El juez reclama los whatsapp entre Exteriores y Defensa que avalaron la entrada de Ghali en España

Da siete días a la Policía para identificar a los titulares de los teléfonos que constan en la ficha con la que el líder del Frente Polisario se dio de alta en el hospital de Logroño con identidad falsa

Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, permaneció hospitalizado en España del 18 de abril al 2 de junio convaleciente del Covid
Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, permaneció hospitalizado en España del 18 de abril al 2 de junio convaleciente del CovidFateh GuidoumAP

El juez que investiga si Brahim Ghali entró en España el pasado 18 de abril con documentación falsa ha acordado reclamar al Estado Mayor del Ejército del Aire “el contenido íntegro” de las conversaciones mantenidas a través de la aplicación de WhatsApp entre el propio Estado Mayor y el jefe de gabinete de la entonces ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en las que se avaló que al líder del Frente Polisario no se le pidiese documentación alguna para entrar en nuestro país y se le exonerase igualmente del control de aduanas.

Así consta en una resolución del titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, Rafael Lasala -a la que ha tenido acceso LA RAZÓN-, en la que el instructor ordena además que se precise “el número de las líneas comunicantes y usuarios de las mismas”.

Y es que el teniente general del Estado Mayor del Ejército del Aire, Francisco Javier Fernández Sánchez, informó el pasado día 13 al magistrado de que las comunicaciones con el Ministerio de Asuntos Exteriores en las que habría recibido la orden de que a Ghali se le eximiese del control de documentación ya aduana “se realizaron telefónicamente, tanto verbales como a través de la aplicación WhatsApp”.

El mando militar precisó que en su calidad de segundo jefe de Estado Mayor del Aire y jefe del Estado Mayor del Aire era él quien tenía “las competencias en asuntos relacionados con vuelos de estado (como era el caso, así como vuelos internacionales”. Pero deja claro que el Estado Mayor del Aire gestiona “habitualmente” cuestiones “técnicas relacionadas con múltiples vuelos de estado que requieren coordinación” con Exteriores.

Fue también él, añade, quien “intervino en las comunicaciones con el general jefe de la Base Aérea de Zaragoza”, a quien se trasladó la orden de Exteriores de que no se controlase la documentación del líder del Frente Polisario, a quien se facilitó la entrada en nuestro país “por razones humanitarias” y esgrimiendo que se trataba de un viaje de carácter “diplomático”.

Exteriores: el Ejército del Aire “preguntó”

Unos días antes, el pasado día 9, desde Exteriores se informó a su vez al titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza de que “la persona que se comunicó por vía telefónica con el Estado Mayor del Aire el día 18 de abril” fue el entonces director de Gabinete de la ministra, Arancha González Laya, Camilo Villarino.

En una carta remitida por el propio Villarino al juzgado, éste asegura que -lejos de dar la orden de que no se controlara la documentación de Ghali- fue el teniente general Fernández Sánchez quien “preguntó sobre las 17:30 horas si queríamos que se hiciera trámite de aduanas o inmigración”. Y él le contestó -asegura- “que no era preciso, siendo esta respuesta perfectamente coherente tanto con la práctica establecida como con la legislación vigente aplicable”.

Tanto Exteriores como el Estado Mayor del Aire precisan en sus escritos que no existe ningún expediente administrativo incoado a raíz de la llegada de Ghali a la base militar de Zaragoza. En el caso del teniente general, asegura que el Ejército del Aire “no incoa expedientes administrativos con ocasión de la llegada de aeronaves de estado”.

La identidad de los teléfonos de Benbatouche

Pero el juez que investiga la llegada de Ghali a España también ha pedido a la Policía Nacional que en el plazo de siete días “identifique a los titulares de los teléfonos que aparecen en la ficha de datos de Mohamed Benbatouche”, la identidad falsa con la que el líder polisario se dio de alta en el hospital San Pedro de Logroño, donde estuvo ingresado hasta la madrugada del pasado 2 de junio, cuando regresó a Argelia en un avión medicalizado que despegó del aeropuerto de Pamplona horas después de que declarara ante el juez Santiago Pedraz en relación a las dos querellas que tiene abiertas en la Audiencia Nacional por torturas, detención ilegal y genocidio.

Asimismo, el instructor insta a la Guardia Civil -a instancias del abogado Antonio Urdiales, que con su denuncia impulsó la investigación judicial por falsedad documental- a que identifique el vuelo fletado por una compañía francesa de Burdeos con el que Ghali abandonó España con destino a Argel a la 1:40 del 2 de junio, “informando sobre las autorizaciones de despegue y control de pasaportes y equipajes que portaban Ghali y acompañantes”.

Por último, el instructor quiere que la Audiencia Nacional le aclare “qué medio procesal se utilizó para acreditar la identidad” de Ghali cuando declaró por videoconferencia desde el hospital de Logroño el pasado 1 de junio. Y asimismo, solicita al Juzgado de Instrucción número 5 del citado tribunal, que dirige Santiago Pedraz, que le remita las contestaciones que dio la Comisaría Especial del CGPJ, Tribunal Supremo y Audiencia Nacional a su requerimiento para dilucidar si el líder del Frente Polisario tenía un domicilio conocido en nuestro país.