Sánchez presume de Gobierno “ejemplar”, ante una socialista afectada por un caso de corrupción

El presidente del Gobierno cargó contra el Ejecutivo “corrupto” de Rajoy, en presencia de la nueva presidenta del PSdeG, Carmela Silva, afectada por el “caso Cuñada”

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en la primera jornada del 14º Congreso del PSdeG
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en la primera jornada del 14º Congreso del PSdeG FOTO: César Arxina Europa Press

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presumió este miércoles de tener un Gobierno “ejemplar” frente al “corrupto” de Mariano Rajoy, mientras el PSdeG elegía como presidenta a Carmela Silva, afectada por un caso de corrupción. Asimismo, dijo que su Ejecutivo “tiene empatía, saber escuchar y saber acordar”. A saber: subir el salario mínimo interprofesional, revalorizar las pensiones al IPC, crear el ingreso mínimo vital, apoyar la equiparación salarial entre hombres y mujeres y apoyar la Formación Profesional.

Por todo ello, calificó de “imperdonable” que el PP siga bloqueando la renovación del CGPJ y se descuelgue de “acuerdos que trascienden lo ideológico”, como los de pensiones, el ingreso mínimo vital, la FP o la reforma del artículo de la Constitución que llama “disminuidos” a las personas con discapacidad.

En ese sentido, planteó “por qué se han descolgado de estos acuerdos que trascienden lo ideológico” y desembocó en la enumeración de los 12 acuerdos con los agentes sociales. “No son cifras; son realidades, son personas, son esperanzas”, defendió, para atacar de nuevo a Mariano Rajoy y las medidas que adoptó para salir de la crisis financiera de 2008.

En su intervención en el XIV Congreso del PSdeG-PSOE, uno de los más polémicos tras la victoria del nuevo secretario general, Valentín González Formoso, sobre su predecesor, Gonzalo Caballero, Sánchez quiso incidier en el tema de la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Lo hizo al término de su discurso, cuando se refirió a “una oposición que no cumple con sus obligaciones constitucionales, que bloquea la renovación del órgano de los jueces, una actitud con la que, dijo, los populares no sólo faltan a la Carta Magna sino que “están dañando la democracia, y eso, en un momento de crisis como el que estamos viviendo, es absolutamente imperdonable”.

Un ataque contra el PP que se sumaba a los anteriores, ya que también le recriminó a Casado el tratar de “dibujar una España a su imagen y semejanza: triste, sin ideas y en quiebra”. Y quiso hacer una mención especial al hecho de que el PP se oponga ”hasta a modificar el artículo 49 de la Constitución” y “quitar el término de disminuidos por el de personas con discapacidad”, por lo que asume que el principal partido de la oposición no defiende a los ciudadanos.