La directora vasca de la Memoria dice que la violencia de ETA exige “un análisis específico”, sin hacer “distinciones entre víctimas”

El Parlamento Vasco celebra el Día de la Memoria al que no acudió PP+Cs y Vox quienes critican el “blanqueo” y equiparación de víctimas con verdugos

El lehendakari, Iñigo Urkullu y la presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejería, participan en el acto convocado por el Parlamento Vasco con motivo del Día de la MemoriaDavid AguilarEFE

El Parlamento Vasco ha conmemorado el Día de la Memoria en un breve acto al que ha acudido el lehendakari, Iñigo Urkullu, y representantes de todas las formaciones, salvo PP+Cs y Vox, en el que los asistentes han colocado rosas blancas ante el pebetero encendido frente a la escultura “Brújula de medianoche”. La pandemia ha marcado este homenaje que se celebra en Euskadi desde 2010 el único día del calendario en el que ETA no asesinó a ninguna persona. El aforo ha sido limitado y solo han acudido, además del lehendakari, la consejera de Igualdad, Beatriz Artolazabal, los miembros de la Mesa de la Cámara y un representante de PNV, EH Bildu, PSE-EE y Elkarrekin Podemos-IU, informa EFE.

El grupo parlamentario de PP+Cs no secunda este homenaje porque reclama uno en recuerdo a los asesinados por la banda terrorista ETA, por lo que organiza cada año el suyo propio en la capital alavesa. La única parlamentaria de Vox, Amaia Martínez, tampoco ha asistido al organizado por el Parlamento Vasco y ha reclamado ante el monolito en memoria de las víctimas del terrorismo en Bilbao, que el Día de la Memoria debe ser un homenaje para las víctimas del terrorismo y para decir “no” al “blanqueamiento” de ETA. Ambas formaciones no están de acuerdo con que se tergiverse el sentido del Día de la Memoria y se trate de “equiparar todo tipo de violencias”, como apuntan, se ha hecho.

Por la tarde, el lehendakari presidirá en Bilbao el acto organizado por el Gobierno Vasco en la sede de Gogora, con el lema “Mirar hacia atrás para seguir adelante”, una campaña que fue muy criticada por Covite quien denunció que con ella se hacía un claro blanqueamiento de los crímenes de la banda terrorista ETA.

La directora de Gogora-Intituto Vasco de la Memoria, Aintzane Ezenarro, ha afirmado que la violencia de ETA debe tener un análisis específico, pero ha advertido que no se puede caer en hacer “distinciones entre víctimas”. En una entrevista concedida a Radio Vitoria, Ezenarro subrayó que “cada uno tendrá que explicar por qué no está donde antes sí ha estado en algún momento”, en alusión a PP+Cs.

Fin a los homenajes a etarras

Por otro lado, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, y víctimas de ETA han reclamado el fin de los “sórdidos” homenajes a los etarras excarcelados en un acto en el que el representante del Ejecutivo central también ha lamentado la división que ha existido siempre en la celebración del Día de la Memoria.

La Delegación del Gobierno y el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo organizaron el lunes, un día antes del Día de la Memoria un acto donde se dio voz a tres víctimas de ETA: Lorena Díez Elorza, hermana del ertzaina Jorge Díez, escolta de Fernando Buesa, ambos asesinados por ETA en el año 2000; Iván Ramos Torrano, hijo de Maite Torrano, asesinada en un ataque a la sede de la agrupación socialista de Portugalete en 1987; y Francisco Javier Sáenz Martínez, hijo de Alejandro Sáenz exguardia civil asesinado por la banda terrorista en 1985.

Itxaso recordó que desde que se instauró el Día de la Memoria se han sucedido “once años de divisiones en los que siempre ha habido una buena excusa para el desmarque, una poderosa razón para el desencuentro, un sólido argumento para la segmentación”. Itxaso aseguró que es hora de que “llegue el día en que las tentaciones por reinterpretar la historia dejen paso a la historia misma”.