El juez insta a Exteriores a identificar a quien dio la orden de no revisar el pasaporte de Ghali

Reclama también al ministerio de González Laya que le informe de si la llegada a España del líder del Frente Polisario se plasmó en un expediente administrativo

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, estuvo ingresado en un hospital de Logroño desde el 18 de abril hasta el pasado 2 de junio
El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, estuvo ingresado en un hospital de Logroño desde el 18 de abril hasta el pasado 2 de junioFateh GuidoumAP

El juez de Zaragoza que investiga la llegada a la base aérea de la capital aragonesa de Brahim Ghali ha dado siete días de plazo al Ministerio de Asuntos Exteriores para que identifique a la persona que ordenó que no se eximiera del control de pasaporte y aduanas al líder del Frente Polisario.

En una providencia a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, el magistrado Rafael Lasala -que intenta esclarecer si Ghali entró en nuestro país con documentación falsa- reclama la “identificación de la persona que contactó con la Sección de Relaciones Internacionales del Estado Mayor del Ejército del Aire, dándole instrucciones sobre qué tratamiento habría que dar a los viajeros de dicho vuelo, y sobre la identificación de los mismos, y demás circunstancias relacionadas con la entrada de estas personas en territorio nacional, debiendo precisar si las comunicaciones fueron escritas o telefónicas”.

Además, el instructor quiere que el ministerio que dirige Arancha González Laya le comunique si en su departamento existe “algún expediente administrativo incoado a raíz de la llegada a la base aérea militar de Zaragoza” del vuelo procedente de Argelia en el que llegó Ghali a España el pasado 18 de abril, en cuyo caso apremia a remitirle una copia del mismo.

Lasala accede así a las diligencias de investigación solicitadas por la acusación popular que ejerce el letrado Antonio Urdiales -cuya denuncia provocó la apertura de la investigación-.

El Estado Mayor del Aire, también emplazado

En la misma resolución el titular del Juzgado de Instrucción número 7 acuerda asimismo que se reclame información al teniente general del Estado Mayor del Ejército del Aire, también con un plazo máximo de siete días para atender su petición, sobre si se incoó algún expediente administrativo a raíz de las instrucciones recibidas por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores “en relación a la llegada a la Base Aérea de Zaragoza del vuelo procedente de la República Argelina Democrática y Popular en el que viajaba un paciente con pasaporte diplomático argelino” en la fecha indicada.

En caso de que no se hubiese cumplimentado expediente alguno, añade, el magistrado quiere saber en cualquier caso “si todas las comunicaciones con Asuntos Exteriores se realizaron telefónicamente o por el contrario existen documentos relacionados con la misma, en cuyo caso, se interesa remisión de todos los documentos recibidos del Ministerio de Asuntos Exteriores”.

Por último, le insta a que precise la “identidad, indicando nombre y apellidos, de las personas que desde esa Jefatura hubiesen intervenido en las comunicaciones entre Asuntos Exteriores y Estado Mayor y entre éste y el general de la Base Aérea”.

Exteriores lo considera una “cortesía diplomática”

El general jefe de Movilidad Aérea de la base militar de la capital aragonesa, el general José Luis Ortiz-Cañavate, informó al juez de que desconoce la identidad de los pasajeros que llegaron en el avión en el que viajaba Ghali, dado que se obvió el protocolo habitual en estos casos por orden del Estado Mayor del Ejército del Aire, siguiendo las órdenes recibidas desde el Gabinete de la ministra de Asuntos Exteriores.

Exteriores enmarca esas instrucciones en la “práctica tradicional en España” de no someter a control los pasaportes de quienes llegan en un vuelo oficial con las pertinentes autorizaciones, lo que constituye -afirman- una “cortesía diplomática frecuente en muchos países”.

La acusación popular considera sin embargo a Exteriores “responsable”” de esa supuesta entrada irregular de Ghali en nuestro país y considera que el ministerio actuó así para “ocultar su presencia en España y evitar una más que probable detención y medidas cautelares”, por lo que “se decidió por las autoridades y españolas que Ghali viajara junto a un acompañante no identificado con pasaporte diplomático argelino expedido a nombre de un tal Mohamed Benbatouche”.

El líder del Frente Polisario permaneció mes y medio en España convaleciente del Covid ingresado en un hospital de Logroño. Tras declarar por videoconferencia el pasado 1 de junio ante el juez Santiago Pedraz, que no le impuso ninguna medida cautelar, regresó a Argelia horas después de madrugada. Ghali tiene en la actualidad dos causas abiertas en el citado tribunal por delitos de torturas, detención ilegal y genocidio. Unos procedimientos cuyo archivo ha pedido el abogado del líder polisario al considerar esas denuncias de carácter “político”.