Covite denuncia que la campaña del Gobierno Vasco por el Día de la Memoria es un “ejercicio de blanqueo” a ETA

Ordóñez destaca que los vídeos protagonizados por jóvenes hacen hincapié en que “todas las víctimas” deben ser tratadas por igual y advierte de que supone un “burdo intento de negar que ha habido terrorismo en el País Vasco”

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, el viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, José Antonio Rodríguez, y directora de Gogora, Aintzane Ezenarro.Servicio Ilustrado (Automático) ASIER BASTIDA - LA CAJA GRIS, SL

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) denuncia que el Gobierno Vasco va a convertir el Día de la Memoria, que se celebrará el próximo 10 de noviembre, “en un ejercicio de blanqueamiento de ETA”.

El Colectivo que preside Consuelo Ordóñez destaca que la naturaleza y el objetivo del Día de la Memoria, que debería ser recordar a las víctimas del terrorismo, “se ha pervertido para transformarlo en una pantomima a medida de los intereses de quienes justifican el terrorismo”. Covite ha criticado la campaña puesta en marcha por el Instituto de la Memoria del Gobierno vasco, Gogora, en la que en una serie de vídeos protagonizados por jóvenes se hace hincapié en que “todas las víctimas” deben ser tratadas por igual, porque todas han sufrido, sin mencionar si quiera por qué han sufrido, puesto que no se pronuncian las palabras terrorismo y ETA. A ojos del Colectivo, esto supone “un burdo intento de negar que ha habido terrorismo en el País Vasco”.

Covite hace hincapié en que reconocer el sufrimiento de las víctimas debe ir acompañado de una condena tajante de las razones por las que ese sufrimiento ha sido infligido. “El significado de las víctimas no es otro que la intencionalidad con la que los asesinos nos constituyeron en víctimas: un proyecto político nacionalista y excluyente. Por eso, subraya, “el significado de las víctimas de ETA es político, porque ETA no mató por barbarie ni por venganza, ni para robar la cartera de sus víctimas. Asesinó por un proyecto político”. Remarca que obviar esa especificidad del terrorismo de ETA es “exactamente lo que buscan quienes no han condenado" a la banda terrorista y la justifican: un manto de silencio que diluya sus responsabilidades criminales, que no les inste a condenar el terrorismo”, asegura Ordóñez. “Negar el significado político de las víctimas de ETA no contribuye a la construcción de la Memoria digna que merecen”.

Asimismo, ven una clara “manipulación” en la campaña puesta en marcha por Gogora e indica que obedece a una estrategia muy evidente de asentar un relato amable sobre lo que ha sido el terrorismo de ETA. “El nacionalismo busca privatizarnos y hacer hincapié exclusivamente en nuestro sufrimiento, omitiendo las razones por las cuales somos víctimas”, advierten desde Covite. Recuerda que "las políticas públicas de Memoria del Gobierno vasco omiten quiénes causaron la mayor vulneración de derechos humanos que hemos vivido en el País Vasco en los últimos cincuenta años: los terroristas de ETA. Por supuesto, tampoco se habla de la falta de libertad que ha padecido –y todavía padece– una parte de la sociedad vasca, consecuencia, precisamente, del terrorismo de ETA.

“Mirar hacia atrás para seguir adelante”

La campaña del Gobierno vasco, según su página oficial de Gogora, promueve la conmemoración del Día de la Memoria 2020 poniendo en valor el “potencial pedagógico de la memoria para construir una convivencia conciliada”. Destaca que en los últimos años se ha puesto como objetivo “promover, más allá de concentraciones, iniciativas que extiendan la pedagogía de la memoria con dinámicas que generen diálogo y reflexión”. Gogora pone a disposición del resto de instituciones y organismos los recursos de los que dispone para generar diálogo y reflexión, a través de las plataformas virtuales.