Casado exige a Sánchez que el Congreso abra en enero

El PP exige que se abra el Congreso en enero y culpa a Calviño de que los fondos de la UE se repartan de forma “clientelar” y buscando el “rédito político”

El periodo de sesiones ordinario comenzará en el mes de febrero
El periodo de sesiones ordinario comenzará en el mes de febrero FOTO: ©Gonzalo Pérez Mata La Razón

Marcaje al Gobierno desde el minuto uno y consolidarse como alternativa a Pedro Sánchez. Son estos dos de los grandes objetivos del Partido Popular para 2022. Con este fin, los populares no cierran por vacaciones y exigen lo propio al Ejecutivo. Trabajo desde principios de año para dar respuesta a algunos de los problemas económicos que arrastran los ciudadanos desde el año pasado. Así, en la recta final de la legislatura, los de Pablo Casado mantienen su «oposición dura» en el Congreso de los Diputados a base de iniciativas, baterías de preguntas o mociones. El primer paso en esta estrategia es la de obligar a Moncloa a abrir la Cámara Baja en el mes de enero –tradicionalmente mes inhábil– para que en este mes tomen medidas en el Congreso de los Diputados para bajar el precio de la luz, frenar la inflación y la pandemia, unas materias en la que los populares han dedicado gran parte de sus esfuerzos en el Parlamento durante el pasado año.

Hoy mismo, el presidente del PP, Pablo Casado, se lo exigió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. «España no está para que el Gobierno se vaya de vacaciones», arrancó en sus redes sociales. Los populares quieren aprovechar este mes para «tomar medidas contra la inflación y el precio de la luz, controlar el caos de la 6ª ola Covid y el reparto a dedo de los fondos UE, que solo se ha ejecutado el 5% de 2.4000 millones de euros», según denunció. Su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, apoyó la medida incidiendo que el Parlamento tiene que permanecer «abierto».

Y es que, según el artículo 61 del reglamento de la Cámara Baja, el Congreso se reunirá anualmente en dos períodos ordinarios de sesiones, de septiembre a diciembre y de febrero a junio. Fuera de dichos periodos, la Cámara solo podrá celebrar sesiones extraordinarias a petición del Gobierno, de la Diputación Permanente o de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso. La Presidencia convocará la sesión extraordinaria si se le pide, de conformidad con la Constitución, por quien establece el párrafo anterior y de acuerdo con el orden del día que le haya sido propuesto.

Así, en caso de que la Diputación Permanente, a propuesta del Congreso, no convoque ninguna sesión extraordinaria, la primera semana de trabajo en el año tendrá lugar los próximos 1,2 y 3 de febrero, previa reunión de la mesa del Congreso durante la última semana de mes de enero, donde se fijará el calendario de sesiones para el primer periodo de sesiones ordinario, que abarcará los meses de febrero hasta junio.

El PP ya ha presentado medidas alternativas para rebajar la factura de la luz en un 20%, como la utilización de 2.000 millones que corresponden a los derechos de la emisión de CO2 y que en los Presupuestos Generales del Estado se incluyeran los costes no energéticos. En cuanto a las medidas relativas a la Covid, el PP ha exigido incansablemente una ley de pandemias, pero el Gobierno lo rechaza al considerar que España cuenta con legislación suficiente. Ahora, los populares exigirán al Ejecutivo que les remita el informe científico en el que se han basado para decretar el uso obligatorio de mascarillas en el exterior, con el fin de decidir su voto cuando la normativa llegue al Congreso.