La Fiscalía advierte a Podemos: “No ha aportado aún los documentos sobre Neurona”

El ministerio público apoya la decisión del juez Juan José Escalonilla de reclamar información de los contratos de Podemos en las elecciones autonómicas del 26 de mayo de 2019

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el acto central de campaña de En Comú Podem
El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el acto central de campaña de En Comú PodemAlberto EstévezEFE

La Fiscalía Provincial de Madrid ha defendido que los hechos puestos de manifiesto en la denuncia del ex coordinador jurídico de Podemos José Manuel Calvente en relación a Neurona así como en la documentación remitida por el Tribunal de Cuentas “no han sido desvirtuados a día de hoy y tras la práctica de diligencias”, según consta en un escrito dirigido al instructor.

Y todo ello, casi siete meses después de iniciar las investigaciones sin que haya sido posible determinar qué trabajadores tuvo Neurona, cuánto tiempo trabajaron en España, si se desplazaron desde México y cuándo así como dónde se hospedaron, información de fácil acceso al ahora apelante que no ha sido facilitada”, concluye la Fiscalía que ha impugnado el recurso de apelación interpuesto por la representación de Podemos contra el Auto de 16 de diciembre de 2020.

Por eso el ministerio público ha decidido apoyar la decisión del juez que investiga a Podemos, Juan José Escalonilla, quien en un auto de 16 de diciembre de 2020 había reclamado a la Junta Electoral Provincial de Madrid que informara sobre la identidad del administrador electoral designado por la coalición electoral Unidas Podemos-Izquierda Unida en las Elecciones Autonómicas de la Comunidad de Madrid celebradas en día 26 de mayo de 2019, “así como la cuenta o cuentas electorales designadas para la recaudación de fondos”, según consta en una nota de prensa difundida por el ministerio público.

Contrato con Neurona

“El principal objeto de este procedimiento es determinar la realidad o no del contrato entre Podemos y Neurona indiciariamente constitutivo de delito electoral como se ha venido reiteradamente exponiendo a lo largo de este procedimiento”, indica la citada nota, que continúa, de forma literal: “Si lo que se investiga es la realidad del contrato y de la propia mercantil que parece vinculada con el partido, es razonable investigar todos los contratos entre Neurona y la formación Unidas Podemos”.

El hecho de que se hicieran pagos a una sociedad indiciariamente ficticia obliga a realizar una mínima investigación. Más aun el resultado de esta investigación puede ser incluso en interés del ahora recurrente por cuanto podrían extraerse conclusiones en beneficio del mismo tanto en relación a la existencia o no de Neurona como de los contratos firmados. Y a ello nada obsta el hecho de que las cuentas de las elecciones de 26 de mayo fueran auditadas por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid”, destaca la Fiscalía madrileña.

Sede de Podemos

Por otra parte, la Fiscalía madrileña también ha apoyado la decisión del instructor de archivar sus pesquisas sobre las obras de la sede de Podemos al considerar que los testigos “han dado cumplida explicación de los motivos por los cuales existe el desfase entre el proyecto y la ejecución, desfase por otro lado frecuente en la ejecución de obras”. El Ministerio Fiscal sostiene, en este caso que no existe “ningún indicio” de la existencia de un delito de administración desleal.

No obstante, el escrito del fiscal reconoce que las declaraciones de los testigos “ofrecen dudas respecto de cómo se produjo el procedimiento [de adjudicación]. Y no por el hecho, frecuente es verdad, de invitar a contratistas sino por cuanto alguno de ellos refiere que ni siquiera se presentó a la licitación”.