Cuando los niños son el vehículo para adoctrinar

Asisten a homenajes, korrikas o actos infantiles donde se reclama la amnistía de los presos o apuestan por «resetear» la memoria. Buscan que las nuevas generaciones asuman los postulados abertzales

Acto en la Casa de la Cultura de Burlada con programación infantil donde se mostró la bandera que reclama el fin de la dispersión de los presos de ETA
Acto en la Casa de la Cultura de Burlada con programación infantil donde se mostró la bandera que reclama el fin de la dispersión de los presos de ETA FOTO: R. N.

El anuncio de EH Bildu dando el «sí» a favor de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022, al constatar «avances» lleva explícitamente entre las condiciones que los niños navarros vean los dibujos animados en euskera. Con ello se busca avanzar un poco más en la euskaldunización y poder utilizarla como arma ideológica.

El diputado de UPN, Sergio Sayas tildó de «insulto a cualquier demócrata y falta al respeto a cualquier navarro» esa negociación donde resumió la intención oculta de la izquierda abertzale: «Quieren resetear cerebros a través de la televisión».

La participación de menores es habitual y cada vez se organizan más actividades para evitar así que, el legado proetarra se extinga buscando reconducir la memoria. Los más jóvenes no saben ya quién fue Miguel Ángel Blanco, ni tampoco José Antonio Ortega Lara y ven a los etarras retratados en el pueblo como «héroes» de una guerra que nunca existió; justificando lo ocurrido con Franco cuando, en los años de plomo, ya había fallecido.

Los presos de ETA lanzaron esta semana un comunicado donde manifestaban su «renuncia» a los recibimientos que les hacen al salir de la cárcel. Sin embargo, son muchos los actos organizados por los bastiones abertzales para que los menores no les olviden. En cada uno de esos homenajes a los presos, los niños han participado de forma sistemática. En el pasado Gudari Eguna –día en recuerdo a los etarras muertos– celebrado hace tres meses en Pamplona, los menores estuvieron presenciando y aplaudiendo el acto en primera fila. Y es que, en la «letra pequeña» del mensaje de no volver a hacer más homenajes no se menciona los actos en recuerdo que se hacen por los etarras muertos.

SARE organizó el pasado mes de junio un homenaje en Arbizu (Navarra) al etarra fallecido Francisco Javier Balda Araña –tesorero de la organización Herrira, organismo responsable de financiar a ETA. Fue condenado en 2019 a un año y seis meses por participación activa en organización terrorista– . A dicho homenaje acudieron numerosos niños del pueblo que fueron fotografiados junto a la frase «Maite Zaitugu» –Te queremos– algo que posteriormente difundieron a través de las redes sociales.

Caso Izadi

El caso más reciente que, además, denunció Covite es el de Burlada (Navarra). La izquierda abertzale utilizó la Casa de Cultura de la localidad para montar un espectáculo infantil y, de paso, exigir la puesta en libertad de los etarras Íñigo Gutiérrez -condenado a 8 años por colaboración con banda armada al trasladar la furgoneta cargada de explosivos desde Francia en el atentado de Legutiano (Álava) en el que fue asesinado el guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón- , y María Lizarraga –condenada en 2010 a 19 años y 3 meses por asociación ilícita, falsificación de documento público, tenencia de explosivos, tenencia ilícita de armas, robo y hurto–. Ambos son padres de Izadi, una niña de tres años que vivía con su madre en el módulo familiar de la prisión de Aranjuez.

Primero, unas 1.000 personas marcharon en un acto multitudinario en forma de pascalles a favor de la excarcelación de sus padres. El acto tenía el pretexto de «defender los derechos de su hija» bajo el lema «Izadi Gurasoekin Etxera» –Izadi con sus padres a casa– para pedir la amnistía de los etarras. Después, en la Casa de la Cultura, hubo una obra infantil donde se mostró la bandera que reclama el fin de la dispersión de los presos de la banda terrorista. Hubo música y la participación de los payasos Pirritx y Porrotx, igual de conocidos por su incesante apoyo a los presos de ETA que por sus actividades dirigidas a niños.

Los payasos más populares del País Vasco lanzaron un mensaje conjunto, y con Porrotx en solitario, donde apoyaban esta iniciativa y animaban a acudir al acto con la influencia que eso podía tener con los niños. También difundieron un vídeo en el que utilizaban a los niños a favor de la excarcelación de los padres de Izadi.

Programación infantil con payasos en un acto a favor de la amnistía
Programación infantil con payasos en un acto a favor de la amnistía FOTO: R. N.

