Sánchez anticipa para la segunda mitad de mayo una desescalada “lenta y gradual”

El presidente pide la tercera prórroga del estado de alarma y justifica la rectificación del Gobierno con las salidas de los niños: “Pecamos de prudencia”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha subido hoy a la tribuna del Congreso de los Diputados para plantear a la Cámara una nueva prórroga del estado de alarma. “Es la tercera vez que lo hago, pero por primera vez lo hago vislumbrando un escenario prudentemente optimista”, ha señalado el jefe del Ejecutivo. Sánchez ha reconocido que su Gabinete ha “empezado a diseñar la desescalada”, pero siempre bajo una profunda cautela y prudencia. Aunque se vayan dando pasos hacia esa “nueva normalidad una vez superada la crisis”, Sánchez ha querido dejar claro que “el confinamiento general no se levantará hasta que no haya riesgo de no volver atrás” y ha avanzado que, aunque este nuevo estado de alarma tendrá la misma cobertura jurídica que los anteriores, su alcance variará en función de cómo lo haga el avance del virus.

Las reglas y limitaciones que están hoy vigentes se irán modulando hacia esa segunda mitad del mes de mayo, cuando se espera poder abordar la desescalada. “Se va a ir reduciendo el peligro y con ello las medidas restrictivas”, ha asegurado el presidente. Para ello, se ha dado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, la capacidad de ir “modificando, ampliando o restringiendo” estas medidas en función de los territorios y en base a un sistema de marcadores para ir avanzando hacia esa nueva normalidad, en función de la evolución del COVID-19. “La desescalada debe ser lenta y gradual, porque debe ser segura”, ha señalado Sánchez. En este sentido, “no habrá decisiones definitivas”, sino que cada avance o retroceso irá marcado por el avance o retroceso del virus y se podrán dar “pasos hacia delante y hacia detrás”, en caso de que se observe un aumento de los contagios. “Vamos a tener que rectificar muchas de las decisiones que tomemos, lo importante es salvar vidas”, ha señalado Sánchez en su turno de réplica.

Sobre la polémica de las salidas de los niños, Sánchez ha querido justificar la rectificación del Ejecutivo, permitiendo que puedan dar paseos cortos, asegurando que “este es un Gobierno que escucha” y que en esa vocación de aliviar el confinamiento de los menores, “pecamos de prudencia. Entre temeridad y prudencia, pecamos de prudencia”. En Moncloa no querían que el alivio para los menores se convirtiera en un desconfinamiento de facto para los progenitores y, por ello, se ideó que lo niños acompañaran a los adultos en los supuestos que prevé en la actualidad el estado de alarma. Ahora se abre la mano y se permiten también estos “paseos controlados”, pero advirtiendo de que “no altera la regla general del confinamiento que sigue activo”, ha dicho el presidente.

Pactos de reconstrucción regionales

El presidente del Gobierno ha valorado positivamente que las principales fuerzas políticas se unan en una mesa para abordar la reconstrucción de España una vez superada la pandemia. Una iniciativa que, Sánchez ha querido dejar claro, será un “éxito colectivo”, de todos los que arrimen el hombro, y no será capitalizado por ninguna fuerza política. El jefe del Ejecutivo ha considerado “alentador” y muestra de “una nueva forma de hacer política” que se produzca este cambio en favor del diálogo, en lugar de enfocado a la crispación. “Nadie de buena fe discute la necesidad de unos pactos de reconstrucción”, ha señalado.

En este sentido, el presidente del Gobierno ha expresado su parecer favorable a que estos acuerdos se hagan extensivos en los diferentes escalones de nuestra geografía y que se reediten en las Comunidades Autónomas “gobierne quien gobierne”. Ejecutivos autonómicos socialistas como el de Castilla-La Mancha, Aragón o Extremadura ya están avanzando en esta dirección, por lo que Sánchez ha lanzado expresamente el guante para que el PP haga lo propio en la Comunidad de Madrid, Murcia o Andalucía, donde gobiernan gracias al apoyo de Vox. “Me gustaría saber su respuesta aquí y ahora. Con un sí o un no. ¿Acepta la propuesta de buscar una solución común allí donde gobierna?", le ha espetado a Casado.

Sánchez acusa a Vox de homenajear a la dictadura

Tras más de seis horas de debate del estado de alarma, Pedro Sánchez se ha sometido al control al Gobierno. El jefe del Ejecutivo ha reconocido errores, a iniciativa del PP, pero ha pedido reivindicar también los aciertos. “España llegó tarde, pero actuó antes”, ha destacado en alusión a la crisis del coronavirus. Por su parte, el líder de Vox ha acusado a Pablo Iglesias de estar a favor de un cambio de régimen y el presidente le ha respondido que el único cambio de régimen en España se produjo hace más de 45 años y fue el cambio de la dictadura a la democracia. “Quienes están con la dictadura son a los que ustedes homenajean en sus actos, mientras que el PSOE ha estado siempre en la democracia”, le ha recriminado Sanchez a Abascal.