Sociedad

Educación quiere evaluar la labor de los profesores y premiar a los que hagan un buen trabajo

Plantea exigir a los estudiantes para maestros una prueba de acceso al grado y revisar la formación de los profesores de los colegios privados. El Ministerio establece 24 propuestas para mejorar la profesión docente

Una profesora con un grupo de niños en una de las aulas del colegio Maestro Padilla
Una profesora con un grupo de niños en una de las aulas del colegio Maestro Padilla FOTO: Marta Fernández Jara Europa Press

Los requisitos para ser profesor en España y el desarrollo de la carrera profesional sufrirá cambios. La nueva ley de educación (Lomloe) daba un margen de un año para sentar las bases de lo que será la profesión docente y hoy, precisamente, un año después, apurando el plazo, el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha presentado en la Mesa de negociación con los sindicatos educativos y en la Comisión General de Educación con las CCAA, un documento para el debate que contiene 24 propuestas para la mejora de la profesión docente.

Los cambios pasan por hacer una criba en el acceso a los estudios para que los que se dediquen a la enseñanza sean personas con cualidades para ello, por una mejor formación más acorde con las nuevas competencias que se exigen y especialidades que van surgiendo, por una compensación al buen hacer profesional con incentivos a aquellos docentes que se esfuerzan por que sus alumnos aprendan, da mayor valor a las prácticas y apuesta por el aprendizaje a lo largo de la vida o el reciclaje continuo de conocimientos como un derecho y obligación que redundará en una mayor valoración social de la docencia.

Acceso más exigente

La mejora de la formación inicial persigue el objetivo de poder contar con los mejores profesores de tal manera que propone una criba entre los estudiante que se hará mediante una prueba de acceso a los grados en Educación Infantil y Primaria. Dicha prueba “debe evaluar la competencia comunicativa y razonamiento crítico y la competencia lógico-matemática e incluir aspectos referidos a actitudes y competencias de la profesión docente”, expone el Ministerio.

La idea es que todos los estudiantes para maestros salgan con trabajo cuando acaban sus estudios, algo que no sucede ahora. El Ministerio pone como ejemplo el caso de los 29.499 Maestros que salieron de la universidad con un título debajo del brazo en el curso 2019-20, frente a las casi 12.000 plazas vacantes por jubilación, y de los 37.262 egresados del Máster en ese curso, frente a las casi 10.000 vacantes por jubilación. Es por esto por lo que el Ministerio abre la posibilidad de establecer númerus clausus o el acceso limitado de alumnos a estos estudios universitarios.

Además, se prevé revisar el plan de estudios que se imparte en las universidades para actualizarlo a las nuevas exigencias de conocimientos y preparación. Pero en este punto tendrá mucho que decir el Ministerio de Universidades, la Conferencia de Rectores (CRUE) y las comunidades autónomas.

Máster de profesorado

El documento recoge también cambios en el Máster Universitario de Formación del Profesorado, para el que se prevé implantar otra prueba de acceso similar a la del grado de Infantil y Primaria. Educación propone establecer unos requisitos básicos relacionados con el área de conocimiento de cada especialidad del Máster y revisar los contenidos que se imparten.

El documento para el debate con los sindicatos plantea promover la oferta de asignaturas de didácticas de las especialidades en los estudios universitarios. “Lo importante en esta etapa es que los futuros docentes adquieran las competencias necesarias para impartir docencia, trabajar interdisciplinarmente, introducir innovación, utilizar metodologías diversas y motivadoras, y gestionar todas las funciones y competencias que los docentes deben cumplir diariamente en un centro”.

Otra de las ideas que se barajan es la posibilidad de ampliar la duración del Máster para determinadas especialidades, así como la ampliación del número de créditos ECTS, lo que permitiría completar la formación en ámbitos muy específicos de algunas enseñanzas, como las que tienen que ver con la Formación Profesional.

