MENÚ
domingo 20 octubre 2019
00:57
Actualizado

Así es el Tamiz, un avión de entrenamiento con casi 30 años de antigüedad

Es, junto al C-101 Aviojet, la aeronave de entrenamiento del Ejército del Aire, y, aunque algo más moderno que éste, se trata de aeronaves de entre 30 y 40 años de antigüedad.

  • Imagen del Tamiz
    Imagen del Tamiz /

    Ejército del Aire

Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

18 de septiembre de 2019. 17:09h

Comentada
larazon.es Madrid. 18/9/2019

ETIQUETAS

Hoy el Ejército del Aire ha vuelto a ser noticia por el accidente de un aparato mientras realizaba unas prácticas de vuelo. Se trata de una avioneta T.35 Pillán, conocida como “Tamiz”. Pero, ¿cómo es?

El ENAER T-35 Pillán es un avión de instrucción básica de fabricación chilena que entró en servicio en marzo de 1981 y realizó su primer vuelo con el Ejército del Aire, que tiene 41 aparatos, en 1987 y que cumple su función en la Academia General del Aire (AGA). Tiene 7,97 metros de longitud, una envergadura de 8,82 m. y una altura de 2,34m. SU peso es de 929 kilos y alcanza una velocidad máxima de 311 km/h. Con una autonomía de 1.093 kilómetros posee un motor avco lycoming aeio-540 k1k5.

Este avión fue comprado para reemplazar a la Beechcraft T-34 Mentor y se trata de una versión modificada de la Piper -Azteca- para uso militar. Su nombre fue el resultado de un concurso y su significado en dialecto mapuche es “Demonio”. Comenzó a comercializarse en 1985 y en la factoría de Getafe se ensamblaron 41 kits que fueron comprados por el Ejército del Aire como avión para la enseñanza en la Escuela Elemental de la Academia General del Aire.

Eso supone que en la actualidad estos aparatos llevan más de 32 años en servicio en el Ejército del Aire. De hecho, en noviembre de 2017 alcanzaba la cifra de 100.000 horas de vuelo en la Academia General del Aire.

Es, junto al C-101 Aviojet, la aeronave de entrenamiento del Ejército del Aire, y, aunque algo más moderno que éste, se trata de aeronaves de entre 30 y 40 años de antigüedad.

El futuro avión de entrenamiento del Ejército se retrasa antes de «despegar»

Y es que, el Ejército del Aire llevaba tiempo con una fecha marcada en rojo en su calendario: septiembre de 2021. A partir de ese momento, no podrá continuar proporcionando entrenamiento básico a los alumnos de la Academia General del Aire de San Javier (Murcia) con los actuales aviones CASA «C-101», a punto de cumplir su vida útil tras casi 40 años de servicio. «Ya no se puede alargar más su vida», advirtió a principios de año el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, general Javier Salto. Por este motivo, el Consejo de Ministros aprobó en abril destinar 225 millones al programa «Avión Entrenador» para adquirir una nueva aeronave para la enseñanza de los futuros pilotos, en concreto, un Sistema Integrado de Enseñanza (ITS, por sus siglas en inglés), «más eficiente y mejor orientado al empleo de las tecnologías que el actual».

En Murcia empezaban ya a ver la luz al final del túnel y, de hecho, el 28 de mayo ya estaba listo el Pliego de Prescripciones Técnicas, un documento de 29 páginas, firmado por el director técnico del programa, coronel Manuel Rodríguez Pardo del Castillo. Se trata de un dossier en el que se detallan los requisitos y plazos que marca el Ejército del Aire para los 24 aviones turbohélice que quiere adquirir entre los años 2020 y 2022. En concreto, marcaba un «plan de entrega» en el que establecía que las primeras unidades tendrían que llegar en marzo de 2020: seis aviones, un simulador de cabina, un simulador de vuelo y un paquete inicial de repuestos para cubrir 22.600 horas de vuelo en dos años. Además, obligaba al contratista a formar a 6 pilotos y 20 mecánicos en las particularidades de esta nueva aeronave.

Todo seguía su curso y el 12 de julio el Consejo de Ministros autorizaba la celebración del contrato, dejando claro que antes de 2021 «deberá estar en servicio un número determinado de aviones que, junto con el sistema de entrenamiento en tierra, garantice la continuidad de la enseñanza básica en vuelo de la Academia General del Aire».

Sin embargo, el primer contratiempo estaba a punto de llegar, pues el 31 de julio, la Subdirección General de Programas del Ministerio de Defensa se vio obligada a modificar, «por un error en el Pliego de Prescricpiones Técnicas», tanto el plan de entregas como varios aspectos relativos a la formación.

De esta forma, las primeras unidades ya no llegarían en marzo y ahora lo harán «antes del 31 de diciembre de 2020», apurando aún más los plazos de cara a esa fase de convivencia entre los aviones actuales y el nuevo sistema que evite paralizar la instrucción. Pero también varía el ya citado paquete inicial de repuestos que debía entregarse: ya no cubrirá 22.600 horas de vuelo, sino 17.200.

Junto a esto, el primer pliego también establecía que la empresa que finalmente se haga con el contrato formaría a seis pilotos, aumentándolo ahora hasta ocho. Además, marcaba que «el idioma de impartición de los cursos y redacción de los materiales será el español», algo que también se modifica y en el nuevo pliego se establece que «la redacción de los materiales será en inglés».

Cambios, básicamente el del las entregas, que dejan poco margen de reacción en caso de que se produzca algún contratiempo más, algo muy habitual en estos programas. De hecho, las empresas interesadas en presentarse sólo tienen hasta el 23 de septiembre.

Y es que el contrato arranca el 1 de enero de 2020 y concluye el 31 de diciembre de 2022. Durante esos tres años, el Ejecutivo desembolsará 225 millones a razón de 75 al año. Eso sí, en su día Defensa ya avisó de que la intención es «comprar un avión de los que ya están disponibles en el mercado», ya que uno nuevo de fabricación española –como deseaba el Ejército– tendría que haber comenzado hace años y, de arrancar ahora, no estaría listo al menos hasta 2026.

Así, según el nuevo plan, antes del 31 de diciembre deberán estar en San Javier, además de los seis primeros aviones y el paquete de repuestos, un simulador de cabina y otro de vuelo. Entre diciembre de 2020 y junio de 2021 se realizará la formación de pilotos y mecánicos, fecha a partir de la cual seguirá la recepción de materiales. En junio de 2021 está previsto que llegue un simulador de cabina, otro de vuelo, un sistema de enseñanza asistido por ordenador y un entrenador de salida de emergencia en tierra; antes del 31 de agosto, otros ocho aviones; en noviembre de 2021, dos aviones; en enero de 2022, otros dos, los mismos que en febrero, marzo y abril de ese año.

A falta de saber qué aeronave será la elegida para sustituir a los «C-101» (que son los mismos que usa la Patrulla Águila en sus exhibiciones), desde hace tiempo los principales candidatos son el «T-6 Texan» estadounidense y el «PC-21 Pilatus» suizo, dos modelos que cuentan con el visto bueno del Ejército del Aire.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs