Operación remontada: Sánchez se traslada a los incendios y el Gobierno acelera el decreto anticrisis

El Consejo de Ministros se reunirá el sábado de manera extraordinaria para aprobar la prórroga de las rebajas de la luz y el combustible y el presidente visitará mañana la zona de Sierra de la Culebra

El Gobierno trabaja ya para revertir la sensación de “cambio de ciclo” que se ha creado tras la debacle de la izquierda en Andalucía. Los dos partidos que componen la coalición han sufrido un importante retroceso en votos y en Moncloa no aciertan a resolver por qué las medidas que están aprobando desde el Consejo de Ministros -reforma laboral, subida del salario mínimo, ingreso mínimo vital o revalorización de las pensiones, entre otras- no están teniendo un impacto positivo en sus perspectivas electorales. Cuando los comicios se dirimen en el terreno de la gestión, ésta la rentabilizan los ejecutivos autonómicos, pero no el del Estado.

Por esta razón, el Gobierno ha decidido pisar el acelerador. No hay tiempo que perder para poner en marcha la “Operación remontada”. No se va a esperar a la próxima semana, cuando se ha anticipado el Consejo de Ministros ordinario del martes al lunes por los preparativos de la cumbre de la OTAN. La aprobación del nuevo decreto de medidas anticrisis para paliar las consecuencias de la guerra en Ucrania se producirá a finales de semana para que sirva como revulsivo y permita pasar página de la hecatombe electoral del 19-J. De este modo, el próximo sábado, el Ejecutivo se reunirá de manera extraordinaria para aprobar la prórroga de las rebajas de la luz y el combustible que ya entraran en vigor el pasado mes de marzo.

La inflación no es un problema de España, es un problema de Europa, y lo que está haciendo el Gobierno es paliar esta situación. Atender a las personas más vulnerables, los que tienen más dificultades van a contar con el amparo de este Gobierno, también a los sectores más afectados, y a esa mayoría social que ve como día a día esta guerra afecta a sus economías”, ha señalado la portavoz gubernamental en rueda de prensa.

Pese a que no ha tenido excesivo efecto sobre la inflación, que volvió a subir en el mes de mayo, el Ejecutivo quiere trasladar la percepción de que ha tomado nota y reacciona con un paquete ambicioso, que todavía se está negociando en el seno de la coalición y que podría incluir medidas adicionales a las ya vigentes. La estrategia para intentar dar la vuelta a las malas sensaciones postelectorales también se enfoca en la persona del presidente del Gobierno, que volverá a multiplicarse en los territorios y a pisar calle. Lo hará mañana mismo, cuando se trasladará hasta Castilla y León, a la provincia de Zamora, para visitar la zona de incendios de Sierra de la Culebra, que está siendo arrasada por el fuego. En Moncloa llevan meses en una campaña de humanización de Sánchez para tratar de mostrar cercanía y vencer el rechazo que genera en una parte del electorado.

La reunión del Consejo de Ministros también ha aprobado la distribución a las comunidades autónomas de 58,5 millones de euros para ayudar a las familias en la adquisición de libros de texto y materiales didácticos. “El programa tiene como objetivo impulsar la equidad del sistema educativo y la igualdad de derechos y oportunidades”, ha señalado la portavoz. El Ejecutivo sigue así intentado remar para combatir la sensación de cambio de ciclo tras las andaluzas, a pesar de que desde Moncloa se sostiene que “el Gobierno no se ha presentado a estas elecciones, son unas elecciones autonómicas”.

Señalan, que el Gabinete “está en plena forma”. “No hay una actitud de agotamiento, sino de fortalecimiento, de un Gobierno que se crece frente a la adversidad, gestionando las crisis y dando una respuesta. El Gobierno está en plena forma y esa forma se traduce en acuerdos”.