PP pide la comparecencia “urgente" del “desaparecido Marlaska” por los actos violentos

Álvarez de Toledo tacha de “hipócrita” a Iglesias y pide no “adjetivar” la violencia

Los populares han solicitado la comparecencia “urgente” en el Congreso del “desaparecido” ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska para que dé explicaciones sobre los actos de violencia de los últimos días que están proliferando por distintas ciudades de España en contra de las medidas restrictivas impuestas con el estado de alarma, entre ellas, la del “toque de queda”. Así lo ha señalado la diputada del PP Ana Pastor quien ha manifestado la “condena absoluta” por la violencia de estos últimos días que no cuenta con el apoyo de la inmensa mayoría de los españoles. “Son actos execrables y lamentables”, dijo.

Los populares quieren saber qué se ha investigados sobre lo ocurrido y también quién está detrás de dichos actos de violencia callejera. Además, piden al titular de Interior que informe sobre qué medidas de prevención pondrá en marcha para evitar que esos “actos vandálicos” se vuelvan a producir.

Por su parte, la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo ha pedido “no adjetivar la violencia” vista en ciudades españolas durante el pasado fin de semana y ha tachado de hipócrita al vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias porque, en su opinión, solo condena la violencia cuando va “contra él y su Gobierno”.

La exportavoz de los populares en el Congreso de los Diputados ha sostenido que el líder de Podemos mantiene una “relación variable con la condena de la violencia” porque la critica cuando va contra sus intereses, pero la avala cuando persigue objetivos que él “comparte”. “Podemos cree que hay una violencia buena y otra mala. La mala es la que ellos adjetivan como extrema derecha y la buena es la que persigue objetivos que ellos comparten”, ha afirmado en una rueda de prensa telemática que ha dado junto al líder del PP Català, Alejandro Fernández.

Álvarez de Toledo ha negado que la violencia vista en diversas ciudades españolas en el marco de protestas contra las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la COVID-19 sea achacable “a grupos de tal o cual signo político”. Considera que entre los protagonistas de los disturbios había “de todo” y tienen que ser las fuerzas de seguridad quienes les identifiquen, no los políticos. Por ese motivo, ha reprochado a Iglesias que haya usado el término “extrema derecha” para referirse a los violentos y ha contrapuesto su actitud con la mostrada en el pasado cuando, según la diputada, juzgaba como “buena y justificable o comprensible” la violencia “de los CDR, la del Tsunami Democrático, la destrucción de Urquinaona e incluso la de ETA”, informa Efe.