El alcalde de Ermua rectifica y dejará hablar a Marimar Blanco

El socialista esgrimió cuestiones de protocolo para impedir que la hermana de Miguel Ángel Blanco interviniera en el acto

La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco.
La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco.

El alcalde de Ermua, el socialista Juan Carlos Abascal, negó en un principio a Marimar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, que pudiese intervenir en el acto que se celebrará este domingo con motivo del 25 aniversario de su asesinato por parte de ETA, y en el que está previsto que sí participe el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La justificación que dieron para negarse a que pudiera dirigirse con unas palabras al auditorio en tan simbólica fecha es que el objetivo del acto es homenajear a todas las víctimas de ETA así como cuestiones relacionadas con protocolo. Sin embargo, después de que Marimar Blanco enviase una carta el alcalde, tratarán de encajar su intervención en el acto para que pueda recordar con unas palabras a su hermano, en una fecha tan especial.

En realidad, con la decisión de impedir que hablara da la sensación de que lo que le pesan son las siglas del Partido Popular, y también el temor a que la hermana del edil asesinado por ETA pueda salirse del discurso oficial. Además, desde la dirección popular critican que esta decisión tenga lugar en un momento en el que siguen los gestos de aproximamiento entre el PSOE y Bildu en el Congreso de los Diputados, con el reciente pacto que han firmado para sacar adelante la nueva Ley de Memoria Histórica.

Mari Mar Blanco ha respondido por carta al alcalde socialista, con copia que ha remitido al presidente del Gobierno, en la que defiende que en una efeméride tan señalada como la de este año, «creo justificado y necesario poder dirigirme al auditorio en nombre de mi familia, en primer lugar, y de la Fundación Miguel Ángel Blanco, en segundo lugar». «A lo largo de estos años jamás he tenido que perseguir altavoces de ningún tipo. El partido en el que mi hermano militó y la propia sociedad española me los han ofrecido con generosa frecuencia».

Gran homenaje

Ermua acogerá este domingo un gran homenaje de Estado en el 25 aniversario del asesinato del concejal popular de esta localidad. Está prevista la asistencia de los Reyes, de Sánchez, del lendakari Íñigo Urkullu, de ex presidentes del Gobierno y otros líderes políticos. Se trata de la conmemoración de un hito de la democracia española y de la rebelión ciudadana contra el chantaje terrorista.

En el polideportivo que lleva el nombre del concejal del Partido Popular se reunirán las máximas autoridades políticas e institucionales del país. Está previsto que tanto el Rey Felipe VI como el presidente del Gobierno y el lendakari tomen la palabra durante el «in memoriam», lo mismo que el alcalde de la localidad, el socialista Juan Carlos Abascal, sucesor del histórico Carlos Totorika, que también acudirá al acto.

En Ermua estarán este fin de semana, además, el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de Vox, Santiago Abascal. Más de medio millar de invitados asistirán al homenaje, la más alta representación institucional, política, cultura y asociativa para recordar aquellas horas agónicas desde que ETA secuestró a Blanco, el 10 de julio de 1997, hasta que cumplió su ultimátum y ejecutó al edil el 12 de julio.

La dirección popular está muy molesta con la organización de ese acto conmemorativo tan simbólico en la lucha antiterrorista, que oficialmente se justifica en que está muy condicionado por el protocolo.

El Partido Popular, a través del vicesecretario Esteban González Pons, ha cuestionado incluso que el presidente del Gobierno pueda acudir tras haber pactado con Bildu la Ley de Memoria Democrática, un acuerdo que incluye extender su aplicación a los primeros crímenes de los GAL. Bildu se ha felicitado del pacto alcanzado: «Vamos a poner en jaque el relato de una Transición ejemplar». Por este acuerdo el Gobierno conseguirá la próxima semana, después de un año de retraso y un amplio paquete de enmiendas pactado con Bildu, sacar adelante la Ley de Memoria Democrática.

En relación al homenaje de este domingo, la división se traslada también al ámbito de las asociaciones de víctimas. La AVT y Dignidad y Justicia han anunciado que no estarán en Ermua en protesta por los acercamientos de presos etarras a cárceles vascas y próximas al País Vasco. Estas dos asociaciones también se ausentaron del reciente homenaje que el Congreso tributó a las víctimas de ETA. Covite sí estará en los actos organizados en la localidad vizcaína. La Fundación Miguel Ángel Blanco ha llamado a participar en los actos que se desarrollarán en 70 localidades de España en defensa de la unidad constitucionalista.