El PSOE vetará la comisión promovida por sus socios contra la Corona

Los socialistas apuntan ya que la iniciativa tiene “poca viabilidad” y se alinearán por quinta vez con PP y Vox en la Mesa del Congreso para frenar la ofensiva de Podemos y los independentistas

Dos operarios retiran del retrato del rey emérito Juan Carlos I de la Sala de Gobierno del Legislativo foral del Parlamento de Navarra horas después de que la Junta de Portavoces aprobase el acto con los votos del Partido Socialista de Navarra, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, a propuesta del Grupo Mixto, y con los votos en contra de la coalición Navarra Suma (UPN, PP, Ciudadano). En Pamplona, Navarra (España), a 15 de junio de 2020.
Dos operarios retiran del retrato del rey emérito Juan Carlos I de la Sala de Gobierno del Legislativo foral del Parlamento de Navarra horas después de que la Junta de Portavoces aprobase el acto con los votos del Partido Socialista de Navarra, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, a propuesta del Grupo Mixto, y con los votos en contra de la coalición Navarra Suma (UPN, PP, Ciudadano). En Pamplona, Navarra (España), a 15 de junio de 2020.Eduardo SanzEuropa Press

La nueva polémica que rodea al Rey emérito a cuenta de la regularización fiscal de 678.000 euros para evitar verse inmerso en una causa judicial tiene ya su extensión en el ámbito parlamentario. Los socios de Pedro Sánchez dentro y fuera del Gobierno decidieron ayer reactivar la ofensiva contra Don Juan Carlos en el Congreso de los Diputados. Unidas Podemos, ERC, Junts per Catalunya, Bildu, Más País, la CUP, Compromís y el BNG registraron sendas comisiones de investigación sobre el «uso de tarjetas de crédito opacas con cargo a fondos procedentes del extranjero por parte de Don Juan Carlos de Borbón, con posterioridad a su abdicación».

Tal como publicaba ayer este diario, en Moncloa anticipaban ya nuevos choques con su socio del Ejecutivo a cuenta de los ataques a la Monarquía y se esperaba esta campaña, en vísperas de las elecciones catalanas, en las que los morados buscarán marcar perfil con sus ansias republicanas. No obstante, en el Gobierno se disocia la actitud de Podemos como partido de la de Pablo Iglesias y sus ministros, que mantienen por el momento, un silencio táctico para evitar más roces en el seno del Consejo de Ministros.

No es la primera vez que Podemos y sus socios de ERC, Bildu y otros partidos de la izquierda han registrado iniciativas parlamentarias de este tipo, pero, hasta ahora, los socialistas –coaligándose con PP y Vox– habían logrado parar hasta en cuatro ocasiones cualquier envite en este sentido. Sin embargo, las últimas iniciativas se refieren a situaciones que se produjeron a partir de la abdicación, cuando el Rey ya no estaba protegido por la inviolabilidad que le otorga la Constitución, y ni siquiera los letrados de la Cámara sostienen ya que no se pueda iniciar una comisión de investigación. Un dictamen al que los socialistas se habían aferrado en las tres primeras peticiones de comisión de investigación.

Por esta razón, en la iniciativa registrada ayer, Podemos hizo un importante ejercicio de documentación, en su exposición de motivos, aportando jurisprudencia y recordando otros casos similares para avalar que se trata de una cuestión de «interés público» y que ya no estaría salvaguardado por el artículo 56.3 de la Carta Magna, el que recoge la inviolabilidad. A esto apeló el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, en su cuenta de Twitter, tras anunciar la iniciativa, lanzando un mensaje a su socio de coalición para que no vete la iniciativa como ha hecho hasta ahora. «La Mesa del Congreso no tiene excusa para bloquearla», señaló, en alusión a la actitud obstruccionista que ha mantenido el PSOE contra estas iniciativas en el pasado.

Sin embargo, no se prevén cambios en la posición de los socialistas en este sentido. Fuentes socialistas consultadas así lo señalan, apuntando que la iniciativa tiene pocos visos de prosperar. En los mismos términos se manifiestan en Moncloa, donde sostienen que, si la Casa Real quiere dar explicaciones, tiene «todos los elementos y argumentos para hacerlo cuando considere», pero se entiende que esto no será en la sede de la soberanía nacional. La vicepresidenta Carmen Calvo fue ayer muy gráfica públicamente al minimizar el impacto de la iniciativa de Podemos, que –como cuarto grupo parlamentario de la Cámara– tiene «poca viabilidad», en contraposición «con los grupos mayoritarios» que no la van a apoyar, y entre los que se incluye el PSOE.

En el Gobierno se ha establecido un cortafuegos en torno a la figura de Felipe VI, señalando que hay que separar la actitud de Don Juan Carlos como contribuyente de la institución monárquica, que «no corre ningún peligro». Por su parte, en Podemos no opinan así y sí entienden que hay una relación entre el actual Monarca y el emérito y han llegado a pedir en las últimas horas que se pongan «urnas» para que los españoles puedan «elegir la jefatura del Estado, para que sea elegida democráticamente y para que responda de sus actos». El choque está servido.