El Gobierno condecoró a Garamendi 24 horas antes de apoyar los indultos que promueve Moncloa

Recibió la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi
El presidente de la CEOE, Antonio GaramendiDavid Zorrakino Europa Press

El Gobierno de España ha concedido al presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco.

Así lo refleja el Real Decreto 436/2021 recogido por el Boletín Oficial del Estado (BOE), en el que se otorga al líder de la patronal dicha condecoración a propuesta de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión de esta semana. Sin embargo, el Ejecutivo no informó de esta decisión ni en la rueda de prensa de cada martes ni en la referencia escrita posterior que publica en la web de La Moncloa.

La Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar con distintivo blanco se concede a aquellas personalidades que, en el desarrollo de sus actividades, ya sean militares o civiles, realicen una excepcional contribución a todo lo que la Defensa supone.

La condecoración fue concecida 24 horas antes de que Garamendi pronunciara las polémicas palabras en las que ha afirmado que los indultos a los condenados por el 1-O serían bienvenidos si llevan a “que las cosas se normalicen”. En una entrevista de Ràdio 4 y La 2, el presidente de los empresarios también ha dicho que la CEOE defiende que “la estabilidad se encuentra dentro del estado de derecho, y éste es facultad del Gobierno”, que deberá tomar la decisión final acerca del perdón a los presos secesionistas.

Distintivo desde 1854

La Orden del Mérito Militar se creó el 7 de septiembre de 1854 para honrar a aquellos militares que hubieran prestado servicios especiales. Transcurridos los años, la orden abrió la concesión de su ingreso a aquellas personalidades civiles que se hubiesen distinguido por sus méritos, trabajos, acciones, hechos o servicios de manera extraordinaria.

Con la evolución experimentada en las pasadas tres décadas, esta Orden incorporó como méritos, trabajos, acciones, hechos y servicios, todos aquellos que se llevasen a cabo en el ámbito de la defensa, lo que amplió el horizonte de concesión de la recompensa.

Según el Real Decreto 1040/2003, de 1 de agosto, por el que se aprobó el Reglamento general de recompensas militares, se subraya que para determinar la concesión de la Gran Cruz o de la Cruz al personal civil “se tendrá en cuenta el rango institucional, administrativo, académico o profesional de la persona recompensada”.

Igualmente recoge que los recompensados con las Cruces del Mérito Militar, del Mérito Naval y del Mérito Aeronáutico, cuando se trate de la Gran Cruz, “tendrán derecho al tratamiento de excelencia”, informa Ep.