Payasos polémicos

Pirritx, Porrotx y Marimotots son los payasos más populares de la izquierda abertzale. Siempre han promovido iniciativas a favor de los presos e incluso en uno de sus actos infantiles dejaron clara su visión del «adoctrinamiento»: «Para nosotros, los niños son el centro y los que pueden ser más vulnerables. Juntos construimos Euskal Herria y un mundo de color». Porrotx, también ha participado en el multitudinario acto de SARE que se hizo en San Sebastián a favor de los presos etarras. Se le anunciaba con un «Ahí estará Porrotx (...) Y también estarán los niños con mochila -hijos de los presos etarras-, se llevarán sus patinetes y todos vosotros». Además, apuntaban en la programación que se apoyaría «el camino de la paz, la libertad, la convivencia... Reiremos, cantaremos y bailaremos». En aquel acto, Porrotx recorrió un tramo de la manifestación junto a varios niños e incluso se puso a hablar con una de las hijas de un etarra encarcelado: «¿El padre le tienes en la cárcel? ¿Cuántas visitas le has hecho? ¿Cuántos kilómetros has tenido que hacer para mover el amor?», pregunta el payaso. «Hasta la luna y vuelta», responde la niña.

Korrika de 2019 en la que los niños participaron con pancartas de presos de ETA a sus espaldas
Korrika de 2019 en la que los niños participaron con pancartas de presos de ETA a sus espaldas FOTO: R.N.

Korrika

La “Korrika” es una marcha realizada por AEK cada dos años y que se hace, según sus propias palabras en “apoyo del euskera”. El dinero que se recauda en la misma se destina a financiar sus euskaltegis (centros de enseñanza de euskera, generalmente para adultos). La marcha en sí consiste en una especie de yincana por el País Vasco Francés y Navarra. En ella participan una gran cantidad de niños. Año tras año, sin excepción, se han portado imágenes de etarras de manera sistemática. La última korrika se celebró en 2019 y ese año se portaron imágenes de presos de la banda terrorista. A su paso en Chantrea, la Korrika estuvo repleta de niños con las imágenes de los etarras detrás. En un momento de la marcha, el etarra Patxi Ruiz se convirtió en protagonista cuando una niña portó su imagen durante la marcha.

“Disidencia” de la izquierda abertzale

Ikasle Abertzaleak , que forma parte de la «disidencia» de la izquierda abertzale y están vinculados al GKS. –En mayo presonas del entorno del GKS fueron detenidas al formar parte de un grupo de kale borroka» y disponían de manuales de fabricación de explosivos– . Tienen fuerte presencia en los institutos del modelo D (en euskera) del País Vasco y Navarra donde cuentan con una gran influencia en los alumnos menores de edad con poco control al respecto. Promueven huelgas, e incluso han llegado a «acosar» a algunos alumnos que no querían participar de las mismas. Buscan la amnistía de los presos y justifican la violencia. Intentan sumar a nuevos miembros y hasta consiguen colocar dentro de los institutos y universidades pancartas a favor de la amnistía. En ellos se puede leer: «Zuekin Gaude» -estamos con vosotros- en referencia a los presos etarras.

Cartel que Ikasle Abertzaleak donde se puede leer "Memoria y Libertad"-en honor a los etarras muertos el día del Gudari Eguna- se colocaron dentro del recinto de un instituto
Cartel que Ikasle Abertzaleak donde se puede leer "Memoria y Libertad"-en honor a los etarras muertos el día del Gudari Eguna- se colocaron dentro del recinto de un instituto FOTO: R. N.

En las aulas

También en las aulas continúa la presión a los menores para que asuman la idea de una Euskalerria que suma a Navarra al País Vasco. Los libros de texto así lo reflejan desde hace varios años donde se hacen continuas referencias a ello. Además, se han realizado iniciativas en el pasado como si esa Euskal Herria existiese.

Tampoco la wikipedia en euskera se salva. En la comunidad foral se han llegado a realizar proyectos de educación donde los jóvenes crean artículos desde esa página, el profesorado impulsa su uso y, además, recibió una subvención desde el Parlamento Navarro para «fomentar el uso y la presencia de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación» –hasta 30.000 euros le destinaron–. Desde esa página se dice que ATA, por ejemplo, son «presos políticos» o que las asociaciones a favor de la paz son «nacionalistas españoles». «Son niños y adolescentes quienes leen eso cuando se les encargan trabajos», destacan fuentes educativas.