Sin cumplir lo que dice la OMS

Para poder afrontar la desescalada, España debe multiplicar su capacidad de hacer test y aislar a los positivos y sus contactos»

¿En qué fase de lucha contra la epidemia se encuentra en este momento España?

Tal y como viene insistiendo el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en sus comparecencias públicas de las últimas semanas, España aún se encuentra en fase de confinamiento, no de desescalada. El presidente Sánchez avanzó ayer en el Congreso que, en función de cómo evolucionen los datos de contagios, el país podría iniciar a mediados de mayo una desescalada «lenta y gradual».

¿Cuáles son las indicaciones que ha establecido la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que los países abran esta fase posterior al confinamiento?

La OMS ha elaborado una lista con seis criterios que debe cumplir los países que quieran ir levantando las limitaciones a la libertad de movimientos de sus ciudadanos. En primer lugar, se ha de tener controlada la transmisión del virus, lo que implica tener clara los focos de contagio de los casos esporádicos de Covid-19. El segundo criterio se sostiene en la capacidad del sistema sanitario en la detección y tratamiento de casos, como vía fundamental para detener la transmisión. Test rápidos con los que controlar a todos los casos positivos, aislar las personas infectadas de forma eficiente y hacer un seguimiento de aquellas personas con las que han tenido contacto para así detectar a nuevos posibles contagiados. El tercer elemento pasa necesariamente por los puntos que se han demostrado más críticos para la expansión del virus, esto es, centros sanitarios y residencias de mayores. Los otros tres criterios en los que la OMS ha dictaminado que debe cimentarse la retirada del confinamiento son el establecimiento de medidas de prevención en los centros de trabajo y en los centros educativos, vigilancia y control de los casos importados y fomentar una educación comunitaria de todas las medidas clave para evitar la propagación del Covid-19.

¿Cumple España en este momento los criterios de la OMS?

En términos generales, y cuando aún restan más de 20 días para la fecha que ha adelantado Sánchez para ese desconfinamiento lento y gradual, nuestro país no cumple con esos criterios. Tanto por los propios datos de evolución de la epidemia como por la escasa capacidad de las autoridades sanitarias a la hora de tener datos fiables sobre el volumen total de contagiados. De hecho, el estudio serológico que el Ministerio tiene pensado realizar a 60.000 personas y que, en su día, el Gobierno lo presentó como clave para la desescalada, aún no ha comenzado a realizarse sobre el terreno y acumula varios retrasos achacables a la necesidad de que se coordinen los gobiernos autonómico con el Ejecutivo central. En cuanto al control de la transmisión, la evolución de los datos es positiva, pero los expertos coinciden en apuntar que aún deben transcurrir algunas semanas más para confirmar esta tendencia. Respecto al segundo criterio, España tampoco cumple. Para hacerlo, sería necesario multiplicar la capacidad para hacer test tanto entre la población en general como, muy especialmente, entre los profesionales sanitarios. A ello se une que la situación aún por controlar en centros sanitarios y residencias. Con la previsión de que los colegios no abran ya este curso, la vigilancia del cuarto criterio debe trasladarse a las empresas, en donde el cumplimiento es aún desigual.

¿Qué proponen otras administraciones?

Muchas comunidades han planteado la necesidad de gestionar desde los gobiernos regionales la desescalada. Otros ejecutivos, como el del Ayuntamiento de Madrid proponen una reactivación inmediata, pero segura, con, por ejemplo, terrazas ampliadas y mamparas en los bares.