Aprendizaje con la práctica

El documento para el debate presentado a los sindicatos de la enseñanza y a las Comunidades Autónomas plantea establecer un nuevo modelo de iniciación a la docencia (PID) en la formación inicial basado en el aprendizaje en la práctica. El Ministerio no habla expresamente del MIR educativo. La propuesta hace hincapié en que las prácticas de los Grados y el Máster sean mejores de tal manera que todo el que quiera dedicarse a la enseñanza cuente con la debida formación y tenga una incorporación paulatina a las aulas. “Si se busca que la reforma de la profesión docente llegue a todo el profesorado, sin importar la titularidad de su centro educativo, el lugar común es la formación inicial y es aquí donde se puede incidir para universalizar esta reforma”, dice el Ministerio.

Es por esto por lo que Educación cree que el modelo de prácticas de Grado y de Máster debe revisarse “para acercar al estudiante con la realidad que encontrará en su futuro laboral y enriquecer su formación teórica con una experiencia directa. Estas prácticas no están orientadas hacia una especialización docente, por lo que no resultan directamente aplicables procedimientos empleados en otras profesiones de prestigio (como es el caso muchas veces citado del MIR) destinados específicamente a la especialización de quienes los cursan”.

El Ministerio da un papel clave los tutores de prácticas, una figura que deberá estar reconocida como tal y compensada económicamente. En esta misma línea el Ministerio quiere reforzar el Prácticum en el conjunto del Máster Universitario en Formación del Profesorado.

Formación permanente

La formación permanente será un derecho y una obligación de los profesionales de la enseñanza. La competencia digital debe ser uno de los elementos clave de tal manera que se deberá promover la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación y la formación en este ámbito.

Acceso a la profesión: “Los más idóneos”

El Ministerio deja abierta la reformulación de los procesos de selección para la profesión pública docente, teniendo en cuenta la significativa reducción del número de interinos que se producirá a partir de 2024. “Hemos de replantearnos los procesos de selección buscando la identificación de quienes son más idóneos”, señala el documento. De esta manera, los docentes que se conviertan en funcionarios , no solo tienen que demostrar su competencia en conocimientos, destrezas y actitudes para la función que van a desempeñar.

El establecimiento del Proceso de Iniciación a la Docencia (PID), cuya primera fase era la Formación Inicial del profesorado, tendrá una segunda fase en el acceso a la profesión docente. “Es necesario reflexionar sobre el periodo de prácticas de los sistemas de ingreso, acceso y adquisición de nuevas especialidades en los cuerpos docentes. Las prácticas que deben necesariamente realizarse tras la superación de los ejercicios del concurso-oposición deberían entenderse como un proceso de iniciación al ejercicio de la profesión docente y articularse en consonancia con ese objetivo. Por lo tanto, deberán desarrollarse en los centros educativos, siguiendo un plan formativo bien definido, tutorizado por docentes experimentados y evaluado de forma cuidadosa a su finalización. Estos tutores, que actuarán como mentores, han de ser seleccionados de entre los mejores profesores en activo”, dice el Ministerio.

Temarios de oposiciones

El Ministerio cree que es necesario actualizar y adecuar los temarios de oposiciones al nuevo modelo de acceso por los cambios introducidos. El documento incluye la propuesta de tratar el procedimiento para regular el acceso de los Profesores Técnicos de Formación Profesional al cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria. Y por último señala la necesidad de vincular la especialidad del Máster a la especialidad docente.

Especialidades docentes

Educción plantea actualizar la relación de especialidades docentes o revisar las atribuciones profesionales de algunas de ellas. El Documento para Debate contempla la posibilidad de establecer habilitaciones docentes para el ejercicio de determinadas funciones, como por ejemplo para impartir la docencia en Centros de Educación de Personas Adultas o en Centros Penitenciarios, ejercer de responsable TIC en los centros educativos o impartir enseñanzas en idiomas extranjeros.

Revisión en centros privados

Educación también propone revisar las condiciones de cualificación y formación de docentes en centros privados, de tal manera que el inicio de la carrera profesional sea similar al que se ha establecido para los nuevos funcionarios docentes.

Incentivos a los buenos profesores

El documento presentado hoy a los sindicatos contempla un apartado dedicado al Desarrollo Profesional Docente, donde se propone impulsar procedimientos para evaluar la labor que realizan los profesores, como ya se realiza en Asturias y prevé incentivos a los profesores que hagan una buena labor. La carrera profesional está por concretar.