos los profesionales», aseguraba. Por eso, esta compañía decidió unirse con las mejores universidades del mundo con el fin de formar, tanto presencial como digitalmente, tratando en más de cinco idiomas (inglés, español, portugués y francés): «A mi me preocupan los que están. La fuerza laboral que tiene que recapacitarse y mejorar su empleabilidad», reconocía.

Global Alumni, en voz de Pablo Rivas, está de acuerdo con este nuevo experimento y lanzaba la pregunta: «¿Cuánto nos gastamos en reclutar y cuánto nos cuesta cuándo se van?», exponía, bajo la atenta mirada de sus compañeros. «Las universidades corporativas bien hechas solucionan una gran parte de los problemas», confesaba.

Empresas formativas

Las universidades corporativas podrían ser un arma de doble filo en la educación, no solo en España, sino a nivel mundial. Mientras las empresas ven un punto a su favor en la formación interna, las universidades pueden verse desvalorizadas, encontrando un nuevo competidor. «Formar en la empresa es muy “marketiniano”, pero desvirtúa a la universidad», alertaba Visiedo, incorporando la idea de que hay claves que solo podrán llevar a cabo los centros de formación, los verdaderos preparados. Pero, la realidad es que las empresas ya están optando por esto en su plan de trabajo.

Por su parte, Iñigo Unanue, de Agbar, reclama esta necesidad y la posibilidad de hacerlo además con una formación técnica. «Existe una obligación y un compromiso en la empresa a la hora de desarrollar el talento de los empleados como el motor principal. Apoyar y apostar firmemente por el desarrollo de ese talento es para nosotros fundamental», afirmaba el profesional.

Para corroborar sus palabras, Agbar cuenta con una Escuela del Agua, creada en 2012 y dedicada a formar en función de las necesidades de la propia empresa. Sobre el impulso de Agbar a la FP Dual, Iñigo Unanue destacó que la realización de prácticas dentro de la empresa «permite conocer mejor al alumnado en un entorno de trabajo real, por lo que lo consideramos competitivo y positivo frente a otros modelos educativos».

Borja Álvarez mostraba la realidad de cualificar a sus empleados: «Una vez formados, no elige la empresa, eligen ellos», reconociendo a su vez el papel de recursos humanos y el valor interno de la compañía a la hora de llevarlo a cabo. «En el momento que un profesional crece en su ámbito, amplia sus posibilidades de cambio, pero también el valor que aporta a la empresa». Una situación que Amazon no ve como una amenaza, pues así como confirman, «siempre llevarán el nombre en su currículum».

Además de la universidad, existen otras alternativas a la especialización que cada vez más jóvenes optan por añadir a su vida. Entre ellas, la Formación Profesional. Un método de estudio más práctico y menos teórico que, al terminar la ESO o bachillerato –o en cualquier momento laboral– son la elección formativa de muchas personas.

La Formación Profesional es una solución factible y una alternativa rica en conocimientos a habilidades frente a la universitaria. Un método de enseñanza que une la teoría con la práctica y que ayuda a sus estudiantes a formarse llevando a cabo las tareas de manera directa. Un paso más allá de saber qué hacer es saber ejecutarlo. Es por ello que el 13% de los jóvenes ya tienen en su currículum una FP. La secretaria general de Formación Profesional del Ministerio de Educación, Clara Sanz, dedicó unas palabras a los asistentes, adentrándoles en la situación actual del panorama educativo, y la importancia de los estudios superiores en Formación Profesional: su gran proyecto.

Así, no quiso despedir el evento sin nombrar alguno de los planes que están en marcha: «Estamos en una nueva ley orgánica de FP con una apuesta de 5.500 millones de euros y un plan de modificación para el que tenemos 2.500 millones de euros, y se tienen que traducir en nuevas titulaciones», adelantaba.

El mercado laboral plantea que no va a haber más de un 15-20% para personas sin cualificación, entre el 50-60% requerirán esa calificación. Así como asegura Sanz, «antes las practicas tiraban de los titulados universitarios con la frustración a nivel personal y el sobrecoste por parte de la empresa», pero ahora parece que el panorama ha cambiado. «Es fundamental tener un mapa de talento actualizado en todas las empresas», afirmaba. Un apunte que no deja a un lado que «la infracualidicadión es tan grave como la sobrecualificación», pues lo importante es conseguir el objetivo al que cada empresa y cada persona quiere llegar en su camino. Para ello, las empresas deben mirar qué tienen dentro de su plantilla, con el fin de reclutar aquello de lo que carecen. «El emprendimiento, la sostenibilidad y la digitalización y la innovación deben ser algunos del os pilares», adelantaba la secretaria general de Formación Profesional del Ministerio de Educación.

«Hablar de Formación Profesional, de formación en general, es hablar del reto más importante que tenemos ahora mismo como país y como empresa», concluía. Con las palabras de Clara Sanz y una foto de familia, LA RAZÓN ponía fin a su primer Foro de Empleabilidad y sus deseos de mejorar el panorama nacional y dotar a las empresas de un equipo cien por cien preparado