Fernández Díaz acusa a Martínez de aliarse de forma “irregular” con el notario investigado en “Kitchen”

El ex ministro cree que el fedatario público informó al ex secretario de Estado de un requerimiento que tenía carácter reservado

El exministro de Interior Jorge Fernández Díaz en la Audiencia Nacional
El exministro de Interior Jorge Fernández Díaz en la Audiencia NacionalAlberto R. RoldánLa Razón

El ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha presentado un escrito ante el juez que investiga el «caso Kitchen» en la Audiencia Nacional en el que asegura que «existen indicios que apuntan hacia una conducta irregular» del notario Alberto Vela Navarro-Rubio y del que fuera el número dos de Interior Francisco Martínez, según consta en un escrito de 2 de diciembre al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

El letrado del ex ministro, que además pone de manifiesto en el documento que Martínez ha actuado como si fuera «el protector del mancillado honor del notario», sostiene que el ex secretario de Estado ha hecho «una serie de consideraciones» respecto a Fernández Díaz que cree «desafortunadas y que no se corresponden con la realidad».

Como por ejemplo que no fue su cliente sino la Fiscalía la que reclamó la imputación de Vela Navarro-Rubio por un delito de violación de secretos: «Lo ha hecho porque entiende que existen indicios que apuntan hacia la posible participación del notario».

Es “irregular”

Según el relato de este abogado, es «irregular» que intercambiara mensajes con el ex secretario de Estado el 11 de marzo, dos días después de haber sido requerido por el Consejo General del Notariado para que aportara, de forma reservada, el acta en el que Martínez decía haber recibido los supuestos mensajes que implicaban a Fernández Díaz con el espionaje al ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

En el mismo sentido, el ex ministro rechaza haber intentado «sembrar dudas» sobre las actas notariales, como le reprocha Martínez, sino que considera que estas sospechas «surgen de manera natural» por el contenido de las mismas. Pero también por la conversación que Martínez mantiene con el notario, -«con quien le une amistad reconocida- en la misma fecha en que es requerido judicialmente». Otro punto de desconfianza, según este letrado, es que los mensajes que supuestamente envió el ex ministro «no hayan aparecido en el terminal de Martínez tras su volcado».

Además, el abogado del que fuera titular de Interior considera «absurdo» e «inverosímil» que Martínez justificara que el intercambio de mensajes que mantuvo el 11 de marzo con el notario tenía como finalidad eliminar «un chiste verde».

“Borrado de un chat”

Fernández Díaz rechaza esta versión ya que en la conversación «se hace referencia al borrado de un chat -y no a un mensaje aislado-, a varias conversaciones telefónicas y a algo que se le ha ocurrido a Martínez que debían comentar telefónicamente».

Por tanto, para Fernández Díaz «resulta obvio» que los mensajes entre el notario y Martínez «no se referían al simple borrado de un chiste verde subido de tono, sino a cuestiones relativas al acta que se había protocolizado el 13 de junio de 2019».

“Pudieron beneficiarle”

En el escrito el abogado del ex ministro incide también en que las declaraciones que su cliente realizó a «Vozpópuli» y a «El País», por las que Martínez justificó su decisión de llevar al notario los supuestos mensajes de Fernández Díaz sobre el espionaje a Bárcenas, en realidad no le perjudicaban: «Sino al contrario, pudieron beneficiarle pues se limitó a defender su actuación y su derecho a la presunción de inocencia».

Por ello, cree evidente que las comparecencias ante notario «obedecieron única y exclusivamente a las declaraciones prestadas por el comisario Enrique García Castaño los días 4 de junio y 8 de octubre de 2019, en las que incriminaba a Martínez».