El juzgado rechaza de entrada reponer la estatua de Franco en Melilla

Tiene que resolver aún el recurso de la Fundación Francisco Franco

Retirada de la estatua de Franco en Melilla el pasado 23 de febrero
Retirada de la estatua de Franco en Melilla el pasado 23 de febreroBLASCO DE AVELLANEDAEFE

El Juzgado Contencioso-Administrativo número 2 de Melilla ha denegado la petición de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) de reponer en Melilla «la última estatua del dictador que quedaba en un espacio público», según ha informado el Gobierno de la Ciudad Autónoma. Sin embargo, solo se trata de una primera resolución que atañe a la medida cautelar de reponer la efigie, que fuentes de la entidad señalan «era previsible que se rechazara. Queda lo importante», dicen en referencia al fallo una vez se haya llegado al fondo del asunto. La magistrada María Valle Maestro ha dejado claro que esta decisión no prejuzga la sentencia final y la representación legal de la FNFF destaca asimismo que «no se han impuesto costas» y «hay muchos toques de atención a la Asamblea de la Ciudad Autónoma».

Por su parte, la Plataforma Millán Astray va a presentar esta misma semana su propio recurso contra la retirada de la estatua, que incluso se ha ofrecido a comprar, como ya hizo con la réplica en bronce del general José Millán Astray que se eliminó de la vía pública en La Coruña.

Sobre la decisión respecto a la efigie de Melilla, el Ejecutivo melillense que preside Eduardo de Castro (expulsado de Ciudadanos) con PSOE y CPM, considera que «la Justicia avala así la actuación culminada el 23 de febrero de 2021 por el Gobierno de Melilla, que cumplía con la Ley de Memoria Histórica».

La Fundación Franco alegaba que la efigie recuerda al que fue Jefe de Estado en su faceta como comandante de la Legión en fechas anteriores al periodo que especifica la norma: de 1936 a 1976.

Según la parte dispositiva del auto judicial que ha proporcionado el gabinete local, la titular del Juzgado Contencioso-Administrativo recoge que «se deniega la solicitud de medida cautelar deducida por la representación procesal de la Fundación Nacional Francisco Franco».

Melilla, que eligió la fecha simbólica del cuarenta aniversario del golpe de Estado del 23 febrero de 1981, retiró la estatua dedicada a Francisco Franco en la ciudad por su condición de comandante de la Legión, cuando salvó a Melilla en 1921 durante la guerra de África. Una decisión que fue aprobada en un Pleno de la corporación en 1975 después de la muerte del general y que culminó en la vía pública en 1978.

La retirada se materializó tan solo 24 horas después de la decisión adoptada por el Pleno de la Asamblea de la Ciudad Autónoma con los votos a favor del PSOE, CPM, Cs y del ex presidente de Vox Melilla y actual diputado no adscrito Jesús Delgado Aboy, con la abstención del PP y el voto en contra del único parlamentario de Vox.

El desmontaje de la efigie de Franco, ubicada frente a la muralla de «Melilla La Vieja», se realizó por sorpresa después de que por la mañana de ese 23 de febrero el presidente de la Ciudad Autónoma dijera que se quitaría «lo antes posible» pero sin especificar día y hora, cuando fue preguntado por ello por los medios de comunicación en rueda de prensa.

Un importante dispositivo de operarios y fuerzas de seguridad montado a la entrada del puerto dio la pista del inicio de los trabajos para sacar de la vía pública la efigie de Francisco Franco Bahamonde y las placas que la acompañaban, entre ellas una principal en la que se podía leer «Melilla al Comandante de La Legión Francisco Franco Bahamonde 1921-1977».

En 2005, debido a la realización de unas obras, su emplazamiento cambió al Torreón de San Juan, en un pedestal más modesto hecho de ladrillo. De ahí fue levantada el pasado 23 de febrero y trasladada a una caja de madera en un almacén municipal, donde aguarda un destino definitivo.