Mismo pueblo, mismo sitio: Los proetarras vuelven a agredir a la Guardia Civil en Alsasua

Dos agentes son acorralados por una veintena de individuos abertzales que les atacaron

Caso Alsasua II. El odio hacia la Guardia Civil continúa en Alsasua y los jóvenes próximos a la antigua izquierda proetarra han vuelto a actuar. De nuevo contra los agentes del Instituto Armado que prestan servicio en el municipio navarro. Ocurrió esta mañana, a las 06:25, en la calle donde está situado el bar Koxka, el mismo punto donde fueron agredidos el teniente y el sargento de la guardia civil el 15 de octubre de 2016.

A primera hora de la mañana, dos agentes se encontraban patrullando por las calles del municipio, después de las fiestas de Santa Águeda que celebró ayer Alsasua. Cuando llegaron a la altura del bar Koxka, en la calle García Jiménez, se toparon con varios contenedores de basura cruzados, formando una barricada, por lo que se bajaron del vehículo y procedieron a retirarlos. Pero lo que no sabían es que se trataba de una “emboscada”.

Mientras los agentes retiraban los contenedores de la vía, apareció un grupo de aproximadamente veinte jóvenes, conocidos como “los quintos” -se denomina así a los jóvenes de 18 años del pueblo-, y próximos al entorno abertzale, que comenzaron a lanzarles botellas y diferentes objetos. Mientras los agentes intentaban esquivarlos, los jóvenes abertzales se abalanzaron sobre uno de ellos a quien lograron tirar al suelo mientras le daban patadas en la espalda. El otro agente trataba de llegar al vehículo para pedir ayuda a la policía foral que acudió a socorrerles.

Además, los jóvenes próximos al entorno de la antigua izquierda proetarra también intentaron trepar al balcón del ayuntamiento de Alsasua para retirar la bandera de España.

Con la llegada de la policía foral los guardias civiles pudieron salir de allí y uno de los guardias civiles tuvo que acudir al hospital por lesiones y ha tenido que ser dado de baja para el servicio hasta su recuperación.

Según ha podido saber LA RAZÓN, aún no había ningún detenido por lo ocurrido, aunque prosiguen las investigaciones e identificación de los autores y no se descartan detenciones.

La agresión al teniente y al sargento

Este hecho recuerda al ya ocurrido hace más de tres años y medio en el mismo punto y por el que fueron condenados ocho jóvenes del municipio de Alsasua por agredir al teniente y al sargento y a sus parejas cuando se encontraban en el bar Koxka. El Tribunal Supremo rebajó las condenas dictadas por la Audiencia Nacional al no aplicar la agravante de discriminación ni la de abuso de superioridad en el caso del delito de atentado a la autoridad que sí apreció entonces la Audiencia. De manera que las penas se quedaron entre un año y seis meses de prisión y nueve años y seis meses de cárcel. Sin embargo, las familias de los agresores de Alsasua insistieron con diferentes manifestaciones que se trataba de una “pelea de bar”. Pero el odio a la Guardia Civil sigue latente en el municipio existía antes de lo ocurrido, entonces, durante y continúa ahora.

De hecho, las familias de los agentes apenas pueden hacer vida en el pueblo porque son señalados. María José, la pareja del teniente, que también fue agredida aquella noche, vio truncada su vida y la de su familia que vivía en el pueblo ya que las amenazas, los insultos y el hostigamiento no ha cesado contra ellos.

Las condenas por las agresiones de entonces no han frenado a los jóvenes de Alsasua para volverlo a hacer, ni tampoco el odio.