Los socios afean a Sánchez su ausencia: “El presidente tiene que quedarse en la Cámara por respeto”

Rufián avisa a Sánchez de que PP y Vox “no pueden ser la excusa para que la izquierda os apruebe todo"

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante su intervención en el pleno del Congreso que este jueves debate y vota la prórroga del estado de alarma durante seis meses. EFE/ ZipiZipiEFE

Los socios del Gobierno tenían reticencias en los últimos días a apoyar el estado de alarma y han negociado hasta el último minuto con el Gobierno para avalar la prórroga con votación única. El apoyo de ERC llegó después de la cesión del presidente del Ejecutivo a rendir cuentas cada dos meses en el Congreso de los Diputados y el compromiso a revisar el estado de alarma a los cuatro meses y no a los seis. Esto es el 9 de marzo, en vez del 9 de mayo, como en principio estaba previsto. Un paso atrás por parte de Moncloa que en un primer momento trataba de eludir este control parlamentario hasta el 9 de mayo, fecha en la que terminará, en principio, el estado de alarma.

La presión de los socios comenzó este mismo martes. Fueron los grupos Más País y Compromís los que registraron una enmienda al decreto de prórroga del estado de alarma para garantizar que Sánchez compareciera al menos una vez al mes ante el Congreso en un debate sin votación. ERC, por su parte, presentó su propia enmienda que es la que se aprobará hoy para que Sánchez comparezca cada dos meses y sea Illa quien lo haga con carácter mensual en la Comisión de Sanidad.

Más País, Compromís y ERC se han mostrado muy críticos con el Gobierno en varias ocasiones. Primero por no quedarse en la sesión que debate la aprobación de la prórroga del estado de alarma, y en segundo lugar, por tratar de sacar una prórroga de seis meses sin negociarlo con estos grupos. Los socios han avisado de que no consentirán que el Gobierno no negocie con ellos y han vaticinado que “algún día se les acabará la suerte”, una clara referencia al futuro inmediato, con el marco de fondo de los Presupuestos Generales del Estado.

Es por ello que, desde Más País y Compromís han criticado contundentemente al presidente del Gobierno por su marcha del Congreso de los Diputados tras la intervención inicial del ministro de Sanidad, Salvador Illa. “Si el gobierno pide seis meses de prórroga, tiene que venir a solicitarlo el presidente y tiene que quedarse al debate por respeto a esta Cámara”, le ha espetado Íñigo Errejón.

En los mismos términos, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, ha criticado la ausencia de Sánchez aunque se ha congratulado de la rectificación del Gobierno para comparecer cada dos meses. “Me hubiese gustado que el presidente del Gobierno se encontrase aquí”. Ha tirado el portavoz de ironía para volver a afearle su marcha del Congreso. "No es presentable que lo tengamos (a Pedro Sánchez) cuando hacemos la pella del domingo y que no lo tengamos aquí (en el Congreso) cuando toca”.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha aprovechado su intervención para mostrar su satisfacción de esa negociación con el Gobierno, pero ha avisado a Pedro Sánchez de que “la derecha y la ultraderecha no son la excusa para que la izquierdas de la Cámara le aprueben todo”. Una advertencia clara en referencia a la negativa inicial por parte del Gobierno a negociar la duración de la prórroga. Es por ello que, Rufián se ha congratulado por conseguir “hacer torcer el brazo” al Gobierno para lograr que comparezca cada dos meses para rendir cuentas en el Congreso. “Ya vale de que tengamos que cuadrarnos cada semana varios grupos para hacerles torcer el brazo al supuestamente gobierno más progresista y dialogante de la historia”, ha criticado para apostillar que “es de primero de democracia que si ustedes quieren confinar; tienen que dar explicaciones”, ha explicado.

Se ha mostrado muy crítico también por la batalla política que a su juicio existe a causa de la pandemia. “Se perdonará el exceso de prudencia, pero jamás se perdonarán las muestras de inconsciencia”, ha avisado. “Hoy la demora o la incompetencia directamente en la toma de decisiones no hace perder votos; hoy la demora o la incompetencia en la toma de decisiones directamente hace perder vidas”, ha sentenciado.

Bildu se abstendrá en la votación. Así lo ha confirmado la portavoz Mertxe Aizpirua, para justificar que lo creen necesario “para salvar vidas", aunque lo ha tildado de "insuficiente para para proteger la salud y los derechos sociales de la ciudadanía”. Para la formación vasca la administración “no ha estado a la altura”. “El Estado español ha pasado del millón de contagios, hemos aprendido muy poco”, ha lamentado.

Desde el BNG, dan su apoyo “crítico” al estado de alarma “por responsabilidad”, pero avisan de que estarán “vigilantes” para que se cumpla el control parlamentario, según ha anunciado su portavoz Néstor Rego.

Desde Unidas Podemos, su portavoz Pablo Echenique ha cargado contra la clase política por culpar a los jóvenes de las aglomeraciones. “Ni eran ‘ninis’ durante la crisis financiera ni son los responsables de la propagación del virus ahora. En un país con más de un 30% de paro juvenil, cualquier portavoz político o mediático que quiera decir algo sobre los jóvenes, tiene que empezar por pedir disculpas”, ha remarcado.

La diputada de la CUP, Mireia Vehí ha usado su turno de intervención para reivindicar “autonomía y autodeterminación en Cataluña”. También ha criticado que en el decreto del estado de alarma “solo se habla de control y descentralización y eso no es soberanía, sino pasarle el problema a las comunidades". Ha acusado al Gobierno de “hacer una buena versión del autoritarismo de mercado”.